Pretende abrir su capital a inversores y emitir bonos

Teknia prevé captar 98 millones para financiar su expansión

Antonio Miralles, director financiero del grupo Teknia.
Antonio Miralles, director financiero del grupo Teknia.

Teknia se ha marcado como objetivo a medio plazo duplicar su facturación. La intención de la empresa de componentes para la industria de la automoción es alcanzar los 400 millones de ingresos en 2017, un 107% más que lo facturado en 2013. A cierre de este año, las ventas de Teknia han alcanzado los 193 millones de euros, un 5% más que en 2012.

“Atravesamos un año muy malo en 2012 y nos vamos recuperando poco a poco”, reconoce a Cinco Días Antonio Miralles, director financiero del grupo Teknia. La compañía se ha marcado como meta que su ebitda represente el 14% sobre las ventas del grupo, después de caer cerca del 5% en 2012. El año pasado cerraron con un 8,8% sobre ventas, unos 17 millones de ebitda.

En cuanto al plan estratégico de cara a 2017, Miralles afirma que solo 310 millones de euros de la facturación de la empresa provendrían de “crecimiento orgánico puro”. El resto se obtendrá gracias a las compras que la compañía pretende hacer para reforzar su presencia en mercados como Norteamérica, donde ya cuenta con una oficina en Detroit, y Rusia, India o China.

La compañía se ha fijado un presupuesto de unos 105 millones de euros en inversión para apuntalar esta expansión, de los que al menos 98 millones serán “de captación nueva, no con fondos propios”, asegura Miralles.

En este sentido, el director financiero explica que la “financiación bancaria es muy complicada en este momento” y, por eso, la compañía está estudiando “vías alternativas” para sus fondos.

Por un lado, está diseñando un proyecto de captación de inversores a través de una ampliación de capital de entre el 20% y el 30%. Esperan conseguir entre 20 y 30 millones de capital nuevo con esta operación.

Además, prevén emitir bonos en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) o en una emisión privada sin rating para obtener entre 20 y 25 millones de euros. Están analizando otras vías no bancarias para recoger el resto del dinero previsto.

“No renunciamos a la financiación bancaria, pero ahora mismo el 100% de nuestra deuda está en los bancos. Queremos que este instrumento solo represente el 60% de nuestra deuda”, detalla Miralles. Actualmente, la deuda del grupo está en dos veces su ebitda y quieren reducirla hasta las 0,72 veces en 2017.

Los 105 millones que prevén invertir a medio plazo se van a repartir entre las compras y los fondos necesarios para su crecimiento orgánico. Respecto de las adquisiciones, Miralles dice que cuentan con un presupuesto aproximado de 49 millones. Están “buscando empresas con tecnología similar o complementaria a las tres con las que ya trabaja Teknia”, aclara Miralles. La empresa tiene desarrollos en metal, plástico y mecanizados para la automoción.

Pero en cuanto a tipo de socio deseado, el directivo asume que “cada país tiene su receta”. Donde manifiestan “mucho interés” por cerrar una compra es en Norteamérica. A través de su oficina de Detroit y de su planta de México, ya están aprovechando el tirón del mercado de EE UU, en clara recuperación tras la crisis automovilística de 2009.

En India y en China apuestan por una compañía “con una facturación de más de 20 millones”.

Otros 57 millones para crecimiento orgánico

Teknia prevé una expansión muy fuerte para este año en los países del Este. “Estamos preparando inversiones muy importantes de expansión en Polonia y República Checa”, afirma Miralles, que avanza que están realizando “adquisiciones de terreno para nuevas plantas productivas” en esta zona. “No tenemos previsto comprar empresas aquí. Todo nuestro crecimiento vendrá por la evolución de Teknia”.

Para este desarrollo interno de la empresa, la compañía ha presupuestado una inversión aproximada de unos 57 millones de euros. “Esperamos crecimientos orgánicos fuertes en nuestras filiales de República Checa, de Brasil y de Marruecos”. Una compra en EE UU incrementaría este desarrollo orgánico para su filial de México y en la zona.

España y la Europa de los Quince no entran, en principio, dentro de su esquema de desarrollo vía compras. Tal y como explica el director financiero, “solo realizaremos adquisiciones pequeñas, de no más de 1,5 millones, para mantener los volúmenes de producción de las instalaciones productivas”. “Aunque en España se está recuperando la producción, en Europa aún hay cierta sobrecapacidad. El mercado francés no levanta, el italiano tampoco y los alemanes no lo han conseguido aún”, asegura.

Para Miralles, los fabricantes de coches en España se han visto obligados a realizar duros recortes de costes para ganar competitividad y poder exportar. La industria “da signos de recuperación, pero todavía no está sana del todo”. El director financiero apunta que es necesario trabajar “en mayor flexibilidad laboral y en mantener los niveles de competitividad”.

Miralles compara EEUU con Europa, dos grandes mercados automovilísticos, e indica que la recuperación en EE UU es más rápida porque no hace frente a “políticas dispares”.

Normas