Alcanza en 2013 los 20.000 millones en ventas al exterior

La industria afín a la construcción reclama más apoyo para exportar

Suben las exportaciones de productos químicos, de electricidad, las estructuras metálicas, el cemento y el vidrio

La industria afín a la construcción reclama más apoyo para exportar Ampliar foto

Los 37.000 fabricantes de materiales de construcción que siguen en pie en España, de los casi 47.000 que había en 2008, miran más que nunca al exterior. La cifra de exportaciones ha rozado los 19.700 millones de euros en 2013, un 15,5% por encima de lo que el sector vendió fuera de España en 2008 y cifra récord desde que se recogen este tipo de datos. El incremento es del 9% sobre el techo marcado en 2012.

Este volumen supone el 8,4% del total de exportaciones del país en un 2013 que ha sido destacado por el Gobierno como el de la consolidación de España como competidor en el mercado global. “Toda crisis acaba suponiendo una oportunidad y nos estamos reinventando. Al menos los que quedamos”, afirma Juan Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), quien urge un plan urgente de rehabilitación de la vivienda con el fin de poner al día los más de 13 millones de inmuebles que existen en España al margen de cualquier normativa de eficiencia energética, o el millón de viviendas que están consideradas en estado ruinoso. Con ello se movilizarían unos 5.000 millones de euros anuales de inversión, con posibilidad de dar cabida a nuevas fórmulas de financiación y a la participación público privada.

Mientras llegan los estímulos en el mercado local, desde la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco) se asegura que la salida a Francia, Alemania, Reino Unido, EE UU, Surámérica y el África subsahariana ha salvado a centenares de empresas. Sin embargo, hay una queja: “Más del 8% de las exportaciones españolas dependen de los materiales de construcción y no disponemos de un solo plan de ayuda”, expone Luis Rodulfo, director general de Cepco. “No pedimos dinero, solo apoyo en la promoción de nuestros productos y estamos seguros de que podríamos exportar un 25% más”, añade.

Plantas españolas de Lafarge, Cemex, Uralita, Porcelanosa, Schneider Electric, Saint Gobain o el productor de piedra natural Levantina son algunas de las principales exportadoras.

España ha elevado en casi 700 millones la venta de estructuras metálicas respecto a 2008, hasta una cifra de 1.430 millones de euros en 2013; los productos de iluminación y electricidad avanzan otro tanto, llegando a exportaciones por 3.413 millones; otros 700 millones de crecimiento se apuntan los productos químicos utilizados en la construcción, que rozan los 2.000 millones de facturación en mercados foráneos; el cemento casi triplica sus exportaciones, pasando de los 350 millones, y se aprecia un fuerte incremento en las ventas de vidrio, que eran de 616 millones en 2008 y rozan ya los 900 millones anuales.

Además, este país es primer productor europeo y segundo exportador mundial de azulejos y recupera la cuota de distribución en el extranjero que tenía en piedra natural antes de la recesión.

Todo en un contexto en el que siguen en picado tanto la obra civil como la edificación. Un indicador claro que habla de la reacción a la falta de inversión es el de la demanda interna de cemento:11 millones de toneladas con una caída del 20% en 2013 y previsión de un nuevo desplome del 8% para 2014.

La patronal Oficemen urge precios más competitivos de la electricidad para la industria con el fin de que sectores como el cementero puedan medirse con rivales de los países del entorno. Con casi siete millones de toneladas en 2013, España es el primer exportador de cemento de la UE, con un peso del 18% sobre el total de exportaciones y todo el norte de África, Estados Unidos, Brasil y Argentina son algunos de los principales destinos del polvo gris español. Las cementares del país aprecian en la exportación “la única vía de salvación para el sector”.