Acerinox, Repsol, Gas Natural y Red Eléctrica, en el punto de mira

Ocho cotizadas con riesgo de perder grandes accionistas

Ocho cotizadas con riesgo de perder grandes accionistas

Los bancos han ido soltando lastre de empresas cotizadas a lo largo de todo el año pasado. La necesidad de reforzar capital ha impulsado estas operaciones, que se han acelerado en el arranque de 2014, ante la escalada de la Bolsa española.

El Ibex ha subido en las 12 sesiones de Bolsa del nuevo ejercicio un 5,54%, y un buen puñado de compañías se anota incluso alzas superiores al 30%, como Solaria, Codere, Fersa y FCC. Incluso algunas inversiones realizadas en el pico de la renta variable española, allá por 2007 –el Ibex alcanzó su récord el mes de noviembre de ese año en los 15.945 puntos–, comienzan a ser rentables.

La tercera edición de las normas internacionales de banca, conocidas como Basilea III, aprieta un poco más a las entidades financieras. Ya no es que necesiten plusvalías para reforzar sus reservas, sino que las participaciones en otras empresas provocan elevados consumos de capital, especialmente aquellas que superen el 10% del capital.

Esta misma semana se han concentrado varias desinversiones. Bankia ha vendido su 12,6% en NH Hoteles, CaixaBank se ha deshecho del 5% de BME y Liberbank también de un 5% de Ence.

Ahorro Corporación señala en su estrategia anual para 2014 que la buena noticia es que “el apetito inversor por este tipo de participaciones ha hecho que las últimas colocaciones se hayan realizado sin apenas descuento, lo que reduce el riesgo de salida accionarial asociado al proceso”.

Sin ir más lejos, Bankia vendió el jueves sus acciones en el grupo hotelero a una treintena de grandes fondos de inversión sin ningún descuento. Es más, NH Hoteles terminó el viernes con una subida del 0,91%.

Ahorro Corporación y otros expertos consultados señalan que las participaciones en manos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) son susceptibles de ser vendidas. Mantiene acciones en Ebro (10,2), Red Eléctrica (20%), Enagás (5%), IAG (2,7%) e Indra, en la que controla el 20% tras comprar la participación a Bankia. El año pasado vendió un 1,5% del Grupo Airbus (la antigua EADS) y todavía conserva un 3,8%.

Varios valores tienen a bancos o a antiguas cajas de ahorros en su capital, como Abertis (23,1%), CAF (22,1%), GAM (19,6%), Iberdrola (10,1%), Lingotes Especiales (10,7%), Tecnocom (20,1%), Telefónica (5%), Uralita (10%) y Zeltia (3%), entre otras compañías.

Estos son ocho valores señalados como con riesgo de desinversión, de acuerdo a Ahorro Corporación y otros expertos. 

Acerinox 

La familia Del Pino controlaba en un principio el 5% del fabricante de acero inoxidable. Lo adquirió a finales de 2006 por unos 250 millones de euros, pero después ha ido soltando pequeños paquetes de títulos de Acerinox. Llevó a cabo la última desinversión el pasado 16 septiembre, cuando vendió un 1,9% y ahora controla el 3% Lo hizo a través de una colocación acelerada a 8,15 euros por acción, lo que supuso un descuento de tan solo el 1,2% respecto al precio de cierre de la sesión en la que se ejecutó la operación. 

Respecto al precio al que hicieron caja los Del Pino, la acción ha escalado hasta situarse en los 9,652 euros a cierre del viernes. En todo caso, su inversión dista de ser rentable para los accionistas que fundaron, y controlan, Ferrovial. Hace siete años adquirieron cada acción a unos 19,3 euros. 

El resto de la estructura accionarial de Acerinox se ha demostrado más que sólida a lo largo de los años, con Alicia Koplowitz, que controla alrededor de un 13%, Los March, que a través de Corporación Alba poseen el 23,5% y la empresa japonesa Nisshin Steel, aliada estratégica de la española desde su creación.

Los analistas son benévolos con el futuros bursátil de Acerinox. El 36% de los que lo cubren aconseja comprar; el 40%, mantener; y el 24% restante, vender.

Duro Felguera

La empresa de ingeniería asturiana va como una moto en Bolsa, pese a que varios de sus accionistas de referencia podrían abandonar el barco. Ahorro Corporación señala a Residencial Vegasol y a TSK.

Residencial Vegasol es una promotora gijonesa que desembarcó en el capital de Duro Felguera en 2005 y que llegó a controlar más del 16% de la compañía en 2011. Pero desde entonces ha ido reduciendo su participación en la firma, hasta dejarla en el 3%, y previsiblemente seguirá vendiendo. 

Duro Felguera, de hecho, hizo una opa parcial el año pasado para dar liquidez a algunos de sus accionistas, y entre los que vendieron aparece la inmobiliaria con sede en Gijón y controlada por el empresario José Antonio Aguilera Izquierdo. La también gijonesa TSK está en plena retirada: llegó a tener el 10% en 2007 y ahora le queda tan solo el 2,5%, según los últimos datos registrados en la CNMV.

La compañía ha encadenado, con 2013, cinco años consecutivos en positivo, y está a menos de un 1% de los máximos históricos que alcanzó en septiembre de 2013. El 55,6% de los analistas que la cubren aconseja comprar sus acciones; el 33,3%, mantener; y el 11,1% restante, vender.

