Retira la demanda contra Argentina en Nueva York

Repsol, a punto de cerrar el conflicto de YPF

La compañía provisionará 1.279 millones de euros con cargo a los resultados de 2013

Logotipo de YPF.
Logotipo de YPF.

Repsol está a punto de cerrar el largo conflicto con YPF. La compañía retiró el pasado viernes una denuncia contra Argentina en un tribunal de Nueva York, según publica hoy El País. Esta era una de las barreras que impedían el acuerdo definitivo entre ambas partes, tras los acercamientos de las últimas semanas.
Según el diario, el acuerdo entre ambas partes se aprobará el martes por unanimidad.
A su vez, otras fuentes conocedoras del proceso citadas por Europa Press, no descartan tampoco la posibilidad de un cierre definitivo a lo largo de la semana entrante del preacuerdo alcanzado en Buenos Aires a finales de 2013.
El estado de las negociaciones con Argentina ya ha sido analizado en anteriores consejos, si bien en este caso el asunto gana relevancia a la vista de los avances en las negociaciones. El desenlace del conflicto puede ser inminente y, al mismo tiempo, sigue expuesto a contratiempos de última hora que pueden demorar su materialización.
De hecho, sobre el anterior consejo, celebrado en enero, sobrevolaba la preocupación acerca de la situación de los países emergentes y de la fortaleza financiera de Argentina. Pese a ello, los equipos de Repsol, asesorados por Deutsche Bank, no interrumpieron las negociaciones ni los traslados a Buenos Aires.
La compañía presidida por Antonio Brufau anunció esta semana que provisionará 1.279 millones de euros con cargo a los resultados de 2013 debido a la revaluación de la participación del 51% de YPF expropiada. Esta revisión se realiza sobre la base del preacuerdo de 5.000 millones de dólares (unos 3.646 millones de euros) en bonos argentinos de compensación cerrado hace apenas dos meses.
El arreglo sobre YPF no solo permitiría a Repsol dar por zanjado el capítulo de la expropiación, sino que resultaría especialmente positivo para Argentina, que intenta recuperar su credibilidad ante los inversores internacionales.
La legislación argentina establece que la indemnización en caso de expropiación debe ser fijada antes de dos años, y el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que anunció en abril de 2012 la expropiación y que apenas tardó un mes concretarla, debe dar una respuesta a este asunto lo antes posible.
De los detalles del acuerdo, una de las claves será la definición del momento y la forma con la que la compañía española podrá monetizar los bonos argentinos. El consejo de Repsol ya ha anunciado, al dar su visto bueno al preacuerdo, que su aplicación debe contar con garantías suficientes. La compañía estaría también próxima a firmar con algún banco de inversión los correspondientes acuerdos de cobertura de riesgos.
Otro de los aspectos que marcarán el consejo del miércoles será la aprobación de las cuentas del año 2013. En el plano corporativo, el ejercicio quedó condicionado por el cambio de rumbo y la recomposición de la compañía tras la expropiación de YPF, así como por los esfuerzos por mantener la calidad crediticia.
Como parte de esta estrategia, la compañía cerró la venta a Shell del negocio de gas natural licuado (GNL), lo que le permitió obtener unas plusvalías netas de unos 2.100 millones de euros e ingresar unos 3.100 millones.
Esta operación ha permitido a Repsol reducir su deuda en 3.000 millones y superar sus compromisos de desinversiones contemplado en su plan estratégico para el período 2012-2016.

Normas
Entra en El País para participar