La revuelta no parece contar con votos suficientes para frustrarlo

Los rivales de Google intentan abortar el acuerdo de Almunia con el buscador

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia.
El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia.

Las compañías que denunciaron a Google ante la Comisión Europea por presunto abuso de posición dominante no se rinden. Y confían en abortar el principio de acuerdo alcanzado por el buscador con el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, para cerrar esa investigación sin sanciones pecuniarias.

La contraofensiva de los 18 denunciantes (entre los que figuran desde Microsoft a buscadores especializados o los editores alemanes) parece contar con aliados en el seno de la propia Comisión, donde la decisión de Almunia tendrá que aprobarse antes de hacerse oficial.

“Este asunto aún no ha concluido”, advirtió ayer el comisario europeo de Mercado Interior, el francés Michael Barnier. En el mismo sentido se expresaba 24 horas antes el comisario alemán y responsable de Energía, Günter Oettinger.

Ambos comisarios se desmarcaban así tras debatir el miércoles durante más de cuatro horas la propuesta de acuerdo defendida por Almunia. Las objeciones giran tanto sobre el alcance de los compromisos ofrecidos como sobre el procedimiento, pues Almunia ha decidido firmar la paz con el buscador sin someter a consulta su tercera oferta, como hizo con las dos anteriores.

La revuelta no parece contar con votos suficientes para frustrar el acuerdo. Pero dada la sensibilidad del caso, con repercusión mundial y en todo tipo de actividades económicas, no puede descartarse que Almunia se tope con dificultades para ratificar su propuesta.

De momento, sin embargo, Competencia sigue adelante con sus planes para cerrar el expediente mediante un dictamen que convierta en legalmente vinculantes los compromisos ofrecidos por Google.

Como primer paso, Competencia tendrá que explicar por escrito a los 18 denunciantes los motivos para cerrar el expediente sin dar más curso a sus quejas.

A continuación, el acuerdo se sometería a consulta (no vinculante) con las autoridades nacionales de Competencia. Y por último se elevaría al pleno de los 28 comisarios europeos, donde rara vez se rebaten las propuestas de un comisario de Competencia.

Almunia se declara convencido de que el pacto es la mejor solución para “un mercado que muta muy rápidamente”.

Google se comprometería a mostrar enlaces de servicios rivales a los suyos; a renunciar a los contratos de exclusividad en publicidad; y a permitir que terceras partes retiren sus contenidos de los resultados especializados del buscador.

Normas
Entra en El País para participar