Pide simplificar el sistema fiscal

Barroso asegura que Bruselas no reclamará una subida del IVA a España

El presidente de la CE elogia las reformas de Rajoy y pide medidas para crear empleo

"Europa no es el problema, es la solución", clama el dirigente comunitario

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en La Moncloa.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en La Moncloa. REUTERS

Intercambio de elogios. Si ayer fue Mariano Rajoy quien alabó la figura de José Manuel Durao Barroso durante la entrega del Premio Europeo Carlos V, hoy ha sido el presidente de la Comisión Europea quien ha elogiado las reformas emprendidas por el Gobierno que han permitido “mejorar la competitividad de la economía”. En cualquier caso, Barroso instó al Ejecutivo de Rajoy a aprovechar la futura reforma tributaria para simplifica la estructura impositiva de España. El dirigente europeo aseguró que Bruselas no reclamará una subida del IVA a Rajoy. Sin embargo, todos los informes de la Comisión Europea sugieren que España reduzca el listado de productos y servicios que aplican los tipos reducidos del 4% y del 10% en lugar del gravamen general del 21%.

Rajoy recogió el guante y aseguró que la reforma tributaria que el Ejecutivo planea aprobar antes de verano pretende simplificar el modelo tributario y garantizar la suficiencia de recursos. Además, avanzó que se establecerán incentivos al ahorro. En este sentido, la Comisión Europea en su último informe sobre España criticó la reducción fiscal por aportaciones a planes de pensiones por generar “efectos regresivos” y “falsear la composición del ahorro”.

A pesar de los elogios, Barroso recordó el lastre que supone para la economía el elevado desempleo, especialmente juvenil. En este sentido reclamó que se adopten medidas para acabar con la dualidad del mercado de trabajo, aunque aclaró que en ningún caso reclamaba una segunda reforma laboral. De hecho, aseguró que los cambios adoptados por el Ejecutivo en el mercado de trabajo han sido positivos al fomentar la “flexibilidad interna y la moderación salarial”.

Barroso ha aprovechado su intervención para hacer una acérrima defensa de la UE. "Europa no es responsable de la crisis", señaló el presidente de la CE, que culpó de la recesión a los mercados financieros, al excesivo gasto público y la falta de control en los mercados. "Europa no el problema, es la solución", clamó Barroso. El dirigente comunitario rechazó que los ajustes económicos fueran exigencias de Bruselas y defendió que las medidas "dolorosos" se hubieran adoptado igual porque "con euro o sin euro, España habría tenido que acometerlas para ganar competitividad”.

Barroso, durante la comparecencia conjunta con Rajoy, esperaba la pregunta sobre la consulta soberanista impulsada por la Generalitat de Cataluña. “Si una parte de un Estado miembro se convierte en otro Estado, se convierte en lo que se llama un país tercero con respecto a la UE. Esto es claro y lo quiero decir para que no haya dudas”, leyó el dirigente europeo, que insistió en que el conflicto político con Cataluña es “un asunto interno de España”.

El presidente del Gobierno, por su parte, aseguró que es “imposible dialogar” mientras la Generalitat de Cataluña siga adoptando “medidas unilaterales”. El jueves, el Paralamento catalán aprobó una solicitud para que el Congreso delegue a la Generalitat la potestad para convocar referéndums, una medida que puede calificarse de simbólica en la medida en que no será aprobada por las Cortes.

Por otra parte, el Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un proyecto de ley de racionalización del sector público, necesario para suprimir e integrar organismos de la administración y aligerar su peso, y que también servirá para simplificar los trámites administrativos, lo que permitirá, por ejemplo, que haya una única licencia deportiva para todo el país o que el BOE sea el lugar en el que los ciudadanos consulten cualquier notificación pública que les afecte. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que el conjunto de la Administración Pública ahorró 30.000 millones de euros en 2012.

 

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar