El plan contiene recolocaciones con posibilidad de vuelta a partir de los dos años

Iberia y el Sepla han incluido en su pacto un ERE voluntario para los pilotos

Más de 400 pilotos han recibido formación en los últimos meses por si deciden dar el salto

La indemnización es de 35 días por año trabajado, con límite de 30 meses de salario

El presidente de Iberia, Luis Gallego, y el jefe de la sección del Sepla en Iberia, Justo Peral, durante la firma del acuerdo laboral cerrado el pasado jueves en Madrid.
El presidente de Iberia, Luis Gallego, y el jefe de la sección del Sepla en Iberia, Justo Peral, durante la firma del acuerdo laboral cerrado el pasado jueves en Madrid.

El acuerdo de productividad que Iberia y el sindicato de pilotos Sepla firmaron y calificaron de “histórico” el jueves pasado incluye un programa de adelgazamiento de la plantilla que podría ampliarse a los colectivos de tierra y tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), que siguen negociando con la empresa sus medidas de productividad. Tras el ajuste de empleo que supuso el Plan de Transformación, que acabó con 3.141 despidos el año pasado, dirección y pilotos han pactado un expediente de regulación de empleo (ERE) que servirá de marco para posibles salidas.

Fuentes cercanas a la negociación aseguran que el actual grado de producción podría atenderse con un millar de pilotos, por lo que sobrarían unos 300. En este contexto, se abrirá un ERE voluntario, vigente hasta finales de 2017, que incluye prejubilaciones, bajas incentivadas y recolocaciones.

Las jubilaciones anticipadas se cubren con el pago del 30% del salario.Las bajas se pagan a 35 días por año trabajado, con un límite de 30 mensualidades y un mínimo de un año de salario. Y las recolocaciones ofrecen la posibilidad de vuelta a la compañía a partir de los dos años de la salida. El personal que opte por esta última vía cobrará un 40% de la indemnización que le corresponde por despido. A la hora del retorno, deberá devolver ese dinero si reingresan en el mismo puesto que ocupaban; se quedan ese dinero si se integran en la cola del escalafón, y cobrarían el 60% que no han percibido del despido si no vuelven.

Al parecer es el Sepla quien se está encargando de encontrar los puestos en aerolíneas de todo el mundo para cubrir recolocaciones. Además, el sindicato ha impartido formación a unos 400 profesionales por si optan por abandonar Iberia. Fuentes sindicales aseguran que hay decenas de peticiones en las oficinas del sindicato.

35.000 euros al año

Nuevas condiciones salariales

1. Los pilotos de Iberia venían entrando a la compañía con un salario anual mínimo de 67.000 euros. El laudo de Jaime Montalvo rebajó ese nivel de entrada a 29.000 euros, que el pacto entre dirección y Sepla vuelve a elevar a 35.000 euros. Desde el sindicato se defiende que ese sueldo representa la mitad del salario de un piloto de Easyjet.

2. El acuerdo entre empresa y pilotos será controlado por comisiones de seguimiento en lo que toca al Anexo X (producción desde Barajas con código Iberia), o con una comisión de seguimiento del nuevo sistema de programación e incidencias.

La mediación del catedrático de Derecho del Trabajo Gregorio Tudela fijó el año pasado 258 despidos entre el colectivo de pilotos. Una cifra que, según cuenta el Sepla, no podrá cubrirse en su totalidad por las limitaciones que impone la propia mediación. Fuentes solventes afirman que han salido de la aerolínea 200 pilotos por la vía del último ERE, más otros 40 que han pedido la baja voluntaria.

VIII convenio

La sección sindical del Sepla en Iberia, liderada por Justo Peral, informó el martes a los pilotos sobre los detalles del acuerdo con la dirección. Una entente que asegura la paz en la compañía como mínimo hasta finales de 2017. Durante el acto, los pilotos aplaudieron un mensaje del presidente de la compañía, Luis Gallego, en el que venía a decir que Iberia cuenta con su plantilla.

El pacto de productividad será incorporado al VIII convenio de los pilotos, vigente hasta el 31 de diciembre de 2017 más un año de ultraactividad. En este momento, los servicios jurídicos del Sepla, liderados por Pedro Arriola y Susana Ruiz, ultiman un informe jurídico para dar forma al texto. Una amplia mayoría de los 600 asistentes a la asamblea informativa del martes dieron apoyo al pacto con Iberia.

El Sepla es optimista con la nueva etapa de entendimiento abierta con la dirección: “Iberia sacará el mayor fruto posible a la competitividad de su personal cuanto más vuele”, explica el jefe del sindicato, Justo Peral.

Los pilotos mantendrán una rebaja salarial del 14% hasta finales de 2018, más la congelación de los complementos. Además, han accedido a volar 850 horas al año, frente a las poco más de 600 horas anuales de servicio que prestaban hasta ahora. Otra concesión es la de rebajar el número de pilotos en vuelos transoceánicos, de cuatro a tres o de tres a dos, dependiendo del destino. Por último, ha trascendido que se pasa de dos jornadas de descanso mínimo en destino a una. “Se trata de maximizar la utilización de la tripulación para ponernos en cotas de productividad superiores a las de Ryanair”, dice Peral.

 

Un avión para Iberia por cada incorporación a Iberia Express

El memorándum de entendimiento entre Iberia y sus pilotos incluye las reglas que regulan el crecimiento de la flota de Iberia e Iberia Express. Por cada avión incorporado a la joven filial de bajo coste, con un máximo de diez aviones hasta finales de 2017, se comprará otro para Iberia, que no tiene límites para el crecimiento de la flota.

La matriz cuenta con opciones para 34 Airbus 350 y ocho Airbus 330, más eficientes en consumo que los aparatos que cubren el largo radio de Iberia en la actualidad. De momento, no hay tomada una decisión de compra.

A partir de 2017, Iberia Express podrá crecer hasta un 15% de los asientos por kilómetros operados (AKO) sumados por Iberia. La filial cuenta con una flota de 15 aviones, por los 70 de Iberia.

La ministra Pastor preguntó por la recuperación de rutas

Al presidente de Iberia, Luis Gallego, se le pregunta por la recuperación de rutas allí por donde va. Y las dependencias del Ministerio de Fomento no son una excepción. Tras sellar la paz, Gallego y Peral presentaron el acuerdo a la ministra Ana Pastor y al secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá. “¿Volveréis a destinos como Cuba, verdad?”, interrogó la ministra. Y Gallego comentó que la intención de Iberia, con costes laborales más competitivos, es regresar a Uruguay, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico, entre otros destinos.

Todo depende de que se logre un acuerdo de productividad con los TCP y con el personal de tierra. Desde el Gobierno se da por hecho que ambos colectivos firmarán en los próximos días.

Normas