Los ingresos podrían aumentar un 7,6%

Las cuentas empresariales pasarán de puntillas por los mercados

Un operador en la Bolsa de Nueva York
Un operador en la Bolsa de Nueva York

Mientras los mercados continúan con la resaca de los bancos centrales, en las próximas semanas los resultados empresariales tomarán el testigo.Alcoa fue la encargada el pasado jueves de hacer los honores y los datos divulgados por la productora de aluminio no sirvieron para animar las compras. Con este antecedente la pregunta que ronda a los inversores es qué cabe esperar de las cuentas del cuatro trimestre ¿Será Alcoa la excepción o por el contrario la tendencia a seguir por el resto de cotizadas? ¿Servirán estos datos para acelerar la corriente alcista de 2013 o se convertirán en la excusa para la corrección?

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi para España, señala que desde la firma manejan “unas subidas anuales de los ingresos y del beneficio de un dígito para finales de 2013 mientras que el mercado estima un rango de entre el 12 y el 14%”. “Esto se produce después de que en el tercer trimestre los resultados se incrementaran un 3%”, indica. Por su parte, desde Reuters calculan un ascenso de los ingresos del 7,6% y afirman que de las 18 compañías del S&P 500 que han reportado datos de ingresos el 56% han superado las previsiones.

Rodrigo García, analista de XTB, considera que si hubiera sorpresas positivas estas vendrían de la mano de los sectores más cíclicos como los bancos, las telecomunicaciones o el sector tecnológico. Es decir, empresas que “necesitan una leve mejora de la situación económica para obtener buenos resultados”, apunta García.

A pesar de este clima favorable, la mayoría de los expertos coinciden en señalar que las cuentas no van a tener influencia sobre los mercados salvo contadas excepciones. Uno de los defensores de esta tesis es Daniel Pingarrón, de IG Markets, que cree que los resultados no son a día de hoy un catalizador a pesar de que aproximadamente el 70% de las empresas están batiendo sus previsiones de beneficios. En definitiva, y siguiendo las palabras de Martínez Campuzano, el mercado se debe ahora a la percepción de elevada liquidez fruto de las políticas monetarias laxas.

En manos de los bancos centrales y los datos macro

La renta variable sigue siendo la opción estrella a la hora de elaborar la estrategia de inversión. Sin embargo, que lo vaya a hacer bien en el conjunto del año no significa que en los primeros meses el mercado sea testigo de importantes revalorizaciones. Solo basta con echar un vistazo a las plazas y en lo que va de ejercicio salvo las Bolsas periféricas, el resto apenas han reflejado una tendencica clara. Los inversores siguen esperando a conocer si finalmente se confirman las previsiones de los organismos internacionales que después de varios años apostando por los emergentes vuelven a situar a los países desarrollados en el epicentro del crecimiento global. Esta semana no se espera una avalancha de cifras macro con la excepción de la publicación del libro Beige de la Fed, el IPC de diciembre o las cifras semanales de desempleo.

Normas
Entra en El País para participar