Agotado el Goophone S5, primer clon chino del Samsung Galaxy S5

El pasado 26 de febrero y tan sólo dos días después de la presentación oficial del tan esperado Samsung Galaxy S5, salía a la venta el primer clon de la mano del fabricante chino Goophone, conocido por sus imitaciones de terminales Apple y Samsung. Con un precio de venta de 220 euros, el Goophone S5 se encuentra ya agotado en los principales distribuidores online.

El Samsung Galaxy S5 era uno de los gran esperados en la celebración de la feria de la tecnología móvil que se celebra cada año en Barcelona, el Mobile World Congress. Tras mucha expectación y un buen sabor de boca generalizado, nos encontrábamos con las primeras copias, copando Goophone todas las miradas. Alabanzas, quejas y comparativas se han sucedido a lo largo de estos días, pero a pesar de todo, el clon chino ha resultado ser todo un éxito.

¿Cuáles son las características que lo han llevado al estrellato?

En primer lugar un aspecto físico clonado casi al milímetro, lo que harán las delicias de aquellos amantes del más puro estilo Samsung. Además podemos encontrarlo en diferentes colores: negro, blanco, oro y azul, lo mismos que ofrece oficialmente la surcoreana. Obviamente no podemos decir lo mismo de sus características técnicas, que a pesar de aproximarse, quedan relegadas a un segundo plano sobretodo a nivel de software.

Si nos centramos en la potencia del Goophone, éste cuenta con un procesador Octa-Core MTK MT6592 que alcanza hasta los 2GHz, acompañado de una memoria RAM de 2GB y una capacidad de almacenamiento interno de 32GB ampliable mediante tarjeta microSD. De esta forma igualaría a Samsung en memoria RAM y almacenamiento interno, pero se quedaría algo corto de potencia respecto a este. En cuanto al apartado gráfico, incorpora una GPU Mali 450-MP4.

Respecto al procesador de ocho núcleos, frente al quad-core que integra el Galaxy S5, Goophone garantiza un rendimiento óptimo del terminal gracias a la activación gradual de los núcleos según la exigencia. De esta forma la mitad permanecerían “dormidos” favoreciendo el ahorro de energía, y tan sólo se activarían cuando la demanda de rendimiento se incrementara, ofreciendo una mejor experiencia en la visualización de vídeos o ejecución de juegos.

En el apartado fotográfico nos encontramos con una cámara de 13 megapíxeles con flash LED, acompañada en la parte frontal del terminal por una de 5 megapíxeles. Gracias a esto seremos capaces de tomar fotografías de buena calidad, pero no comparables a las que capturadas con el sensor de 16 megapíxeles del Galaxy S5, además de todas las implementaciones a nivel hardware y software que incrementan notablemente la calidad de las instantáneas.

La pantalla que nos permitirá disfrutar de estos aspectos tiene unas dimensiones de 5 pulgadas, con una resolución de 1920 x 1080 píxeles (1080p FullHD), la misma ofrecida por Samsung. En cuanto a la autonomía del terminal, Goophone S5 cuenta con una batería de 2.800 mAh, la cual garantiza una operatividad de hasta 6 horas en conversación y 48 en espera. Si bien no hay variación en los 2.800 mAh, la promesa de Samsung en este aspecto llega hasta las 12 horas de reproducción de vídeo o 10 horas de navegación.

Si nos fijamos por último en la conectividad, muy importante a la hora de adquirir un terminal chino por su posible incompatibilidad con las redes españolas, nos encontramos con que el Goophone S5 es compatible con redes WiFi 802.11 b/g/n, además de disponer de conexión 3G, pero no LTE. El problema nos lo encontraríamos en las bandas de frecuencia, ya que el clon chino trabaja en las GSM 850/900/1800/1900 MHz y WCDMA 850/2100 MHz, aunque es compatible parcialmente con las redes nacionales debido a que en España se utilizan las bandas 900/2100 MHz.

En cuanto al sistema operativo, integra Google Android 4.2 Jelly Bean, lo que lo posicionaría por detrás de su competidor con la más reciente versión, Android KitKat.

 Además de las diferencias a nivel técnico, el terminal carece de múltiples aspectos tanto a nivel de equipo como a nivel de software, tales como la detección de huellas dactilares, la resistencia al agua o la función Download Booster, entre otras funciones de software. Es natural que el Goophone S5 no pudiera tenerlo todo, pero aun así, su suculento precio de 220 euros y unas especificaciones más que aceptables, han embaucado a un gran número de compradores llevando a la compañía a quedarse sin existencias. ¿Simple experimento o plena confianza es la que ha impulsado esta oleada de compras?

Más información en ADSL Zone.