Los eleva del 5% al 5,5%

Sudáfrica sube tipos tras los pasos de India y Turquía

La tensión crece en los países emergentes después de la fuerte caída del peso argentino y ante el temor de que la Reserva Federal decida hoy un nuevo recorte de estímulos, por otros 10.000 millones de dólares mensuales, que contribuya a debilitar la apuesta inversora internacional por estas economías.

Los bancos centrales de los países emergentes se están movilizando con rapidez y hoy es el de Sudáfica el que sube tipo, del 5% al 5,5%. Mientars tanto, y en espera de la decisión de hoy de la Fed, que será la última con Bernanke al frente, las divisas emergentes siguen cayendo, incluida la lira turca, en principio impulsada por la firma decisión de su banco central de elevar tipos del 7,75% al 12%.

Los Bancos centrales de la India y Turquía ya dieron ayer un paso al frente para detener el contagio que ha activado Argentina con su crisis cambiaria y que ha dado la voz de alarma entre los países emergentes ante el peligro de una brusca retirada de capitales. El fin del programa de estímulos de la Fed, conocido desde el pasado mayo y no activado hasta diciembre, fue el punto de inflexión evidente en la relación entre las economías emergentes y los inversores internacionales.

Si bien el Banco Central indio se limitó a aplicar un alza en los tipos de interés de 25 puntos básicos, el turco fue mucho más agresivo. En un gesto anticipado ya durante todo el día de ayer, la autoridad lanzó un salvavidas a la lira, la moneda nacional, al subir los tipos de interés en 425 puntos, del 7,75% al 12%.

Los mercados emergentes recibieron inversiones masivas durante la crisis en los mercados desarrollados gracias al dinero barato proporcionado por la Fed o el BCE: el 40% de la deuda soberana de Brasil está en manos de inversores extranjeros, un porcentaje que se eleva al 50% en el caso de Turquía y al 86% en el de Sudáfrica. El derrumbe del peso argentino la semana pasada y la presión vendedora que ha inyectado sobre el conjunto de las divisas emergentes amenaza con revertir esta tendencia, sobre todo ahora que la Reserva Federal está retirando los estímulos.

“Las economías emergentes permanecen expuestas al riesgo de un brusco parón. El precio de los activos no solo refleja las expectativas y opiniones de los inversores, sino también un compromiso con los cambios cuando es necesario. Si las autoridades no se comprometen al cambio y las reformas que son necesarias para generar un nuevo modelo de crecimiento, el precio de los activos se ajustará todo lo que sea necesario para generar ese cambio. Pueden si no preguntárselo a España”, advierte Morgan Stanley en un informe fechado la semana pasada.

El mensaje que lanzan los inversores queda claro para unas economías que con crecimientos ahora más débiles que hace un lustro y que empiezan a acusar debilidades en su balanza fiscal o sobre los que surgen ahora las advertencias por sus niveles de endeudamiento y aumento del crédito, que en países como Turquía crece a ritmos del 20%.


Normas