Aunque advierte que la situación aún es difícil

El miembro del Comité Ejecutivo del BCE destaca el "éxito" del rescate bancario

El miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europe (BCE), Peter Praet, ha destacado el “enorme éxito” del rescate bancario en España y la mejora que ha registrado recientemente el entorno económico del país, pero ha advertido de que aún se enfrenta a una “situación difícil” y se debe continuar reformando “profundamente” el sector bancario español.

Durante la presentación del monográfico 'La Banca ante el siglo XXI' del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Praet admitió que hubiera sido mejor que España solicitara ayuda antes para la reestructuración del sector bancario, revelando que al final se hizo por la presión europea, pero recalcó que el programa ha tenido “un éxito enorme” y que una parte del sector bancario funcionó y sigue funcionado “en un entorno difícil”.

Sin embargo, incidió en que aún queda mucho por hacer, incluido un proceso de ajuste del sector, ya que una parte del mismo están aún en fase de reparación. En concreto, apuntó que el principal problema de la banca española es lograr rentabilidad en un entorno difícil como el actual.

Por ello, ve fundamental que el sector se reforme “profundamente”, y no sólo porque así lo obligue la normativa, sino porque es un negocio y debe analizar los errores pasados y resolver los problemas que aún persisten.

En términos globales, Praet incidió en que es necesario admitir que existen “graves problemas” que resolver, así como en la importancia de tener instituciones que funcionen bien, algo que no ha ocurrido hasta ahora.

A este respecto, recalcó que la normativa va a ayudar a cambiar las cosas, pero advirtió de que también debe cambiar la forma interna en la que funcionan los bancos. “Las reformas deben partir de cada uno de los bancos, debe ser un ejercicio interno, no se puede imponer desde arriba por las autoridades”, recalcó.

España se enfrenta a una situación "difícil"

Asimismo, se mostró “impresionado” por la reciente mejora del entorno económico en España, ya que parece que el país ha recuperado la confianza de los mercados de capital internacionales y hay interés en la deuda soberana española y en la renta variable del sector bancario, “buenos signos de confianza”.

Pese a ello, el consejero ejecutivo del BCE remarcó que España se enfrenta aún a una “situación difícil”, ya que su crecimiento es “débil” y la inflación se encuentra por debajo del 1%, lejos del objetivo del 2% que marca la institución para la estabilidad de precios en el medio plazo.

Normas