Los expertos defienden que ejercicio es un buen momento para invertir en estos activos

El año del ‘rock & roll’ en los fondos de inversión

El año del ‘rock & roll’ en los fondos de inversión Ampliar foto

Los asesores financieros lo tienen claro: 2014 es el año ideal para estar en fondos de inversión. Las políticas monetarias de los bancos centrales han situado la rentabilidad de los depósitos en mínimos históricos, lo que elimina la tradicional competencia que han supuesto para los fondos. Este factor, unido a un entorno macroeconómico más favorable, convierte a los fondos en la mejor alternativa para el presente ejercicio, tanto para perfiles de inversión conservadores como agresivos.

José Ramón Iturriaga, gestor del fondo de autor Okavankgo (de Abante Asesores), es una de las voces de la industria que más claro tiene que la mejoría de las situación financiera no es pasajera. “La última fiesta acabó como acabó, pero en esta la música acaba de empezar y aún no hay ningún borracho en mitad de la pista”, explica. Sabe de lo que habla. El año pasado su fondo, que invierte en Bolsa española, terminó con una rentabilidad récord del 75%, el mejor resultado entre los 23.414 fondos que monitoriza Morningstar. “Este año, la situación se presenta mejor que el anterior, con menos riesgos y menor volatilidad. Habrá revolcones en renta variable pero la tendencia es claramente positiva”.

Ante este panorama, gestoras, bancos y asesores calientan motores. Aún hay mucho dinero en cuentas corrientes y depósitos y todos quieren captarlo, ofreciendo sus mejores galas como reclamo. Fondos de retorno absoluto, de renta corporativa en emergentes, de baja volatilidad, fondos de fondos... entre todos ellos, el ahorrador debe buscar el producto que más se adecua a sus necesidades.

Perfil conservador

Los ahorradores españoles son los que presentan el perfil inversor más conservador de toda Europa. La renta variable les repele y tan solo con oír hablar de posibles pérdidas salen corriendo. Por eso, los depósitos tienen una penetración tan elevada. Sin embargo, con las rentabilidades de estos depósitos cayendo en picado, es buen momento para dar el salto a los fondos de inversión y así intentar rascar algo más de rendimiento. La rentabilidad media de los depósitos cayó en 2013 del 2,83% al 1,51%.

Quienes se atrevan a dar el paso deben tener en cuenta algo importante: si quieren obtener una rentabilidad superior al 2% deberán asumir ciertos riesgos, aunque muy limitados. No les queda otra. Un fondo no es una imposición a plazo fijo. Hecha esta advertencia, las alternativas son muchas, pero una de las más destacadas por gestores y asesores independientes son los fondos que invierten en deuda de España, Italia y Portugal.

Carlos Moreno Espinosa, analista de fondos de Inversis Banco, destaca como uno de los mejores productos en esta categoría el fondo Espírito Santo Capital Plus, que en 2013 logró un 4,9% y en 2012 un 5,7%.

José María Luna, director de análisis de Profim (una empresa de asesoramiento financiero independiente, EAFI), opta por Amundi Fondtesoro Largo Plazo, BBVA Bonos España Largo Plazo, EDM Ahorro y R Eurocredit, que el año pasado rentaron entre el 4% y el 9%.

Otra idea de inversión para perfiles conservadores son los fondos que apuestan por liquidez y depósitos, puesto que su fiscalidad es mejor que comprar directamente depósitos. Luna apunta en este ámbito tres ideas: Gesconsult Corto Plazo, Renta 4 Monetario y ESAF Capital Plus, que en los últimos tres años han tenido rentabilidades de entre el 2,6% y el 4,5%.

Marta Campello, directora del equipo de gestión de Abante Asesores, advierte que las posibles subidas de tipos podrían perjudicar a la renta fija y recomienda productos más sofisticados, como los fondos de retorno absoluto Julius Baer Absolute Return Bonds, Pimco Unconstrainde Bond Fund e Ignis Absolute Return Goverment, que tienen como objetivo superar a la inflación y cuentan con una amplia libertad para posicionarse en renta fija corporativa, soberana, de emergentes, según la coyuntura.

Sophie del Campo, directora general de Natixis Asset Management, destaca en este ámbito el Loomis Sayles Multisector Income cuya rentabilidad anualizada de los últimos cinco años fue del 13,15%.

Perfil moderado

Aunque la tendencia hacia inversiones conservadoras está muy arraigada en el ahorrador español (más aún después de escándalos como el de las participaciones preferentes), los asesores financieros recomiendan para 2014 aumentar la exposición a renta variable.

Joaquín Hernández-Ros, director de gestión de patrimonios de Gesconsult, argumenta que con la mejoría de las perspectivas económicas “es un buen momento para aumentar el riesgo de las carteras, pero siempre teniendo en cuenta las necesidades y el perfil de riesgo de cada cliente”. Entre las diferentes Bolsas, apuesta por las europeas.

Dentro de esta categoría, Marta Campello destaca dos fondos de autor españoles, Belgravia Beta y Cartesio Y. “Son fondos de Bolsa, pero flexibles, en los que el gestor decide cuál será la exposición a renta variable en cada momento, lo que les convierte en un instrumento idóneo cuando llegan momentos difíciles”, explica. El primero logró un 19,3% de rentabilidad en 2013, y el segundo un 20,5%. Entre los productos de gestoras extranjeras apuesta por MSS Prudent Wealth y GAM Global Selector. En ambos casos, son más cautelosos que otras firmas sobre las perspectivas de la renta variable en 2014.

