Carlos Tavares, nuevo presidente de PSA Peugeot Citroën

“La fábrica de Madrid de PSA ha de ser más eficiente”

Carlos Tavares, nuevo presidente de PSA Peugeot Citroën
Carlos Tavares, nuevo presidente de PSA Peugeot Citroën REUTERS

"La fábrica de Madrid de PSA representa un desafío para la marca; tenemos que trabajar para mejorar su eficiencia”, ha afirmado Carlos Tavares, el recién nombrado presidente y consejero delegado del grupo PSA Peugeot Citroën ante un grupo de periodistas. El directivo, inmerso en la reestructuración financiera del grupo francés para salir de pérdidas, señaló que “en España, como en el resto de países europeos, tenemos que luchar por ser cada vez más competitivos”. “Esta es una industria muy difícil y la gente tiene que entender que no podemos quedarnos parados”, destacó.

Tavares ha apuntado que, si bien no había tenido la oportunidad de visitar la planta de Villaverde (Madrid), sí ha conocido la fábrica de Vigo y “puedo asegurar que su equipo directivo está muy enfocado en poner en marcha un plan de eficiencia”, resaltó. “En líneas generales, la situación de las factorías que están ubicadas junto a un gran núcleo urbano tienen más dificultades, por logística, para ganar en eficiencia que en otras ubicaciones”, afirmó.

El directivo se ha mostrado partidario, sin embargo, de no deslocalizar las plantas de fabricación de los principales mercados de venta de vehículos. “El 80% de los coches que se venden en Europa se fabrican en Europa”, indicó. “Tener una planta muy eficiente en este territorio es un acierto, por costes de logística”, dijo, señalando además que “no es descabellado pensar que de aquí a unos años, las emisiones contaminantes del transporte estén penalizadas”. “Pero para mantener una factoría en un territorio, hay que ser el mejor”, advirtió el directivo.

Carlos Tavares acaba de suceder en el puesto de presidente y consejero delegado de PSA a Phillipe Varin, al mismo tiempo que la enseña ha dado entrada en su capital al Estado francés y a su socio chino Dongfeng. Esta entrada ha supuesto una inyección de capital de alrededor de 1.500 millones de euros, imprescindibles para que la enseña francesa supere las pérdidas de 2.317 millones de euros que registró en 2013. Un año antes, los números rojos marcaron un récord en la compañía, con 5.010 millones de euros en pérdidas.

“No damos previsiones de resultados para este año 2014 porque estamos inmersos en un proceso de reestructuración, en el que nuestro único objetivo es devolver a la compañía a un estado de salud financiero positivo”, apuntó Tavares. El grupo quiere lograr un flujo de caja positivo en 2016, que le sirva para reducir la deuda y generar beneficios. “Tenemos claro que donde más tenemos que trabajar para conseguir este objetivo es en Rusia, donde las ventas no despegan, y en China”, aseguró el directivo.

El presidente de PSA recalcó que, pese a las dificultades, la compañía no “ha dejado de invertir en tecnología, en nuevos mercados y en nuevos productos”. “Necesitábamos a estos nuevos socios, es una oportunidad para la marca pero, al mismo tiempo, hay que tener claro que tener más dinero en la caja no significa en absoluto que seamos rentables”, dijo. “Nos da la oportunidad de traer la compañía a números negros en el corto plazo y de invertir en su futuro a largo plazo”, afirmó.
El directivo añadió “no sentirse nervioso” por tener al Estado francés en el accionariado de la compañía ni tener ninguna prisa porque deje de estar en su consejo decisorio. “La diversidad de accionistas que tenemos ahora, con la familia Peugeot, Dongfeng y el Estado francés, con un 14% de accionariado cada uno, nos permitirá obtener una mayor diversidad de ángulos y de opiniones a la hora de abordar un problema”, señaló.

Tavares destacó también su trayectoria al frente de Renault (fue el número 2 de la marca francesa hasta agosto de 2013), que también tiene al Estado en su accionariado, para respaldar su futura gestión. “Ahora Renault gana dinero. Algo habremos hecho bien”, dijo.

Los vehículos DS dejan de ser Citroën

Desde este Salón, bajo el paraguas de PSA ya no solo se ubicarán las enseñas Peugeot y Citroën sino que tendrán que compartir espacio con la nueva marca del grupo, DS. Lo que era hasta ahora la parte más premium de Citroën pasa a convertirse en marca independiente, según anunciaron sus responsables en la cita europea del automóvil.

“Cada una de ellas es distinta”, afirmó Tavares, descartando solapamientos en la cartera. “Peugeot representa la perfecta convergencia entre la elegancia del diseño y una construcción impecable, combina lo más preciso de la ingeniería alemana con el estilo y la pasión latina”, aseguró el presidente. La marca acaba de recibir el pasado lunes el galardón de Mejor Coche del Año en Europa por su modelo Peugeot 308. “Es la prueba de que, pese a las dificultades, no hemos dejado de invertir en la gama”, apuntó. “Estoy tranquilo porque estoy en una compañía que sabe hacer grandes coches”, explicó.

Por su parte, la nueva DS “personaliza el encanto parisino, el glamour”, mientras que Citroën es la enseña del “confort con la innovación y la tecnología más útil”, aseguró. Citroën es doblemente protagonista en este Salón, porque cuenta con el nuevo C4 Cactus, cuya fabricación está prevista para la planta madrileña de Villaverde. El director de la fábrica de Madrid, José Carlos Robredo, anticipó a Efe que el ritmo de cadencia inicial de producción de este coche será de 25 unidades a la hora y anticipó que, a plena capacidad de la instalación, con tres turnos y jornada laboral en sábado, se puede alcanzar un registro de 200.000 unidades al año.