Gas Natural 

Ahorro Corporación apunta a Repsol como un posible accionista que puede deshacerse de una parte de su participación en la compañía energética, que se sitúa en el 30%. Esta posibilidad suena en el mercado desde hace meses, si bien no ha llegado a concretarse.

CaixaBank, máximo accionista con el 35% de Gas Natural, también es un posible vendedor, aunque en este caso la entidad financiera siempre ha zanjado los rumores al asegurar que no se plantea la venta de ningún porcentaje en la compañía gasista.

Gas Natural es un valor muy querido por la comunidad inversora. El 45,2% de los analistas recopilados por Bloomberg recomienda comprar; el 32,3%, mantener;y el 22,5%, vender.

Realia

Es un secreto a voces que tanto FCC, que controla un 36,9% de la inmobiliaria que preside Ignacio Bayón, como Bankia, con un 25%, planean salir de la compañía. Además han comentado que estudiarán la desinversión de manera conjunta. 

La compañía inmobiliaria salvó un juego de partido el pasado mes de julio, cuando logró la refinanciación de un crédito de 792 millones vinculado a la actividad de promoción que extenderá su vencimiento hasta el 30 de junio de 2016. 

Entonces, la firma se comprometió a “obtener fondos mediante los ingresos generados por el propio negocio y por la incorporación de nuevos inversores, con el objetivo de amortizar la deuda”. Es decir, abrió la puerta a nuevos accionistas.

Realia salió a Bolsa en junio de 2007 a un precio de referencia de 6,5 euros por acción, cuando el viernes concluyó a 0,895 euros. Las minusvalías de los inversores que acudieron a la Oferta Pública de Venta (OPV) son del 86,2%. Los analistas consultados por Bloomberg aconsejan en su mayoría –un 60%– vender sus acciones, mientras que el 40% aconseja comprar.

Repsol 

El grupo petrolero, en plenas negociaciones para resolver el conflicto con Argentina por la expropiación de YPF, tiene como accionista a Sacyr, que controla el 9,5% del capital. La compra del grupo constructor, también en plenas conversaciones para solventar los problemas en Panamá a cuenta de las obras en el Canal, se remonta a 2006. Presidida entonces por Luis del Rivero, la empresa se endeudó en más de 5.000 millones de euros para comprar el 20% de Repsol.

La posibilidad de que salga o al menos deshaga parte de su participación está encima del tapete bursátil. Ya a finales de 2011 la propia Repsol alivió el peso de la deuda de su accionista al acordar la compra del 10% de la participación en manos de Sacyr. En un principio, se la anotó como autocartera y después ha ido colocándola a distintos inversores, entre ellos a la sociedad de Inversión de Singapur Temasek, que controla el 6,3%. 

Los analistas son optimistas con Repsol, a la que conceden un precio objetivo medio de 20,2 euros por acción, frente a los 19 euros a los que concluyó el viernes. El 42,5% aconseja adquirir las acciones de la petrolera; el 50%, mantenerlas; y el 7,5%, venderlas. 

Red Eléctrica

La participación de la Sepi en el gestor técnico del sistema de la red eléctrica española alcanza el 20%. Según los cálculos de Ahorro Corporación el precio de entrada del vehículo de inversiones estatales entró a un precio de 2 euros por acción. El viernes, Red Eléctrica cerró a 54,06 euros por acción, de forma que las plusvalías de la Sepi en la compañía son de nada menos que un 2.600%. El Gobierno, de hecho, autorizó en 2011 que la Sepi vendiera hasta el 10% de la compañía, si bien hasta el momento ha mantenido sin variaciones su participación.

Red Eléctrica, que se sitúa en máximos históricos, es visto como un valor que debe mantenerse en cartera por el 55,2% de los analistas del consenso de Bloomberg. 

Ebro

También la Sepi está en el capital del grupo de alimentación, donde controla un 10,2% del capital. Los analistas de Ahorro Corporación indican un precio de entrada para la sociedad estatal de 25 euros por acción, cuando Ebro concluyó el viernes a 17 euros por acción. 

Pese a que la cotización del productor de arroz ha remontado con fuerza desde los mínimos que marcó por debajo de los 7 euros por acción en 2009, la Sepi seguiría registrando minusvalías latentes en el entorno del 32%. En el caso de Ebro, el 15,8% de los expertos consultados por Bloomberg aconseja comprar; el 63,2%, mantener;y el 21%, vender.

Tubacex

El fabricante de tubos de acero inoxidable sin soldadura tiene como accionista de referencia a Bagoeta, dueño del fabricante de tubos con soldadura Condesa. Su última comunicación registrada en la CNMV indica que controla un 17,7% del capital de Tubacex.

Desde el departamento de análisis del bróker controlado por las cajas de ahorros indican que esta participación corre riesgo de ser vendida. Varias cajas presentes en el capital de Tubacex, como Caja 3 (absorbida por Ibercaja), Liberbank y BMN han ido saliendo del capital de la firma en los últimos años.

La compañía, que cerró el viernes a 2,99 euros por acción, está muy lejos de sus máximos de los 7,17 euros alcanzados en octubre de 2007.

Normas