La empresa recaba apoyos contra los fondos buitre

Uni Juegos se suma a UGT y CC OO en la defensa de los trabajadores de Codere

Uni Juegos se suma a UGT y CC OO en la defensa de los trabajadores de Codere

La delicada situación financiera que atraviesa Codere trasciende las fronteras de España. El sector Juegos de la UNI Global Unión, un conglomerado que agrupa a 20 millones de de trabajadores en todo el mundo, ha condenado "las actuaciones de las entidades financieras y bancarias en prejuicio de la empresa española".

Con esta medida, UNI Juegos apoya las denuncias efectuadas por los sindicatos UGT y CC OO ante la Fiscalía Anticorrupción.

Según el comunicado firmado por el vicepresidente de la organización, Daniel Amoroso, en los últimos tiempos se ha puesto en peligro los derechos de los trabajadores de la empresa propiedad de los Martínez Sampedro como consecuencia de la mala praxis de los fondos que adquirieron la deuda Codere. Mientra GSO y Canyon se hacían la línea de crédito sénior e imponían condiciones de financiación inasumibes estarían manteniendo posiciones contrapuestas con la compra de seguros contra impagos (CDS).

"Respaldamos por lo tanto la denuncia realizada por UGT ante la Fiscalía Anticorrupción ante la evidente inactividad de los distintos organismos de la Administración Pública española, ya que urge ponerle freno a este tipo de prácticas que sólo buscan asfixiar a las sociedades en dificultades económicas y financieras, sin el menor reparo en atentar contra su propio funcionamiento y el mantenimiento de las fuentes de trabajo", indicó la UNI.

Para el organismo, "es inadmisible que una empresa, viable, y con más de 30 años de vida, esté sumergida y asfixiada por este tipo de operadores financieros que sólo busca despojar de forma ilícita los recursos del grupo, con la consiguiente pérdida de puestos" de trabajo.

El comunicado concluye haciendo mención a las prácticas desarrolladas en los últimos tiempos por los fondos buitre que en su opinión está "provocando pérdidas irreparables en el tejido social" de los países al aumentar "sus ganancias a costa de mayor desempleo y marginalidad".

Codere, en preconcurso desde el pasado 2 de enero, cuenta con cerca de 20.000 trabajadores, 5.000 de ellos en Argentina. Es precisamente este país donde la empresa concentra la mayor parte de su actividad. Según los datos divulgados la semana pasada, la compañía facturó allí 584,7 millones de euros, un 10,6% menos que en 2012. Le siguen a cierta distancia México, Italia y en último lugar España.