_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Rienda suelta a las empresas chinas

El sector de internet en China se dirige a un momento Godzilla. Igual que el monstruo de ficción adquirió un gran tamaño por la exposición nuclear, las compañías como Alibaba se han beneficiado de las peculiares condiciones internas. La cuestión es cuál tiene más probabilidades de causar estragos fuera de su propio mercado.

Hasta hace poco, las marcas más importantes de internet en China eran vistas como aproximaciones de prototipos estadounidenses. Eso es en parte porque algunos de sus rivales extranjeros están bloqueados en un mercado fuertemente regulado de 618 millones de usuarios de internet. A eso se suma un régimen de propiedad intelectual laxo, en el que las empresas autóctonas han sido capaces de tomar ideas para llenar los vacíos. Sina Weibo, Renren, Youku Tudou se parecen mucho a Twitter, Facebook y Youtube.

Eso está cambiando. Tres empresas –el operador del motor de búsqueda Baidu, el grupo de comercio electrónico Alibaba y la compañía de redes sociales y juegos Tencent– se han desarrollado para crear plataformas, no solo productos.

La expansión extranjera es atractiva, pero los gigantes de China se mueven lentamente. Baidu ha probado discretamente motores de búsqueda en Tailandia, Brasil y Egipto. Tencent también ha comenzado a vincular las cuentas de Google a WeChat. Alibaba planea lanzar un sitio web de venta minorista en Estados Unidos.

Tencent tiene la mejor oportunidad. Es más difícil ver cómo la red de comercio electrónico de Alibaba y los motores de búsqueda de Baidu ganarán masa crítica en mercados maduros como Estados Unidos.

La incógnita es si lo chino ayudará u obstaculizará. Eso es importante para las redes sociales, que transportan datos sensibles de los usuarios. Huawei, el grupo de telecomunicaciones, ha luchado durante mucho tiempo contra la idea de que su nacionalidad afecta a la seguridad de sus productos. ¿Decidirá cómo maneje Tencent preocupaciones similares si lo más probable es que el Godzilla de internet chino sea bienvenido o temido?

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_