Breakingviews

Mantener PayPal, sin salir perdiendo

eBay podría tener las dos cosas. El vendedor online piensa que ser dueño de PayPal es simbiótico. Pero el conocido inversor Carl Icahn dice que los negocios de subastas y pagos online valdrían más separados. El gigante de hardware de almacenamiento EMC se vio en una situación similar al escindir parcialmente el grupo de software VMware. El mismo enfoque en eBay podría reducir la tensión.

PayPal consigue alrededor de un tercio de sus nuevos clientes de eBay, según la compañía. Esa cifra sigue siendo considerable, a pesar de la caída. eBay también argumenta que los datos comerciales ayudan a mitigar las pérdidas por fraude en los pagos, y que su dinero puede servir como financiación barata para PayPal.

eBay admite que separar el negocio de pagos online podría, con el tiempo, tener sentido financiero

Icahn, sin embargo, tiene otra visión. Un análisis de Breakingviews sugiere que las partes resultantes tras la división de eBay tendrían un valor en el mercado al menos un 15% superior al actual. Separar PayPal atraería a nuevos inversores y más minoristas online podrían utilizar los servicios de PayPal si no estuviera atado a eBay. Incluso la compañía admite que una separación podría con el tiempo tener sentido financiero.

La experiencia de EMC ofrece un patrón. La compañía compró VMware por 635 millones de dólares (unos 460 millones de euros) en 2004. Al igual que la adquisición de PayPal por eBay, el acuerdo ha dado sus frutos. VMware vale ahora 44.000 millones de dólares. Se conoce el valor de mercado porque EMC escindió un fragmento de su filial en 2007. Con cerca del 80% de las acciones, la matriz todavía dirige el espectáculo. EMC sostiene que ambas empresas se benefician de la combinación de hardware y software. Desde su salida a bolsa, la filial ha ayudado hacer subir las acciones de EMC hasta un 50%.

Dicha estructura aplicada a PayPal podría traer beneficios similares a eBay. Por supuesto, podría haber costes administrativos. Sacar a bolsa parte de PayPal podría mantener a raya a Icahn y complacer a los accionistas de eBay –mientras se da un primer paso hacia una plena separación posterior–.