La economía germana confía en la recuperación de la UE y el consumo interno

Alemania eleva su previsión de crecimiento y apunta otro récord de empleo para este año

El ministro alemán de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, y la canciller alemana, Angela Merkel.
El ministro alemán de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, y la canciller alemana, Angela Merkel.

El Ejecutivo alemán ha aprobado el Informe Económico Anual, que mejora en una décima la previsión de aumento del producto interior bruto (PIB) para 2014 –frente al magro 0,4% de 2013– y pronostica un crecimiento del 2% para el próximo ejercicio. La salida de la recesión de la mayoría de países de la eurozona y el incremento de la tasa de ocupación y los salarios –una combinación que tira del consumo interno– alientan las previsiones del Gobierno alemán, que se sitúan ahora en la parte superior de la horquilla de pronósticos avanzados por los principales institutos económicos.

El ministro alemán de Economía y Energía, Sigmar Gabriel, aseguró tras la aprobación del documento que “las perspectivas económicas para Alemania son buenas” y valoró especialmente la estimación de que en este año se volverá a lograr un máximo histórico de ocupación.

Según los cálculos gubernamentales, el promedio de personas con empleo en Alemania alcanzará este ejercicio los 42,1 millones –algo más de la mitad de la población–, frente al récord de 41,8 millones de trabajadores registrado durante el pasado ejercicio. De cumplirse estos pronósticos, 2014 sería el octavo año consecutivo en el que Alemania logra un máximo en ocupación laboral.

Además, el Ejecutivo de cristianodemócratas y socialdemócratas cuenta con que el desempleo se mantenga por debajo de los tres millones de personas –un millón de los cuales es de larga duración– y que la tasa se reduzca un 0,1% con respecto al año anterior, hasta el 6,8%.

El gasto público crecerá un 1,9%, el consumo doméstico avanzará un 1,4% y las inversiones repuntarán un 3,5% fruto de la creciente confianza empresarial, según las previsiones del Ministerio de Economía. El Informe Económico Anual asegura que “Alemania mantiene, en lo que a crecimiento se refiere, una posición de liderazgo en la comparativa europea. En el mercado de trabajo logrará un récord de empleo. La competitividad de la industria es alta”. “Alemania sirve de ejemplo paradigmático de cómo se puede lograr un alto nivel de empleo mediante valor agregado industrial, reformas estructurales, políticas de innovación y competitividad”, argumentó el texto.

No obstante, Gabriel subrayó en su comparecencia que la situación positiva de Alemania no se puede “dar por supuesta”, abogó por la “flexibilidad” y la “innovación” para mantener la “competitividad” y advirtió sobre los principales “riesgos” y “retos” a los que se enfrenta la mayor economía europea. A su juicio, hay “desafíos significativos” en áreas como la energía, los recursos humanos, las inversiones y las infraestructuras. “Alemania tiene en la comparación internacional un nivel de inversiones bajo, hay déficit en el ámbito de las infraestructuras, entre otras en tráfico y en tecnologías de la información y la comunicación”, detalla el informe.

Además, apunta que hay “una creciente segregación en el mercado laboral y el sector con menores salarios ha aumentado de forma problemática desde los años 90”. Para los técnicos, también es preocupante “el cambio demográfico” y la “provisión de personal especializado bien formado”.

La radical transformación energética en que se encuentra el país es otro área de preocupación, donde es vital combinar el fomento de las renovables con la contención de costes.

Salarios bajos para los españoles

En Alemania hay alrededor de 50.000 españoles trabajando y cotizando a su sistema de Seguridad Social y uno de cada cuatro (el 25,4%) recibe un salario considerado “bajo” en este país, según datos de la Oficina Federal de Empleo (BA) alemana.

En concreto, la definición de “salario bajo” que hace esta oficina estadística se refiere a aquellas retribuciones inferiores a dos tercios del sueldo medio. Así, en estos momentos el salario bruto medio en Alemania es de 1.926 euros al mes, por lo que los sueldos calificados como “bajos” por su oficina de Empleo son aquellos inferiores a 1.284 euros brutos al mes.

Junto a los trabajadores españoles, también el 25% de los griegos y portugueses que trabajan en Alemania recibe un sueldo bajo. Y este porcentaje se eleva al 53% entre los empleados que proceden de los diez países del Este de la Unión Euorpea, según los datos de la BA incluidos en una respuesta parlamentaria a la diputada de La Izquierda, Sabine Zimmermann. La tasa de ciudadanos alemanes que está en esta escala salarial más baja, según esta definición, es del 19,7%, según los registros hasta diciembre de 2012.

En España el salario medio bruto es de 1.647 euros mensuales para las mujeres y de 2.138 para los hombres, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. El salario más frecuente entre los varones es de 1.538 euros brutos al mes y entre las trabajadoras de 1.205 euros.

Normas