La revisión es peor de lo esperado por los analistas

Nintendo anuncia pérdidas anuales, tras rebajar un 69% su previsión de ventas de Wii U

La entrada de nuevos jugadores como Valve o Huawei complicarán aún más el mercado para la firma nipona

Juegos para la consola Wii U de Nintendo.
Juegos para la consola Wii U de Nintendo.

Nintendo vive un momento complicado. El fabricante de consolas japonés anunció este viernes una rebaja drástica en las expectativas de ventas de su consola de nueva generación Wii U y aseguró que entrará en pérdidas para su año fiscal, que acaba el próximo marzo.

La compañía avanzó unas pérdidas netas de 25.000 millones de yenes (unos 176 millones de euros), tras unas decepcionantes ventas de sus consolas Wii U y Nintendo 3DS durante la campaña navideña. Así, Nintendo ha revisado a la baja su anterior expectativa de resultados para el conjunto de su ejercicio, que apuntaba a un beneficio neto de 55.000 millones de yenes (unos 387 millones de euros).

Nintendo prevé alcanzar al cierre de su ejercicio un volumen de ventas de 590.000 millones de yenes (4.154 millones de euros), un 35,9% por debajo de sus proyecciones iniciales y un 7,1% menos de la facturación registrada en su anterior año fiscal.

Según explicó la compañía, “en la recta final del año, que representa la mayor proporción de la facturación anual, las ventas de software con un margen relativamente alto fueron muy inferiores a lo previsto debido fundamentalmente a que nuestras ventas de hardware no alcanzaron el nivel esperado”.

La situación es preocupante para el fabricante nipón, pues ha rebajado un 69% su previsión anual de ventas de la Wii U, pasando de los 9 millones de unidades previstos a los 2,8 millones que ahora calcula. Nintendo, que se enfrenta a una dura competencia con Sony y Microsoft, y con los smartphones (utilizados cada vez más como máquina de juego), también ha recortado en un 25% su expectativa de ventas de la consola 3DS (de 18 millones a 13,5 millones), así como un 17,5% las de software para este dispositivo. El recorte en software para la Wii U es de un 50%.

“La revisión es mucho peor de lo que esperábamos”, aseguró a Bloomberg Yusuke Tsunoda, analista de Tokay Tokyo Securities. Ahora, habrá que ver cuál es la reacción de Nintendo, pues las nuevas Xbox One y PlayStation 4, le han puesto las cosas muy difíciles, y nuevas propuestas, como las de Valve (y sus consolas Steam Machines) o la de Huawei (Tron), amenazan con endurecer aún más el mercado.

Normas