El viernes subió un 0,55%, hasta los 10.290 puntos

El Ibex arranca el año con una subida semanal del 5%, la mayor desde julio

Vista general del parqué madrileño.
Vista general del parqué madrileño. EFE

Semana esplendorosa para el Ibex. Salvo el respiro del jueves en forma de leve toma de beneficios, el resto de jornadas ha registrado jugosos avances. El saldo de la primera semana completa del año es un acelerón del 5,03%, la mejor marca desde el mes de julio de 2013. El viernes cerró con un avance del 0,55%, hasta los 10.290,6 puntos. El comportamiento de la deuda pública es, por su lado, aún más primoroso. El bono a 10 años se mantiene en niveles de finales de 2009 con un rendimiento de 3,8%.

El minirally en la renta variable española ha mantenido su vigor pese a las endebles referencias macroeconómica del día. Los datos de empleo en Estados Unidos conocidos el viernes han sido bastante más flojos de lo esperado. En diciembre se crearon 74.000 puesto de trabajo frente a los 197.000 esperados por el consenso recopilado por Bloomberg. No obstante, la tasa de paro sí ha bajado en tres décimas, del 7% al 6,7%, debido al mayor número de personas que han abandonado la búsqueda de trabajo y que por esa razón desaparecen de la fuerza laboral. Los parqués de EE UU sí han acusado el golpe. El Dow Jones cede un 0,35% y S&P 500 se deja un 0,28%.

El resto de plazas europeas, sin embargo, han cerrado trufadas por las compras con un avance del 0,44% en el Euro Stoxx 50. Londres se ha apuntado un 0,73%; París, un 0,60% y Fráncfort un 0,55%. Los inversores del Viejo Continente se han recuperado pronto de los sinsabores que dejó la primera reunión del año del consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. El presidente de la institución, Mario Draghi, se limitó a repetir en su intervención mensual que mantendrá una política monetaria acomodaticia el tiempo que sea necesario y que actuará cuando la situación lo requiera para deshacer posiciones. Además de la debilidad de la incipiente recuperación económica en la eurozona y el riesgo de nuevas inclemencias en los mercados financieros, en la cuenta de peligros a la vista hay que añadir ahora al fantasma de la deflación.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se sitúa en los 197 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 3,82%. La renta fija española vive tiempos de placidez. El primer encuentro del año entre el Tesoro Público y el mercado se saldó ayer con sobrada suficiencia. Captó más de 5.000 millones, por encima del máximo previsto, con tipos en mínimos para títulos de largo plazo y fuerte demanda. El papel soberano de referencia llegó ayer marcar mínimos desde septiembre de 2006 favorecido a su vez por la subasta de deuda, que además llevó a un mínimo en los tipos de la deuda a cinco años.

Los valores más destacados de la jornada han sido BME (4,3%), Indra (4,2%) y Sacyr (4%, que parece estar cerca de cerrar un acuerdo para el conflicto abierto en Panama). Pero lo más sobresaliente, sin duda, ha sido el comportamiento semanal de la mayoría de los bancos medianos cotizados. Popular se ha apuntado nada menos que un 20,3%, seguido por Caixabank (12,7%), Bankinter (11,6%).

Por su parte, en el mercado de divisas, el euro repunta hasta los 1,365 dólares, tras la breve caída de ayer provocada por la indefinición del BCE.

Normas