Las operaciones cayeron un 2,2% anual

La compraventa de viviendas registró en 2013 el menor descenso de la crisis

Una vista de las obras del nuevo barrio residencial de Arcosur, en Zaragoza.
Una vista de las obras del nuevo barrio residencial de Arcosur, en Zaragoza. EFE

Van más de cinco años desde que estalló la burbuja inmobiliaria y en los últimos tres años las compraventas de viviendas han caído de manera ininterrumpida. Pero en 2013 el descenso de las operaciones fue el más moderado de todos los años de crisis. El pasado ejercicio estuvo marcado por el fin de los beneficios fiscales para la adquisición de vivienda nueva y por una fuerte corrección de precios.

En este contexto, la venta de viviendas bajó un 2,2% con respecto al año anterior, hasta un total de 311.414 operaciones. En 2012 y 2011 el retroceso experimentado fue de 11,5% y del 18,1%, respectivamente, según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE). ¿Supone esto que el ajuste del sector está empezando a tocar suelo?

José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, recuerda que "hablamos de comparaciones entre cifras ínfimas", pero que, no obstante, ya "empiezan a reflejar un cambio en la percepción de la gente hacia el mercado inmobiliario". En su opinión, "el sentimiento ha ido cambiando desde el pasado septiembre y la previsión ya es de que el mercado inmobiliario tiende a recuperarse". Montalvo explica que en los últimos meses de 2013 se ha notado cierta inversión "no solo de extranjeros sino también nacional que ha aprovechado las oportunidades por los precios bajos".

Por su parte, la responsable de Estudios de fotocasa.es, Beatriz Toribio, comenta que el mercado de la vivienda tiende hacia una estabilización en cuanto a operaciones y precios que se confirmará previsiblemente este año, periodo en el que podría tocar fondo, para empezar a recuperarse en 2015.

Por su parte, Santiago Carbó, catedrático de economía y finanzas de la Bangor Business School, comenta que "en 2013 se han dado pasos importantes en el ajuste inmobiliario y es cierto que se ha suavizado, sobre todo en aquellas zonas con más demanda y con viviendas prime, donde incluso ya se aprecia nueva construcción". Pero advierte que "no es para echar cohetes y el ajuste aún no se ha completado del todo porque aún quedan muchos activos inmobiliarios a la venta en las zonas más problemáticas".

En el periodo de crisis, los peores años para las transacciones de vivienda fueron 2009 y 2008, en los que estas operaciones se desplomaron un 24,9% y un 28,6%, respectivamente. Solo en 2010 se registraron valores positivos, con un crecimiento de la compraventa de viviendas del 6,3%.

En 2013, la compraventa de viviendas nuevas se redujo un 6,8% respecto al año anterior, hasta sumar 145.241 operaciones, mientras que la de usadas creció un 2,2% tras dos años cayendo a dos dígitos, con un total de 166.173 transacciones.

El 88,8% de las viviendas transmitidas por compraventa durante el año pasado fueron viviendas libres y el 11,2%, protegidas. En total, la compraventa de viviendas libres bajó un 1,2% en 2013, en tanto que las operaciones sobre viviendas protegidas descendieron un 9,6%, moderando en ambos casos los descensos registrados en 2012.

Durante el año 2013, se transmitieron 1.633.693 fincas inscritas en los registros de la propiedad, un 1,9% más que en 2012, registrando así estas operaciones su primer repunte anual en varios años. Por compraventa se transmitieron 686.097 fincas, un 1,4% menos que en 2012.

El 83,8% de las compraventas de 2013 correspondió a fincas urbanas (dentro de éstas se incluyen las viviendas) y el 16,2% a fincas rústicas. La compraventa de fincas urbanas bajó un 2,7% en 2013, mientras que la de fincas rústicas subió un 5,6%.

Normas
Entra en El País para participar