Se venden las últimas 50 casas en el edificio residencial más alto de Madrid

Así es vivir en un rascacielos

Se ubican en la Torre de Madrid, en la emblemática Plaza de España y cuestan entre 400.000 y 4,7 millones de euros

En el dúplex situado en la planta 32 estuvo alojada Sofía Loren durante el rodaje de El Cid

Vivienda de la planta 32 de la Torre Madrid. Ver fotogalería
Vivienda de la planta 32 de la Torre Madrid.

SI usted no tiene problemas de vértigo, dispone de al menos 400.000 euros y quiere hacer realidad aquel dicho que augura De Madrid, al cielo, tiene ahora la oportunidad de vivir en el único rascacielos de la capital con casas a la venta.

Metrovacesa pone a la venta 50 viviendas que comercializa en la emblemática Torre de Madrid de la Plaza de España la consultora inmobiliaria CBRE, desde su división de Propiedades Singulares. Fue símbolo de la modernidad en los años cincuenta y ahora pretende seguir desafiando el paso del tiempo con una renovada apuesta que la convierte en un pedazo de Nueva York con vistas a Madrid.

Desde la empresa que vende estos exclusivos inmuebles explican que se trata de un nuevo concepto de vivienda, muy americano, no solo por la innovadora distribución de los espacios (conocidos en inglés con el término open space o espacios abiertos), sino también por los servicios que se ponen a disposición de los vecinos: gerente, conserjería, vigilancia las 24 horas, servicio de mantenimiento general, gimnasio, así como acuerdos con supermercados y parkings de la zona.

La mayoría se encuentran ubicadas entre la planta 10 y la 14, cuentan con una superficie que oscila entre los 80 y 130 metros cuadrados y se venden con dos tipos de acabados: industrial y moderno. Sus precios varían entre los 400.000 y 825.000 euros. Además, en la planta 32 hay dos dúplex disponibles. Uno de ellos dispone de 352 metros cuadrados y su precio alcanza los 4,7 millones de euros.

Es un privilegiado mirador donde, entre otras personalidades, se alojó Sofía Loren durante el rodaje de El Cid, cuando interpretaba a Doña Jimena. Una casa de ensueño que permite estar en las nubes en el mismo corazón de la capital, tal y como resaltan sus vendedores.

Normas