Tras la aparición de otras propuestas por el grupo

Damm afloja y reconoce que se plantea mejorar su oferta por Pescanova

El presidente de Damm, Demetrio Carceller.
El presidente de Damm, Demetrio Carceller.

Damm ha avisado a la banca acreedora atrapada en Pescanova que su oferta para reflotar la compañía gallega no está cerrada y tiene puntos negociables que pueden suponer mejoras, al tiempo que ha destacado que su propuesta no es “oportunista” porque busca garantías de continuidad.

“Es una oferta sólida, que combina aportación de capital y experiencia industrial, aspectos que dudamos que tengan otras propuestas”, han subrayado a Europa Press en fuentes de la cervecera catalana, que han reiterado que su oferta, que fue apoyada por el consejo de administración de la pesquera el 11 de diciembre, tiene potencial de negociación, algo que la banca está evaluando.

Desde Damm mantienen su apuesta por el futuro de Pescanova, centrado en un componente industrial, porque la estructura de la firma es buena y puede seguir funcionando con el conocimiento que aporta su oferta, respaldada por Luxempart, KKR y Ergon Capital.

“Se necesita llegar a un acuerdo lo antes posible y tenemos una voluntad totalmente negociadora”, han subrayado las mismas fuentes, tras conocer que los fondos Centerbridge y Bluecrest pueden desplazar su oferta si no presenta una oferta “revisada” y “más equilibrada” en el plazo de unos quince días.

Otras alternativas

Las principales entidades acreedores del grupo gallego han mantenido reuniones entre ayer y hoy con los representantes de esta segunda alternativa para analizarla. Además de los fondos de capital riesgo Centerbridge y BlueCrest se han sumado algunos bancos extranjeros (Deustche Bank, HSBC, Rabobank y UBI Banca) y los bonistas de Pescanova. Plantean una quita de la deuda de entre el 70% y el 80%, un porcentaje inferior al de Damm que propone una quita por encima del 90%.Incluye una inyección de capital de hasta 300 millones de euros, 50 millones más que la de Damm.

El conocido como G7, integrado por Sabadell, Bankia, Popular, CaixaBank, Novagalicia, BBVA y Santander, no descarta aún inyectar ellos mismos el capital para hacerse con el control de la multinacional gallega.

Filial chilena

Al margen de estas negociaciones en España, el futuro de Pescanova mira también a Chile, donde su filial Pesca Chile se encuentra al borde la liquidación, algo que intenta evitar tanto la empresa como los acreedores españoles. El administrador concursal de la filial, Herman Chadwick, ha dado de plazo hasta el 16 de enero para que se inyecten los fondos necesarios para su viabilidad y dar así marcha atrás a la venta por partes.

 

 

Normas