Nueve pintores y nueve poetas de Castilla y León colaboran en una iniciativa solidaria de Bodegas Emina

Maridaje con el arte y la cultura

Nueve pintores diseñarán cada uno una etiqueta

Nueve poetas compondrán cada uno un poema para la contraetiqueta

Las etiquetas vestirán 900 botellas de un crianza de Ribera del Duero que serán subastadas

Lo obtenido se entregará a Cruz Roja y el Banco de Alimentos

Los poetas y pintores que participan en la iniciativa solidaria de Emina posan junto a Carlos Moro, presidente de Matarromera (en el centro, con corbata), en las bodegas de la compañía.
Los poetas y pintores que participan en la iniciativa solidaria de Emina posan junto a Carlos Moro, presidente de Matarromera (en el centro, con corbata), en las bodegas de la compañía.

El vino, componente destacado de la cultura mediterránea, ha sido muchas veces protagonista en las más diversas manifestaciones artísticas. El cultivo de la vid, los secretos de la elaboración del vino o las costumbres de su consumo impregnan muchas páginas de la literatura y numerosas obras de arte.

El grupo Matarromera, a través de Bodegas Emina, vuelve a unir vino y arte, juntos esta vez por una causa solidaria. La bodega castellanoleonesa ha lanzado una iniciativa que consiste en el diseño de una edición limitada de nueve etiquetas que vestirán uno de sus vinos, diseñadas por otros tantos pintores castellanoleoneses, uno por cada una de las nueve provincias de Castilla y León. Asimismo, las contraetiquetas lucirán nueve poemas de otros tantos poetas de la región, también uno por cada una de las provincias.

“El vino es una parte importante de la cultura, de la historia, de la liturgia. No podemos perder esta cultura mediterránea. Queríamos enlazar el vino con su aplicación y lo que de él se ha cantado, en la literatura, la poesía…”, afirma Carlos Moro, presidente y fundador del grupo Matarromera. “Por eso, queríamos hacer algo señero y particular al respecto. Elegir a nueve pintores y nueve poetas de la comunidad y unirlos al azar, como una forma de enlazar el territorio”, destaca.

Con todo ello se creará una edición limitada de 900 botellas de “un vino que será especial, un tinto de Ribera del Duero de Emina; será un crianza, porque es más especial, con más armonía”, señala Carlos Moro. Estas botellas serán subastadas el 23 de abril, coincidiendo con la celebración del Día dela Comunidadde Castilla y León. Lo obtenido con la subasta irá destinado íntegramente a Cruz Roja y el Banco de Alimentos.

Compromiso cultural

“Bodegas Emina siempre ha estado comprometida con el arte y la cultura”, asegura su presidente, Carlos Moro. “Está en su misma esencia, desde su logotipo”, afirma. Presidiendo la entrada de la bodega está Oinoz, creada por Cristóbal Gabarrón. Se trata de un homenaje a las gentes que hicieron vino, cuyo legado permanece hasta nuestros días.

“La subasta sirve en este caso también para la difusión de la cultura. Será una subasta abierta, accesible a todo el mundo”, indica el presidente de Matarromera. La edición está limitada a 900 botellas, “porque se pretende que sea especial y único, con un componente de la filosofía de Emina, vinculada al arte y a la cultura”.

En la elección de los artistas, Carlos Moro ha contado con la ayuda del director de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo, periodista y poeta, quien aconsejó sobre los candidatos idóneos y él mismo se encargó de contactar. Las parejas (que harán etiqueta y contraetiqueta) se han hecho al azar. Ninguno coincide con otro artista que represente a su misma provincia.

Artistas comprometidos

“Cuando me lo propuso Carlos Aganzo me pareció fascinante. Aúna poesía, arte y elementos del mundo empresarial. Y esto unido al prestigio que dala DO Riberadel Duero”, cuenta el poeta salmantino José Luis Puerto. “El vino siempre ha tenido vinculación a la cultura y la sociedad. Los artistas también estamos comprometidos con la sociedad”, asegura.

“Es una iniciativa muy bonita”, coincide el pintor berciano José Sánchez Carralero. “Hay algo latente en ese emparejamiento espontáneo, sin condiciones, que simbólicamente vincula a toda la región”, afirma. “La actitud estética no es producto solo del arte, sino también de entrega, de lo que se hace con amor; es la vinculación que se da entre arte y vino”. Sánchez Carralero, que asegura sentirse especialmente sensibilizado con el mundo del vino pues, hijo de enólogo, nació encima de una bodega, asegura estar trabajando ya en el proyecto, dándole vueltas a varios esbozos en su cabeza.

Puerto avanza que su poema va a ser una suerte de brindis en cinco versos, que entronca con la tradición popular de los brindis entre los campesinos. “Un brindis por la fraternidad, símbolo de mesa y reunión, y por la salud de todos. La resacralización del mundo”.

Un territorio enlazado por el azar

Carlos Aganzo, poeta y periodista, director de El Norte de Castilla, ha seleccionado y contactado a los pintores y poetas de Castilla y León que participan en la iniciativa del grupo Matarromera Castilla y León es vino, arte y cultura. Son nueve pintores y nueve poetas que representan a todas y cada una de las nueve provincias castellanoleonesas y su emparejamiento ha sido fruto del azar. De hecho, muchos de ellos no se conocían hasta ahora.

Jesús Hilario Tundidor, poeta de Zamora, formará pareja con Florencio Maíllo, pintor salmantino; la escritora palentina Esperanza Ortega y el pintor vallisoletano Carlos de Paz; Juan Carlos Mestre, poeta leonés, y Félix Cuadrado Lomas, pintor vallisoletano; el poeta salmantino José Luis Puerto y el pintor palentino Félix de la Vega; el poeta salmantino Antonio Piedra y el pintor vallisoletano Fernando Sánchez; el poeta segoviano David Hernández y el pintor soriano Carlos Sanz Aldea; Ricardo Ruiz, poeta burgalés, y Enrique Seco, pintor zamorano; Fermín Herrero, poeta soriano, y José Sánchez Carralero, pintor leonés, y José María Muñoz Quirós, poeta abulense, y José María González Cuasante, pintor burgalés.

Normas