Funcas sugirió un retraso en la contabilización del gasto público

Hacienda niega operaciones de maquillaje en el déficit de 2013

La caída del consumo público en el último trimestre, en el que se abonó la paga extra, ha generado suspicacias

El departamento de Montoro explica el descenso por la nueva forma de imputar el gasto corriente

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro. EFE

El Ministerio de Hacienda ha salido al paso de las insinuaciones que apuntaban que el departamento de Cristóbal Montoro estaba maquillando el déficit. “Ni maquillamos ni hay nada raro”, señalan fuentes de la Administración. Las suspicacias se generaron a raíz de la publicación por parte del INE de la contabilidad nacional de cuarto trimestre de 2013, que reflejaba una caída del consumo público. El dato sorprendió a los expertos. En diciembre del año pasado, se abonó la paga extra, algo que no sucedió en 2012. Solo por este hecho, el consumo público debería haber aumentado en unos 5.000 millones en el último trimestre y, sin embargo, registró un descenso del 0,1% en tasa interanual a precios corrientes y del 3,5% a precios constantes. “¿Es una caída real del gasto o estamos traspasando la contabilización del mismo al siguiente ejercicio para intentar acercarse al objetivo de déficit del 6,5%?”, se preguntó el director de coyuntura de Funcas, Ángel Laborda, en un artículo en El País.

Hacienda argumenta que el descenso del gasto en el último trimestre se explica por la nueva forma de imputación de los consumos intermedios, es decir, el gasto corriente. Hasta ahora, era habitual que buena parte de los consumos intermedios se imputaran en el último trimestre, sin embargo, fuentes de Hacienda aseguran que en 2013 se ha desestacionalizado e imputado de una forma más homogénea a lo largo del año. Ello explica, según el departamento de Montoro, el retroceso del consumo público.

Más allá de las sospechas de los expertos, fuentes de Hacienda rechazan ofrecer todavía el dato de cierre del déficit de 2013, que debe remitirse a Eurostat antes del primero de abril. En años anteriores, se había publicado en febrero. Fuentes de la Administración argumentan que este año quieren recopilar el mayor número de datos posible –especialmente de los ayuntamientos- antes de ofrecer una avance del déficit de 2013. En cualquier caso, las cifras conocidas hasta ahora sugieren que España sobrepasó el objetivo del 6,5% del PIB impuesto por Bruselas. De hecho, el ministro de Economía, Luis de Guindos, sugirió ayer esta posibilidad. En cualquier caso, el desvío será relativamente pequeño y los analistas indican que los números rojos cerrarán en torno al 6,7% o 6,8% del PIB.

Hacienda confía especialmente en los ayuntamientos, que el año pasado ya registraron un superávit de 2.000 millones, cifra que en 2013 pudo duplicarse. Esta buena evolución de la Administración local permitiría compensar parcialmente el probable desvío que registraron las comunidades autónomas y la Administración central.

Por otra parte, Hacienda recordó que las nuevas normas contables de Bruselas (SEC 2010) elevaron la cifra del PIB español, lo que supondrá una rebaja de unas 0,15 décimas del déficit público. En cualquier caso, este cambio se producirá en septiembre.