La relajación del riesgo soberano y el descenso de los tipos de interés facilita la emisión de bonos

Vuelve el apetito por el riesgo español

En 2013 los bancos solventaron sus problemas de financiación y las empresas salieron al mercado

Vuelve el apetito por el riesgo español

El año de la recuperación. Después de un ejercicio 2012 de infarto, “2013 ha sido clave para la consolidación del crédito español, facilitando la actividad de los emisores en 2014”, en palabras de Álvaro Solís, director de mercado de capitales de BBVA, como ya se ha podido comprobar en la reciente emisión sindicada del Tesoro.

El pasado 22 de enero, esta institución encargó a Santander, BBVA, Goldman Sachs, Barclays, Citi y Société Générale la colocación de deuda a diez años, con vencimiento el 30 de abril de 2024. Una operación que superó la demanda de cualquier otra subasta anterior: los inversores hicieron peticiones por casi 40.000 millones de euros y el Tesoro adjudicó 10.000 millones de euros, el mayor importe emitido a través de una colocación sindicada.

Ha sido la continuación de un ejercicio en el que los bancos han solventado sus problemas de financiación y las grandes empresas han salido todas al mercado, apunta Pablo Lladó, responsable de bonos de Crédit Agricole. Y añade: “Este año veremos una recuperación, pausada pero importante, de los ratings del Tesoro, comunidades autónomas, bancos y corporates”.

La positiva evolución de los mercados, el continuo desapalancamiento del sector y los bajos tipos de interés han supuesto que la posición de liquidez de las principales entidades financieras españolas haya mejorado significativamente, afirma Ricardo Gabilondo, responsable de bonos de Citi: “Otro acontecimiento importante que ha contribuido al menor volumen de emisiones sénior en el mercado ha sido la necesidad del sector de capitalizarse”.

La positiva evolución del ejercicio allana el camino a los emisores de 2014

BBVA fue la primera entidad en emitir AT1, capital que computa como Tier 1, en cumplimiento de la normativa de Basilea III. La operación abrió las puertas a otros emisores europeos, incluyendo el Banco Popular, que hizo la primera emisión de AT1 en euros en Europa y una emisión de Tier 2 de CaixaBank.

En general, prosigue Gabilondo, los bajos tipos de interés, la relajación del riesgo soberano y la mayor confianza en el sector financiero europeo han ayudado a los márgenes de crédito del sector financiero en España, “allanando el camino para lo que va a ser un año importante en cuanto a emisiones de capital se refiere”.

El equipo de Banco Popular afirma que se mantiene en el mercado la divergencia entre financieros, que acumulan emisiones netas negativas, y corporates, cuyas emisiones netas han sido muy positivas: “En financieros, la búsqueda de rentabilidad, la expectativa de recuperación económica de la periferia y la reducción progresiva del riesgo soberano han sido factores determinantes para avanzar en la normalización del coste de financiación”.

También señala que, aunque el proceso de desapalancamiento de las compañías continúa, algunas seguirán buscando alternativas a la financiación bancaria con el fin de diversificar su base inversora y reducir el coste de su endeudamiento. Y destaca las emisiones híbridas de Telefónica o Iberdrola para reforzar su capital frente a las agencias de rating.

Los consultados señalan el éxito de las primeras colocaciones de empresas como Prosegur, Madrileña Red de Gas o Gestamp, no solo por el exceso de peticiones en el momento de la colocación de primario, sino también por la reducción de la rentabilidad de sus bonos en secundario en los últimos meses, entre un 1% y 1,5%, lo que es indicador de la fuerza de la demanda para este tipo de nombres.

Además, la creación del MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija) dará una oportunidad a empresas de menor tamaño para iniciarse en los mercados de renta fija.

El equipo de CaixaBank, que considera 2013 un ejercicio muy positivo para el crédito, espera para el actual que el mercado siga dominado por los soberanos dada su elevada necesidad de refinanciación.

“Los financieros se recuperarán en cuanto a volúmenes de emisión, aunque la emisión neta seguirá siendo negativa; los corporates reducirán sus volúmenes de emisión en grado de inversión, en línea con el ejercicio de desapalancamiento y la falta de actividad de fusiones y adquisiciones aunque los corporates especulativos aumentarán su emisión”.

Mejora de los ratings y de la prima de riesgo

Tanto los ratings como la prima de riesgo mejorarán este año, según se materialicen las mejores expectativas económicas, aseguran en Banco Popular:

"La prima de riesgo a 10 años tiene un margen de mejora de hasta 50-75 puntos. En cuanto al rating de España, S&P subió la perspectiva de negativa a estable en noviembre y no descartamos una subida desde el BBB- actual en su reunión de mayo. En febrero, Moody’s también podría elevar el rating”.

Operaciones con plazos más largos

Durante la primera parte del año, a medida que los tipos vayan subiendo, los emisores irán previsiblemente a plazos medios para evitar el sobrecoste de la curva. En el sector público, la normalización de los mercados también traerá consigo emisiones a más largo plazo”, según Société Générale.

El equipo de Barclays espera un aumento de los bonos en formato subordinado, en especial en bancos.

Normas