Confianza en que el precio de la vivienda se estabilizará "pronto"

Nin pide a los bancos centrales que dejen de inyectar liquidez al sistema

El director general de La Caixa, Juan María Nin, en una foto de archivo. Ampliar foto
El director general de La Caixa, Juan María Nin, en una foto de archivo. EFE

El vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, ha pedido a los bancos centrales que "dejen de inyectar liquidez al sistema". Las aportaciones, en su opinión, ya se han reducido de los 85.000 millones de dólares al mes a los 55.000 millones. El primero en apuntarse a esta tendencia será EEUU, un cambio que afectará de inmediato a los países emergentes y a las bolsas, a su juicio. Nin añadió que este nuevo escenario cambiará la relación entre el euro y el dólar y tendrá un impacto en los niveles de inflación en Europa que no cuantificó.

El directivo confía en que "pronto" se estabilizará el precio de la vivienda en España. En algún momento, los datos trimestrales del mercado inmobiliario registrarán datos al alza, en su opinión, dentro de una recuperación que ya se ha producido en Estados Unidos (EEUU). Nin ha impartido hoy una conferencia en Bilbao, organizada por la Universidad de Deusto.

En un repaso a los siete años de crisis económica, reclamó una unión bancaria y fiscal en el ámbito comunitario porque la divisa europea "es insostenible en el marco actual". La reordenación del sector financiero no ha concluido y sobre los saneamientos aplicados a las entidades españolas, que alcanzan los 230.000 millones, "no sabe" si se recuperarán. Aparte citó las ayudas de 56.000 millones recibidas por las entidades del país, 40.000 millones de ellos aportados por las autoridades de Bruselas.

 Sobre la economía española, "su recuperación será muy gradual y rodeada de riesgos", entre los que identificó al "lento descenso del paro" y a los actuales niveles de déficit público y deuda soberana. Esta última con la amenaza de que una subida de tipos dispararía el volumen de intereses a pagar (una factura que le costó 35.000 millones al estado en 2013. Las reformas estructurales también formaron parte del discurso en la Universidad de Deusto del vicepresidente de CaixaBank. La del ámbito laboral "se puede mejorar". La que se ha aplicado al sistema de pensiones ha sido "seria, al nivel de los países nórdicos", en el sentido que nos son cambios a corto plazo y valen "para nuestros nietos".