El selectivo español sube un 0,49% en la semana

El Ibex cae un 1,36% y pierde los 10.200 puntos por la tensión en Ucrania

Un viandante japonés con sombrero a lo Walter White observa un panel de cotizaciones. Ampliar foto
Un viandante japonés con sombrero a lo Walter White observa un panel de cotizaciones. EFE

Las tensiones en Ucrania han pesado hoy más que el buen dato de empleo en Estados Unidos. Las Bolsas europeas moderaron sus caídas o incluso se animaron a las subidas tras conocer el la creación de puestos de trabajo en febrero en la primera economía mundial, pero la alegría duró pocos minutos. A pesar de la apertura al alza de Wall Street, las órdenes de venta volvieron a las Bolsas del Viejo Continente, incluso con más fuerza, temorosas por algunas noticias procedentes de Ucrania. El Ibex agrandó su caída y cede un 1,36% en la sesión hasta los 10.164,2 puntos. Acaba así una semana complicada que el Ibex empezó con nerviosismo y fuertes caídas por las tensiones militares en Ucrania y termina con un alza semanal del 0,49%, inquieto también por aquella crisis.

Ucrania sigue preocupando. El presidente del gigante ruso Gazprom, Alexéi Miller, ha advertido hoy al país vecino que cortará el suministro de gas si no paga su deuda. “No podemos suministrarle gas gratis. O Ucrania salda la deuda y se pone al corriente en los pagos o existe el riesgo de volver a la situación de principios de 2009”, ha dicho Miller. También hoy, un grupo de personas armadas ha impedido por segundo día consecutivo la entrada a Crimea de observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Los efectos de la crisis ucraniana se sintieron con especial virulencia en la jornada del lunes y el Ibex recuperó todo el terreno perdido al día siguiente, pero en la última sesión de la semana los temores regresan con fuerza a los parqués. Desde Link Securities explican que, a pesar de los esfuerzos diplomáticos por hallar una solución al conflicto, “esta crisis dista mucho de estar cerca de superarse y todavía provocará ruido en los mercados en momentos puntuales”. El índice europeo más afectado por la crisis ucraniana ha sido el Dax alemán, que se deja cerca de un 2% en la sesión.

El dato de empleo de febrero en Estados Unidos era el más esperado hoy por los inversores. En diciembre y enero, las cifras del mercado laboral estadounidense decepcionaron, aunque su debilidad se achacó al temporal invernal. El mes pasado, la primera economía mundial creó 175.000 puestos de trabajo, por encima de lo que esperaba el consenso de los analistas. A pesar de la mayor creación de empleo, la tasa de paro subió una décima hasta el 6,7%. El nivel de la tasa de desempleo a la que la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) ligó una posible subida de tipos de interés es el 6,5%.

IBEX 35 9.136,00 1,15%

José Luis Martínez Campuzano, economista jefe de Citi en España, comenta que se creó más empleo pero advierte que la tasa de paro subió al 6,7% desde el 6,6% (debido al aumento de la población activa), que los salarios se aceleraron (crecieron un 0,4% en el mes frente al 0,2% esperado), lo que hace esperar "más debate dentro de la Fed". Además, se ha conocido la balanza comercial al otro lado del Atlántico en enero, que registró un déficit de 39.100 millones de dólares, un dato ligeramente peor a los 38.500 esperados. En Wall Street recibieron este dato con subidas, pero los principales índices de la Bolsa estadounidense también se han dado la vuelta y anotan números rojos.

A diferencia de lo ocurrido en sesiones anteriores, en este caso el Ibex ha seguido su propia dinámica ajeno a las alzas en Estados Unidos. La toma de beneficios se impuso en el selectivo español, en línea con las otras Bolsas europeas. Las mayorías caídas del día fueron las de Popular (-3,57%), CaixaBank (-3,09%) y Sacyr (-2,76%).

De cara a la próxima semana, Javier Urones, analista de XTB, explica que “el IBEX 35 intentará escribir de nuevo otro capítulo en el ataque a los máximos anuales de 10.500 puntos impulsado por una lenta pero constante tendencia alcista al que la pueden animar, más la reunión del Ecofin junto con los datos de producción industrial en la eurozona”.

Importantes movimientos en el mercado de divisas, donde el euro prosigue las subidas que emprendió ayer tras conocer que el BCE mantenía invariable su política monetaria. La moneda única europea ha subido hasta los 1,386 dólares, aunque ha llegado a tocar los 1,39 dólares. Está en su nivel más alto desde 2011.

En el mercado secundario de deuda, el interés del bono español a diez años sigue bajando y anota nuevos mínimos desde enero de 2006. Cierra la semana en el 3,36% de rentabilidad, con la prima de riesgo en los 171 puntos básicos.