El empresario demanda a Luxemburgo ante la CE

Joaquín Rivero acude a la Comisión Europea para frenar a Blackstone

Joaquín Rivero, esta semana en Madrid.
Joaquín Rivero, esta semana en Madrid.

Joaquín Rivero, a través de su sociedad Alteco, ha presentado, esta semana, una demanda ante la Comisión Europea contra el Gran Ducado de Luxemburgo por incumplimiento deliberado en la aplicación de la normativa comunitaria. La demanda, a la que ha accedido este diario, está firmada por los abogados de Rivero y también por Gregorio de la Morena, administrador concursal de Alteco.

Se trata del último frente judicial abierto por el expresidente de Metrovacesa para tratar de frenar a Blackstone, la mayor sociedad de capital riesgo del mundo, en su intento por controlar Gecina, la mayor promotora francesa.

La firma estadounidense se ha hecho recientemente con casi toda la participación que Rivero, a través de Alteco, tenía en Gecina, un 16%. En la actualidad Blackstone posee el 22,9% de Gecina tras haber adquirido también la mayoría de la participación que otro empresario español, Bautista Soler, a través de la sociedad Mag Import, tenía en la compañía francesa (el 15%). El pasado mes de diciembre Rivero ya presentó una denuncia contra Blackstone en un juzgado de instrucción de Madrid, que ha sido admitida a trámite.

Alteco, la sociedad dueña de las acciones de Gecina, se declaró en concurso de acreedores en 2012. En 2006 esta sociedad, y también la de Soler, recibieron un préstamo de 2.160 millones para comprar las acciones de Gecina, garantizado con esas mismas acciones. Al declararse en concurso, las garantías aportadas en ese préstamo –las acciones de Gecina– no podían ser ejecutadas.

Sin embargo Blackstone logró ejecutar dichas garantías tras comprar a los bancos prestamistas, la mayoría entidades españolas, la deuda de Alteco y recurrir a la justicia de Luxemburgo, donde estaban registradas dichas garantías para tratar de ejecutarlas. Hace dos semanas una juez de Luxemburgo dio vía libre a la sociedad estadounidense, en contra del criterio del juez a cargo del concurso de acreedores de Alteco. Blackstone accedió a un porcentaje de Gecina equivalente a la deuda adquirida, previsiblemente con un descuento sobre el precio al que Alteco compró esas acciones.

Las medidas cautelares impuestas por los jueces españoles al frente de los concursos de Alteco y Mag Import “debían de haber sido reconocidas por los Tribunales de Luxemburgo, pero se hizo caso omiso poniendo de manifiesto cuales son los intereses que se pretenden defender a cualquier precio, a pesar de vulnerar conscientemente la normativa europea al respecto”, dice en su demanda contra Luxemburgo la firma de Rivero.

El tribunal de Luxemburgo que instó a Blackstone a ejecutar las garantías “debía haber reconocido las medidas cautelares sin que quepa ninguna excepción a su conducta”, dice la demanda presentada ante la Comisión Europea. “Sin embargo”, añade, “la sentencia dictada es el paradigma de la falta de respeto entre jurisdicciones”.

La representación legal de Rivero destaca que ya en octubre del pasado año advirtieron a los tribunales y autoridades luxemburguesas sobre las medidas cautelares impuestas por los jueces españoles, a través de un escrito “el cual no se ha admitido a fecha de hoy, a pesar del deber de colaboración entre administraciones, organismos y tribunales de países miembros”. Los abogados del expresidente de Metrovacesa indican que generalmente “el plazo para obtener un exequátur no excede a lo sumo de una semana” y que la “única explicación” al hecho de que dicho documento no se haya tenido en cuenta “es la voluntad expresa de ignorar la normativa europea tanto por los tribunales como por los organismos públicos del Gran ducado de Luxemburgo con el único fin de impedir la aplicación de la normativa europea”. “Todo ello”, termina diciendo, “con la intención de favorecer al máximo a su industria”.

Catedrático en Luxemburgo

La representación legal de Joaquín Rivero presentó ante el juzgado de Luxemburgo un dictamen jurídico elaborado por el profesor de la Universidad de Luxemburgo, Gilles Cuniberti.

El titular de la Cátedra de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Luxemburgo afirma en su dictamen, no tenido en cuenta por la jueza de Luxemburgo, que los juzgados de Madrid “han dictado medidas cautelares y el derecho procesal europeo impone su reconomiciemtno inmediato en Luxemburgo; este reconocimiento priva de fundamento a las acciones planteadas ante los tribunales de Luxemburgo”.

Al Consejo General del Poder Judicial

El administrador concursal de Alteco, la sociedad a través de la que Joaquín Rivero tenía el 16% de Gecina, Gregorio de la Morena, ha enviado esta semana un escrito (incidente concursal) al juzgado mercantil número ocho de Madrid, al frente del concurso de Alteco, referente a lo ocurrido en Luxemburgo.

En su escrito De la Morena recuerda que el juez del mercantil adoptó la suspensión cautelar de toda forma de ejecución de la prenda constituida sobre las acciones de Gecina, y que a pesar de ello una juez de Luxemburgo ha instado a Blackstone a ejecutar dicha prenda. El administrador concursal pide al juzgado de Madrid que solicite “al Ministerio de Justicia y al Consejo General del Poder Judicial la presentación de una queja ante la Comisión Europea para abrir expediente sancionador a Luxemburgo por la vulneración del Reglamento de Bruselas”.

Normas