Estilo y decoración

Madera al desnudo

“Nuestras piezas son hechas a mano. Le damos el mismo trato que a una obra de arte”, dicen desde el estudio

Madera al desnudo

La piedra y la madera son los materiales más antiguos empleados por el ser humano en la elaboración de enseres. También en los muebles. Pero que se hayan usado durante milenios no significa que estén desfasados o que ya se haya inventado todo. Al contrario: las posibilidades que brinda, por ejemplo, la madera son prácticamente infinitas.

El estudio QoWood está empeñado en demostrar que estilo y funcionalidad tienen cabida en un mismo objeto empleando este material noble. Utilizan madera maciza como materia prima, principalmente de roble, y reducen al mínimo la presencia de metales como el hierro y el acero. La trabajan artesanalmente, apoyados en los carpinteros de Intrama, hasta conseguir el producto final, que definen como diseño vanguardista. “Nuestros muebles están 100% fabricados a mano. Desde que hacemos el boceto hasta que entregamos la pieza pasan entre seis y ocho meses. Le damos el mismo tratamiento a cada mueble que el que se le daría a una obra de arte”, apunta Juan Manuel Gómez, fundador y creador de la firma.

Otro distintivo de su trabajo: realizan las piezas a medida, adaptándose al máximo a las exigencias de los clientes. Estos deben escoger, eso sí, entre los diseños disponibles en catálogo. Trabajos que van firmados por un equipo internacional de creadores: además del propio Gómez, participan en el proyecto C. Higinio, F. Hannah y A. Monzu, K. Lamoureux y N. Aspinall, P. Beltran y P. Sardin.

Tienen 22 piezas en su muestrario, que hasta el momento han tenido buena acogida. La sencillez en las formas convive con su robustez, originalidad y, ante todo, su sentido práctico.

Destacan, en este sentido, su colgador Naked Rack, capaz de convertir cualquier rincón de la casa en un lugar especial, o su mesa Oruga Table, compuesta de una serie de circunferencias modulables al gusto del usuario. Muy llamativa es también la Happy Chair, una silla que se balancea o queda estática y que permite sentarse a ambos lados del respaldo. Elaboran piezas tanto de interior como de exterior, como es el caso de su banco Long Bench, realizado en madera de roble o de pino y que está inspirado en los árboles caídos que pueblan los bosques.

Apenas llevan tres meses en el mercado y ya tienen encargos del extranjero, especialmente en los países vecinos y en Europa Central. Venden bajo encargo, aunque también han cerrado acuerdos con los tres distribuidores más importantes de Madrid (firmas que Gómez prefiere no mencionar). Sus precios oscilan entre los 310 y los 3.015 euros (sin impuestos ni gastos de envío).

Normas