Ataca a Telefónica y asegura que tiene la mayor red de nueva generación en España

Vodafone cierra la compra de Ono por 7.200 millones de euros

La operación valora Ono en 7,5 veces el Ebitda de 2013

Es la mayor adquisición de una empresa española por un grupo extranjero desde 2009

El grupo indica que la compra complementa el despliegue de fibra conjunto con Orange

Sede de Ono en Madrid
Sede de Ono en Madrid REUTERS

Vodafone ha llegado a un acuerdo para adquirir Ono por una cifra total equivalente a 7.200 millones incluida deuda y efectivo. El grupo español tenía una deuda de 3.340 millones de euros a la conclusión del ejercicio de 2013 (un 77% corresponde a emisiones vivas de deuda).

Es la mayor adquisición de un grupo extranjero en España desde 2009, cuando Enel cerró la compra del 25% de Endesa que estaba en manos de Acciona. El consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, ha asegurado en una call conference con inversores que la empresa está recibiendo señales más positivas sobre la evolución de la economía española.

La operación ya estaba prácticamente cerrada a finales de la pasada semana. El viernes ya se había alcanzado un acuerdo preliminar entre Vodafone y los principales accionistas de Ono, encabezados por los grupos estadounidenses de capital riesgo que controlan en 54% del capìtal. Durante el fin de semana se han cerrado los últimos flecos.

En la transacción se ha valorado Ono 7,5 veces el Ebitda de 2013 y 10,4 veces el flujo de caja libre operativo del pasado ejercicio.

Vodafone ha indicado que financiará la transacción con su actual liquidez y con acceso a las líneas de crédito que tiene con los bancos (la firma cerró hace pocas semanas la venta de su 45% del capital de la estadounidense Verizon Wireless por 130.000 millones de dólares). La operación está sujeta a las autorizaciones de la competencia pero espera completarla en el tercer trimestre de 2014. "Se espera que la transacción se apruebe en Fase 1", ha dicho Vodafone a los inversores.

La compañía británica ha destacado que Ono tiene la mayor red de nueva generación de España con 7,2 millones de hogares tasados y da servicios a 1,9 millones de clientes en 13 de las 17 regiones españolas. "Es la mayor red de nueva generación que hay en España, por delante de las desplegadas por Telefónica, Jazztel, Euskaltel, R y Telecable", ha señalado Vodafone en una call conference con inversores los inversores. 

Además el proyecto es complementario con el programa de implantación de redes de fibra óptica puesto en marcha por la empresa junto con Orange, según ha explicado el grupo Vodafone en un encuentro con inversores esta mañana. La empresa británica ha señalado que mantiene el compromiso de llevar la fibra a tres millones de hogares en septiembre de 2015, dentro del acuerdo con Orange. De esta manera, a final de 2015, Vodafone asegura que tendrá una red fija de nueva generación con 10 millones de hogares pasados frente a los ocho millones de Movistar, y los tres millones de Jazztel y Orange, respectivamente. La empresa británica insistió en que el lanzamiento comercial de sus servicios de fibra tendrá lugar en el mes de abril.

La transacción va a acelerar la estrategia de Vodafone en las comunicaciones unificadas y las ofertas integradas que son una de las tendencias convergentes en el mercado en Europa. El grupo destacó que Ono es el líder en los servicios de banda ancha ultra rápida con una oferta de televisión de pago diferenciada al comercializar el servicio TiVo. "Tiene una base de clientes de alta calidad muy amplia con un gasto por usuario (Arpu) muy consolidado", ha defendido Vodafone, precisando que el Arpu en el cuarto trimestre de 2013 se situó en 55,1 euros frente a los 53,6 euros del mismo periodo del ejercicio de 2012. 

Vodafone ha indicado que espera alcanzar unas sinergias por costes y capex de aproximadamente 240 millones de euros antes de la integración de costes en el cuarto año del cierre del acuerdo equivalente a un valor neto a presente cercano a 2.000 millones de euros. Además, la firma asegura que tiene un potencial para generar sinergias en los ingresos con un valor neto presente de 1.000 millones. Entre otros ejemplo, Vodafone ha señalado que el tráfico móvil de Ono, que actualmente utiliza la red de Telefónica, migrará a la suya una vez que se cierre la compra, lo que implicará unos ahorros de 75 millones de euros.

La empresa ha indicado que ambas empresas sumarán 1.340 tiendas en España, con una fuerza comercial de 2.850 personas. Además, ha indicado que habrá una fusión de las redes regionales y nacionales, una consolidación de los sistemas tecnológicos y un cierre de oficinas centrales.

Vodafone, que ha contado con el asesoramiento de Morgan Stantley, espera que la transacción aporte beneficio por acción y flujo de caja libre por acción desde el primer año posterior al cierre de la operación. Ono ha tenido como principal entidad asesora a Deutsche Bank.

A su vez, Vodafone ha recordado que Ono ha invertido en su red más de 7.000 millones de euros desde 1998 y actualmente está modernizada con la inclusión de la tecnología Docsis 3.0

Vodafone ha asegurado que la adquisición le consolidará como segundo operador en España, al alcanzar un volumen de negocio de 5.900 millones de euros (con la base de ingresos de 2013). La firma solo está superada por Telefónica, y se mantiene por delante de Orange, Yoigo y Jazztel. 

En términos generales, Vodafone ha defendido que la compra encaja en su estrategia de adquisiciones, recordando que en 2013 compró la alemana Kabel Deutschland, cuya integración se hará efectiva en abril, y que en 2012 cerró la compra de Cable & Wireless, con una "integración exitosa".