Equipararlas a las de otros países de nuestro entorno

Bajada de las deducciones en planes de pensiones

En paralelo a la desaparición de la deducción por vivienda habitual, la comisión propone favorecer fiscalmente el ahorro encaminado a la jubilación. Aunque también con importantes cambios respecto al modelo actual y extendiendo el beneficio fiscal más allá de la figura de los planes de pensiones privados.

Para empezar, se hace eco de las críticas lanzadas por la Comisión Europea al actual sistema, por la que el beneficio fiscal en la planificación del ahorro para la jubilación se concentra en los planes de pensiones, que permiten reducir directamente por las aportaciones en la base imponible del contribuyente. “Esa protección fiscal del ahorro con fines de protección social discrimina en contra de otras alternativas de colocación de ese ahorro”, señala el documento.

Y apunta además que “el contribuyente es quien mejor conoce dónde debe colocar tales ahorros conforme a sus propias referencias”. En este sentido, la comisión propone ampliar el régimen fiscal de planes de pensiones “a las aportaciones a cuentas bancarias especiales que cumplan con los mismos requisitos de indisponibilidad y asignación que los planes y fondos de pensiones”. Pero antes de eso, aboga también por un cambio en el sistema actual de aportaciones.

El informe propone una revisión del límite de las desgravaciones por aportaciones a planes de pensiones, fijado actualmente en 10.000 euros, con carácter general. El documento entiende que esas deducciones son “muy generosas”, frente a las que existen en Estados Unidos o Alemania. Los expertos recuerdan que en EE UU el límite a la desgravación fiscal por este tipo de ahorro es de 5.500 dólares anuales (3.950 euros), en Alemania de 2.100 euros y en Italia de 5.200 euros.

La comisión Lagares también considera inapropiado que exista un diferente límite de desgravación para los mayores de 50 años, que se amplía a 12.500 euros anuales. Esta diferenciación “pudo estar justificada en los primeros años de vigencia de esta norma, a la vista del corto número de años que quedaba a los mayores de 50 para acumular unas cantidades apreciables en sus planes”. Pero superada esa etapa inicial, tal distinción con los partícipes de más edad puede desanimar a los jóvenes y persuadirles para comenzar a ahorrar más tarde.

La comisión también propone cambios para la tributación de las ganancias patrimoniales y rendimientos mobiliarios, por los que se pagaría un gravamen único y sin distinción por antigüedad. Ahora, las ganancias obtenidas en menos de un año tributan al tipo marginal. Y ese tipo único sería inferior al mínimo ahora vigente del 21% y en línea con el mínimo que propone Lagares, del 20%. También aboga por suprimir la exención en los primeros 1.500 euros cobrados en dividendos.