15.000 comercios en el mundo admiten el pago con moneda virtual

Luces y sombras del bitcoin

Luces y sombras del bitcoin Ampliar foto
Reuters

El crecimiento exponencial de bitcoin ha puesto el foco sobre las monedas virtuales y su potencial capacidad de provocar cambios radicales en el sistema financiero. El pago a través de las monedas virtuales presenta varios atractivos que lo convierten en una alternativa a los actores tradicionales. El sistema de monedas virtuales puede comerse parte del pastel del sector financiero que hasta ahora se repartían los actores tradicionales. Así se desprende de un informe del Instituto de Estudios Bursátiles sobre los nuevos competidores tecnológicos del sector financiero.

La moneda virtual bitcoin se puso en marcha en 2009 y desde entonces no ha dejado de crecer. Pero bitcoin no es la única divisa virtual, pues hay entre 150 y 200 monedas que sirven para efectuar pagos en Internet. Entre ellas, las monedas virtuales de Amazon y Facebook, que tan solo se pueden emplear para comprar productos en su propia web.

Desde IEB piensan que el sistema de moneda virtual puede seguir aumentando su presencia en la red por varias razones.Entre ellas, sus menores costes de transacción o el hecho de que ya existen comercios no electrónicos que aceptan el pago a través de moneda virtual.Solo con bitcoin, el año pasado se realizaron más de 1.000 millones de pagos y hay ya 15.000 comercios en todo el mundo que aceptan el pago con esta moneda virtual. Otra de las ventajas de este sistema de pago es que el bitcoin es una moneda descentralizada, es decir, que no estaría tan sujeta a factores políticos o económicos como las divisas tradicionales.Las monedas virtuales permiten efectuar pagos en todo el mundo con sencillez.

Antonio Herráiz Molina, codirector del programa directivo de innovación y tecnología en el sector financiero del IEB, explicó ayer durante un encuentro con periodistas que las monedas virtuales pueden provocar un cambio disruptivo comparable al que han forzado otras innovaciones en distintos sectores, como ha hecho Spotify en el mundo de la música.

Hasta aquí, las luces del bitcoin. Pero también hay zonas de sombra. La seguridad parece una de ellas. Noticias como el posible robo masivo de monedas virtuales en la plataforma japonesa Mt Gox conocido ayer encienden las alarmas sobre la protección del dinero invertido en bitcoins. Los bancos centrales no se ponen de acuerdo a la hora de regular el funcionamiento de esta moneda virtual. El visto bueno de los reguladores monetarios en Estados Unidos contrasta con las advertencias sobre las monedas virtuales de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, según sus siglas en inglés) y con la prohibición total de los bitcoins por parte del BancoCentral de China.

El hecho de que en el mercado virtual de estas divisas no se identifique el usuario final conduce a otra gran inquietud que provoca el bitcoin: que pueda servir para facilitar el blanqueo de dinero procedente de actividades ilícitas.

La cotización del bitcoin se ha disparado en los últimos años y no pocas voces alertan a los inversores del riesgo de burbuja. “Bitcoin tiene un futuro incierto, muy volátil y no debería ser una inversión especulativa, sino un medio de pago”, avisa Rodrigo García de la Cruz, del IEB. Como esta moneda cotiza a diario y se puede comprar y vender en cualquier momento este mercado puede utilizarse con fines especulativos. De hecho, presenta una enorme volatilidad. Por esto, estos expertos diferencian entre bitcoin y el sistema de pago a través de monedas virtuales en su conjunto, para el que auguran un crecimiento exponencial.

El sistema bitcoin es solo uno de los posibles nuevos competidores para el sistema financiero. En el estudio del IEB se otorga una puntuación al nivel de amenaza para la banca de distintas grandes compañías tecnológicas o start-up. Google y PayPal reciben un 8 sobre 10. La primera compañía ya presta dinero a sus clientes en Estados Unidos e Inglaterra para que compren su publicidad. Además, Google compró recientemente un 7% de Lending Club, empresa de préstamos personales a través del sistema de crowdfunding y ha desarrollado aplicaciones de pago móvil como Google Wallet.

Entre las empresas innovadoras, IEB destaca Kantox, a la que da 8 puntos, una plataforma que permite vender y comprar divisas con menores comisiones y sin intermediación bancaria.

Normas