Provisiona 300 millones por los gastos de reparación

General Motors pone a prueba su seguridad y llama a revisión 1,5 millones de coches

General Motors pone a prueba su seguridad y llama a revisión 1,5 millones de coches

El fabricante estadounidense de automóviles General Motors ha puesto en marcha una nueva campaña de revisión en Estados Unidos que afecta a 1,54 millones de unidades de modelos de las marcas Chevrolet, Cadillac, GMC, Saturn y Buick, según informó la empresa, que indicó que esta medida tendrá un impacto sobre sus resultados trimestrales de 300 millones de dólares (216 millones de euros).

La compañía señaló que esta campaña responde a la demanda de la consejera delegada de la empresa, Mary Barra, de llevar a cabo una revisión interna de la seguridad, después de la revisión de 1,36 millones de vehículos lanzada recientemente por un problema en el sistema de ignición y que está relacionada con varios accidentes mortales. Barra, en un vídeo remitido a los empleados y en un acto sin precedentes en la industria automovilística reconoció ayer que “algo ha funcionado mal en nuestros procesos y como consecuencia terribles cosas han ocurrido”.

El resultado de esta revisión interna de la seguridad ha sido la implementación de tres nuevas campañas independientes por un total de 1,54 millones de vehículos en Estados Unidos.
Barra solicitó a su equipo que “redoblara” los esfuerzos en relación con revisiones pendientes de sus vehículos.

“El anuncio de ayer pone de relieve el enfoque que estamos haciendo sobre la seguridad y la tranquilidad de nuestros clientes. Estamos llevando a cabo una intensa revisión de nuestros procesos internos y tendremos más desarrollos que anunciar a medida que avanzamos”, añadió.

El resultado de esta revisión interna de la seguridad ha sido la implementación de tres nuevas campañas independientes por un total de 1,54 millones de vehículos en Estados Unidos. La primera de ellas afecta a 303.000 unidades del Chevrolet Express y del GMC Savana, fabricadas entre 2008 y 2014, y está orientada a renovar el panel de instrumentos en relación con la normativa de pasajeros sin cinturón de seguridad.

La segunda campaña engloba a 63.900 unidades del Cadillac XTS sedán de entre 2012 y 2014, que se revisarán para prevenir una posible corrosión del servofreno. La última llamada a revisión afecta a 1,18 millones de unidades del Buick Enclave y del GMC Acadia de entre 2007 y 2013, así como a los Chevrolet Traverse de entre 2008 y 2013 y a los Saturn Outlook de entre 2007 y 2010.

Dichos vehículos podrían experimentar un defecto en el anclaje de los airbags del pasajero que podría derivar en un mal funcionamiento. Ante estas nuevas llamadas a revisión, Barra solicitó a su equipo que “redoblara” los esfuerzos en relación con revisiones pendientes de sus vehículos.

“El anuncio de hoy pone de relieve el enfoque que estamos haciendo sobre la seguridad y la tranquilidad de nuestros clientes. Estamos llevando a cabo una intensa revisión de nuestros procesos internos y tendremos más desarrollos que anunciar a medida que avanzamos”, añadió.