Perfil agresivo

Los inversores más arriesgados pueden tener su año. Los analistas y gestores que confían en otro buen ejercicio para las Bolsas son mayoría. “Creemos que uno de los productos más recomendables para este año son los fondos de alta exposición a renta variable”, comenta Gerard Alba Soler, director general de la gestora de Andbank. “Aunque esperamos rentabilidades menores a las del año pasado, vemos un comportamiento favorable de este tipo de productos, sustentado por una mejora de beneficios de las compañías”.

Europa es uno de los mercados que más gusta a los gestores. “En caso de que el apetito por el riesgo continúe como hasta ahora, Europa, y especialmente España, es mejor alternativa que otros mercados desarrollados o emergentes”, asegura Juan Manuel Vicente Casadevall, director de la EAFI Kessler & Casadevall AF y experto en fondos de inversión.

Para quienes decidan apostar por compañías del Viejo Continente, Alba apuesta por BlackRock European Value (que logró una rentabilidad del 30% en 2013 y del 23% en 2012).

Para quienes teman nuevos coletazos de la crisis de deuda de la zona euro y confíen más en la recuperación de la economía de Estados Unidos, una buena alternativa puede ser Harris Global Equity, que ha logrado en los últimos cinco años (en plena crisis) una rentabilidad anualizada del 16,44%.

Desde la gestora Legg Mason subrayan que Norteamérica es su principal apuesta en renta variable para 2014. “Ninguna otra región tiene crecimiento, mejoras en el empleo y un fuerte consumo “ y apuestan por su fondo Mason ClearBridge US Aggressive Growth (con rentabilidad del 20,27%, de media, en los últimos cinco años).

“Dentro del perfil de riesgo de cada cliente, sería recomendable que este año los inversores sean más agresivos”, argumenta Puy Carazo, responsable de selección de fondos de Deutsche Asset & Wealth Management. “La posición de los ahorradores españoles en renta variable es muy baja y sería normal que aumentara”. Este experto señala algunos fondos que se salen de la línea más tradicional como alternativas atractivas de inversión, como es el caso de Alken Absolute Return Europe, que juega con posiciones cortas y largas en renta variable y lleva dos años con rentabilidades superiores al 10%; M&G Global Convertibles y DWS Invest Convertibles, que aprovechan el tirón de las emisiones de este tipo de instrumentos híbridos y logran rentabilidades cercanas al 10%; o el Standard Life Gars y el DWS Concept Kaldemorgen, fondos de retorno absoluto que apuestan por una gran diversificación por tipo de activos y estrategias y logran un rentabilidad atractiva (entre el 6% y el 10%), con un limitado control del riesgo.

Las posibilidades de inversión en fondos son innumerables, más aún si se tiene en cuenta que existe la posibilidad de poner el dinero en fondos de fondos, pero la opinión generalizada entre los expertos es que es el momento idóneo para optar por este tipo de productos. Todo apunta a que es el año del rock & roll en fondos de inversión.

Garantizados y sus herederos

Hay dos tipologías de fondos de inversión que tienen poco predicamento entre los asesores independientes: los fondos garantizados y sus herederos, los fondos de rentabilidad objetivo. Joaquín Hernández-Ros, director de gestión de patrimonios de Gesconsult, explica que en esta última categoría “ninguno nos parece atractivo, ya que es un producto de campaña.

Este tipo de fondos es lo que se han inventado los bancos españoles para mantener cautivos a todos los clientes que tenían posiciones en fondos garantizados”. Desde las gestoras pertenecientes a entidades financieras reconocen que las rentabilidades que se pueden ofrecer en estas dos modalidades de productos son muy limitadas, debido al escaso rendimiento que ofrecen los activos libres de riesgo, que son la base sobre la que se construyen estos productos. Si el año pasado los convirtieron en el producto estrella de sus campañas, argumentan, fue porque el inversor español sigue siendo extremadamente conservador y prefiere correr pocos riesgos aunque sea a costa de perder rentabilidad.

Juan Manuel Vicente Casadevall explica que aquellos ahorradores que hayan decidido decantarse por un fondo de rentabilidad objetivo deben priorizar “aquellos productos con mayor diversificación y que, por tanto, no estén concentrados en el mismo tipo de bonos”. Los bancos están aprovechando el vencimiento de millones de euros en garantizados para ofrecer a sus clientes fondos de rentabilidad objetivo. La CNMV ha llegado a enviar una advertencia para pedir a las entidades que avisen a sus clientes de que estos fondos no tienen garantía implícita, ni del capital ni del rendimiento.

Desde Deutsche Aseet & Wealth Management destacan como una de sus mejores alternativas en fondos de rentabilidad objetivo el DWS Renta Plus 2019, el primer fondo de reparto del mercado español que combina contratos de CDS (credit default swaps) con inversiones en deuda soberana de España, Italia y Alemania. Su objetivo de rentabilidad es del 2,75%. Gerard Alba Soler, de Andbank, apuesta por aquellos fondos de rentabilidad objetivo con “alta ponderación en bonos high yield [de alta rentabilidad] y deuda emergente”.

Normas