Posee seis plantas y 2.300 trabajadores

Torraspapel dice que la reforma eléctrica le obliga a plantearse seguir en España

Planta de cogeneración de Torraspapel.
Planta de cogeneración de Torraspapel.

Torraspapel asegura que la reforma energética del Gobierno le “fuerza” a una “potencial reorientación de sus inversiones y sistemas productivos en España”, debido a la pérdida de competitividad sufrida por el nuevo mecanismo de retribución a la cogeneración.

La compañía, perteneciente junto al grupo internacional Lecta, asegura que la pérdida de competitividad que está sufriendo como consecuencia de la reforma energética “limita notablemente” sus exportaciones y puede tener como “consecuencia directa” un cambio de rumbo en España.

“La pérdida de competitividad frente a otros productores europeos, sudamericanos y asiáticos es un factor crítico para Torraspapel, ya que el peso del mercado español es cada vez menor debido a que el consumo de la principal línea de productos del grupo ha disminuido en nuestro país más del 50% entre 2008 y 2013”, afirma en un comunicado.

La contracción del mercado nacional convierte a la exportación en una actividad “básica” para mantener las seis plantas productivas en España, en la que trabajan 2.300 personas de forma directa y otras 12.000 más de forma indirecta.

Las decisiones del Gobierno en materia energética y su efecto sobre la cogeneración suponen “un golpe durísimo para Torraspapel y un gran número de industrias del país que representan el 20% del PIB de España”, asegura, antes de advertir de que el último recorte provocará “el cierre de más plantas de cogeneraciones”.

Estos cierres vendrán acompañados a su juicio de algo “más grave”, que es el cierre de las propias plantas industriales y “una evidente pérdida de resultados que va a condicionar y paralizar futuros proyectos de inversión”. “Todo ello supondrá, sin lugar a dudas, una fuerte pérdida de empleo y un impacto negativo sobre el desarrollo económico en nuestro país”, advierte.

Torraspapel recuerda que en los últimos años ha invertido más de 51 millones de euros en plantas de cogeneración orientadas a mejorar la eficiencia y a contener los costes de la actividad productiva.

“Sin embargo, el marco regulatorio se ha cambiado desatendiendo por completo las opiniones de las empresas activas en el sector e incluso las últimas reformas se pretenden hacer con efecto retroactivo. La estrategia de Torraspapel y del grupo Lecta al que pertenece, necesariamente tendrá que cambiar reorientando futuras inversiones y producciones hacia las plantas productivas del grupo que presenten el mejor nivel de competitividad”, añade. e