Emitirá 375 millones en bonos

Almirall prevé volver a beneficios en 2014 y emitir deuda por la compra de Aqua

Interior de un laboratorio de Almirall.
Interior de un laboratorio de Almirall.

La farmacéutica catalana Almirall, controlada por los hermanos Gallardo, prevé volver a beneficios este año y ha aprobado hoy en una Junta Extraordinaria de Accionistas la autorización para poder emitir deuda por un máximo de 375 millones de euros para financiar la adquisición de la compañía dermatológica estadounidense Aqua Pharmaceuticals.

En declaraciones a los periodistas tras la Junta Extraordinaria, el presidente de la farmacéutica, Jorge Gallardo, ha precisado que la emisión, en caso de llevarse a cabo, servirá “principalmente” para financiar la compra de esa compañía, una adquisición por 327,6 millones de dólares que Almirall cerró a principios de año.

Almirall perdió 33,7 millones de euros en 2013, frente a los beneficios de 76,4 millones registrados en el año anterior, debido a los costes de reestructuración provisionados para el recorte de personal que está llevando a cabo la empresa y que ascendieron a 80,3 millones.

Gallardo ha asegurado que el ajuste de plantilla pactado en España y el que se está llevando a cabo en las filiales europeas es “necesario” para entrar en una “nueva era de crecimiento”, y ha dado por supuesto que la compañía tendrá beneficios en 2014 y podrá volver a repartir dividendos a sus accionistas, ninguno de los cuales ha intervenido hoy en la Junta.

El presidente de la farmacéutica ha comentado que prevé que se vuelva a destinar entre el 35% y el 40% del beneficio de 2014 a remunerar a los accionistas, pero ha recordado al mismo tiempo que la acción de Almirall se ha revalorizado un 60% en el último año.

Preguntado por si Almirall se plantea nuevas adquisiciones, el presidente de la farmacéutica ha precisado que siguen “abiertos” a estudiar oportunidades, y que esperan que Aqua Pharmaceuticals aporte este año una facturación “algo superior” a 130 millones que sumó en 2013.

La farmacéutica catalana Almirall, que a principios de febrero pactó 180 despidos en España, sprevé despedir a otras 190 personas en sus filiales europeas, unos despidos que Gallardo no ha precisado cómo se pueden repartir por países, aunque ha admitido que la cifra de afectados en Europa, básicamente personal de la red de ventas, puede acabar reduciéndose, como ya sucedió en España.

“A mí no me hace ninguna ilusión despedir”, ha asegurado Gallardo, que ha subrayado que Almirall ha generado empleo durante 68 años y que ahora se ve obligada a prescindir de personal.

Gallardo no ha precisado la forma en que se llevará a cabo esa posible emisión de deuda autorizada hoy por un valor máximo de 375 millones de euros, si bien el acuerdo aprobado precisa que se podrán emitir “bonos u obligaciones simples y demás valores de renta fija de naturaleza análoga”.

Los hermanos Antonio y Jorge Gallardo, propietarios de la farmacéutica catalana Almirall, vendieron a finales de enero el 5,030% del accionariado de Almirall por 102,22 millones de euros, una operación que el presidente de Almirall ha justificado para aumentar el capital flotante.

Los ingresos de la compañía ascendieron el año pasado a 825,5 millones de euros, un 8,3% menos, cifra que engloba unas ventas netas de 692,9 millones, un 1,5% más, mientras que para 2014 Almirall espera que su facturación crezca “entre un 14% y un 19%” después de haber invertido mucho los últimos años en el desarrollo de fármacos como el autorizado para el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).