Ha avanzado hoy un 3,42%

Los brókeres aplauden los planes de Sabadell y el banco se dispara en Bolsa

José Oliu, presidente de Banco Sabadell.
José Oliu, presidente de Banco Sabadell.

Sabadell ha sido el segundo mejor valor del Ibex, con una subida del 3,42%, hasta los 2,391 euros por acción, después de presentar ayer su nuevo plan estratégico, con el que prevé ganar 1.000 millones de euros en 2016. El banco está ronda máximos desde finales de 2011.

Sabadell está en pleno road show: el equipo financiero y de relaciones con inversores hizo las maletas el lunes y se marchó a Londres a presentar su plan estratégico hasta 2016. Ayer lo hizo público y hoy la acción ha subido con fuerza, impulsado por el apoyo de algunos departamentos de análisis, como el de HSBC, que fija su precio objetivo en 3 euros por acción, lo que supone un potencial del 24%. 

HSBC le ha mejorado el precio objetivo un 22%, hasta 3 euros por acción, y mantiene la recomendación en sobreponderar. El análisis firmado por Jason Kepaptsoglou ve tres sustentos para el nuevo plan estratégico de Sabadell. El primero, cambiar el mix de créditos y la estructura de financiación para mejorar el margen de intereses. Segundo, elevar las ventas de fondos de inversión y mejorar los márgenes para elevar las comisiones. Y, tercero, incrementar la cuota de mercado en las regiones que la entidad tiene menos presencia. 

Los intermediarios más compradores son Société Générale, con 6,4 millones de acciones adquiridas en términos netos (número de títulos comprados menos número de títulos vendidos), seguido por Espirito Santo (con 3,3 millones de acciones), Merrill Lynch (2,7 millones), Barclays (2,3 millones) y Deutsche Bank (1,8 millones). En el mejor momento de la sesión, la presión compradora ha llevado a la acción de Sabadell a subir un 5,4%.

SABADELL 0,90 0,76%

Entre los grandes vendedores de la sesión aparece el propio Sabadell, con unos 17,2 millones de acciones vendidas en términos netos. Fuentes del mercado explican que la salida de papel se debe a los antiguos propietarios de preferentes y deuda subordinada de Caja Mediterráneo (CAM), a los que se les canjearon los títulos por acciones de Sabadell en julio de 2012, y de los híbridos del propio Sabadell, a comienzos de ese mismo ejercicio.

La acción de Sabadell todavía está muy lejos de sus máximos históricos de 5,61 euros por acción que alcanzó en febrero de 2007, aunque tacita a tacita ya se ha plantado en sus máximos desde finales de 2011. Sabadell se ha beneficiado, al igual que sus rivales, de la entrada de inversores extranjeros, al calor de la incipiente recuperación económica tanto en la Bolsa como en la renta fija.

El departamento de análisis de Fidentiis ha sido otro de los que ha dado un giro de 180 grados en su estrategia sobre el banco que preside José Oliu. Le ha cambiado la recomendación a comprar desde vender y le ha subido el precio objetivo de un rango de entre 1,6 y 1,7 euros por acción hasta la horquilla de entre 2,4 y 2,6 euros por título.

El analista de Fidentiis señala cinco claves que respaldan su cambio de visión sobre Sabadell. Primera, la mejora veloz de sus ingresos, como puede verse en los dos últimos trimestres, con una subida del 20% en el margen de intereses desde el cierre del segundo trimestre al del cuarto trimestre de 2013. Segunda, la gran capacidad de mejora y eficiencia en la CAM. Tercera, una mejora clara en las perspectivas de la calidad de los activos, como demuestra el hecho de que la ratio de morosidad cayera en seis puntos básicos a cierre del ejercicio frente a los números de junio. Cuarta, que cotiza con descuento frente al sector, un 6% por encima, frente a la prima media del 35% de sus competidores más directos, según Fidentiis. La quinta razón de Fidentiis es la capacidad de Sabadell para sorprender al mercado.

También BPI y Credit Suisse han han elevado el precio objetivo de Sabadell. El primero un 5%, a 2,15 euros,  y el segundo, un 10%, hasta 2,2 euros por acción.

Con todo, el precio objetivo medio de Sabadell se sitúa en 1,77 euros por acción, claramente por debajo de su cotización actual.