La demanda de riesgo español se recupera

De izquierda a derecha, sentados: Reyes Bover, Óscar Álvarez y Álvaro Solis; de pie: Ángel Tejada, Fernando Delgado, Fátima Martín, Julián Lopez, Joanes Rojo, Gonzalo Cid-Luna y Íñigo Tassara.
De izquierda a derecha, sentados: Reyes Bover, Óscar Álvarez y Álvaro Solis; de pie: Ángel Tejada, Fernando Delgado, Fátima Martín, Julián Lopez, Joanes Rojo, Gonzalo Cid-Luna y Íñigo Tassara.

BBVA subió del segundo al primer puesto en el ranking de bancos emisores de Thomson Reuters. La entidad colocó 14.458 millones de euros frente a los 11.992 millones del año anterior, mientras que el número de operaciones en las que participó aumentó de 73 a 89. La cuota de mercado del banco creció también del 11,8% al 13,8%.

Para Reyes Bover, directora de mercado de capitales de BBVA, tres operaciones fueron claves en 2013 por su carácter estratégico, innovador o de apertura de mercado: la emisión en octubre de 4.000 millones a 30 años por parte del Tesoro, la colocación híbrida (bonos que eventualmente se pueden convertir en acciones) de Telefónica de 1.750 millones para financiar la compra de la operadora alemana E-Plus, y la de 1.500 millones de dólares que realizó el mismo BBVA para reforzar su capital Tier 1.

“El principio de recuperación que pudimos ver en 2012 se ha reflejado claramente en 2013, cuando la demanda por el riesgo español se ha incrementado de manera significativa”, comenta Álvaro Solís, director de mercado de capitales del banco. “Esto ha facilitado una reducción importante de los diferenciales de crédito, el acceso al mercado de nuevas empresas y el uso de alternativas de financiación –por ejemplo, los híbridos– que hasta entonces habían estado reservados a emisores de otras geografías”, añade.

Para 2014, los expertos de BBVA son “muy positivos”, aunque el mercado se ha comportado tan favorablemente desde comienzos de enero que no descartan una pequeña corrección. “Gran parte de las incertidumbres que hemos sufrido durante los últimos dos años se han despejado, entre ellas las dudas sobre la solidez de la moneda única. De modo que la consolidación de esta tendencia dependerá del afianzamiento del euro y de la continuidad de las reformas por parte del Gobierno español”, señala Juan Garnica, de BBVA.

Bover, finalmente, prevé que el activo predominante este año será la deuda sénior, que, en el actual entorno de crédito y tipos, estará abierta a todos los sectores y calificaciones crediticias.

Normas