Dijsselbloem afirma que Atenas "necesitará nuevas ayudas"

Bruselas ofrece a Grecia otro rescate a cambio de no condonarle la deuda

El ministro griego de finanzas, Yannis Stournaras, junto al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
El ministro griego de finanzas, Yannis Stournaras, junto al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. REUTERS

La cuenta atrás para el tercer rescate de Grecia se acelera. Y el debate gira ya en torno al volumen de los nuevos préstamos y las condiciones que se exigirán a cambio. Sobre la mesa, además, la posibilidad de una reestructuración de la deuda griega, a la que varios países, entre ellos España, se oponen por temor a desestabilizar los mercados financieros.

El presidente delEurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, confirmó ayer durante una entrevista con la cadena de televisión RTLZ que, con toda probabilidad, “Grecia necesitará nuevas ayudas”.
El Eurogrupo ya se comprometió en noviembre de 2012 a facilitar ese tercer programa de ayudas tan pronto como Grecia alcanzase el superávit fiscal primario, es decir, que pueda financiar por sí misma su gasto corriente sin contar los intereses de la deuda.


Atenas asegura que ese umbral ya se ha alcanzado a finales de 2013, con un superávit primario de 1.000 millones de euros. Eurostat, sin embargo, no validará ese dato hasta el mes de abril.
Las negociaciones para el tercer rescate, sin embargo, no parece que puedan esperar tanto, porque el Gobierno griego afronta unas elecciones europeas en mayo de las que depende su supervivencia.


Bruselas podría ofrecer antes de esa fecha algún compromiso sobre las nuevas ayudas, aunque no se oficialicen hasta el próximo verano, como recordó ayer mismo el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. Fuentes diplomáticas en Bruselas cifran ya en más de 10.000 millones de euros ese paquete, a sumar a los 240.000 millones aprobados hasta ahora.
El Gobierno de Antonis Samaras, sin embargo, no se conforma con un nuevo programa y reclama un debate sobre la “sostenibilidad de la deuda, eufemismo tras el que se esconde una reestructuración de la deuda.


Dijsselbloem advirtió ayer que Holanda no puede aceptar esa solución. En los mismos términos se expresó la semana pasada el ministro español, Luis de Guindos. Así que el choque de trenes entre Atenas y el Eurogrupo no está descartado.

La troika y Atenas acercan posiciones

La troika y Atenas acercaron ayer posiciones sobre las medidas necesarias para liberar el siguiente tramo de ayudas del segundo rescate. Fuentes griegas, citadas por Reuters, aseguraron que las dos partes han resuelto su disputa sobre el presupuesto de 2014, lo que despejaría el camino para que el Eurogrupo y el FMI comiencen a desembolsar otros 5.000 millones. A finales de año, el Eurogrupo liberó 1.000 millones de euros (500 millones con cargo a las ganancias obtenidas por los bancos centrales con la compra de deuda griega), pero bloqueó el resto de desembolsos a la espera del visto bueno de la troika (CE, BCE y FMI). Desde entonces, la troika no ha podido regresar a Atenas. Grecia ya ha recibido más de 214.000 millones de euros en total, sin contar la quita al sector privado de 2012.

Normas