Se anota un 0,92% y se queda a las puertas de los 9.900

El Ibex lidera las subidas de Europa gracias al impulso de la banca y Sacyr

Un monitor de la Bolsa japonesa.
Un monitor de la Bolsa japonesa. REUTERS

Después de un comienzo de año algo convulso en las Bolsas, ayer lunes, día de Reyes, las compras volvieron a hacer acto de presencia y según indican desde Link Securities esta vez llegan para quedarse. El Ibex, que al igual que el resto de plazas del Viejo Continente comenzó la sesión en números rojos, lastrado por los pobres datos del sector servicios en China, poco a poco fue recuperando la compostura. El pistoletazo de salida a la tendencia alcista lo dio el PMI de diciembre. En el último mes del año la actividad comercial española registró la mayor subida en seis años, según Markit, al situarse en los 54,2 puntos frente a los 51,5 de noviembre.

Esta cifra se convirtió en el empujón que necesitaban los mercados. A partir de entonces el selectivo español fue ganando puestos y concluyó con un ascenso del 0,92%, situándose a las puertas de los 9.900 puntos. El resto de plazas del Viejo Continente intentaron seguir la corriente, pero no todas consiguieron cerrar en positivo. El Dax alemán cayó un 0,08%, el Cac francés, un 0,47% y el Eurosstoxx cedió un 0,17%. Solo el Mib siguió la estela del Ibex y se anotó un 0,63%.

La apertura en Wall Street tampoco sirvió para cambiar el rumbo de la renta variable europea, a pesar eso sí de que se publicaron algunos datos macroeconómicos que ayudan a interpretar la evolución de la economía estadounidense. En el último mes del año la actividad comercial de la primera economía del mundo creció hasta los 53 puntos frente a los 54,7 que esperaban los analistas. A pesar de haber registrado un aumento inferior a lo estimado, el sector servicios encadena 48 meses consecutivos de expansión. El otro dato publicado fueron los pedido de fábrica, que en noviembre subieron un 1,8%, una décima de lo pronosticado por los expertos. Con estos datos, los tres índices de referencia en Wall Street ceden cerca de un 0,5%.

En la Bolsa española, la jornada tuvo como claros protagonistas al sector bancario, que desde mediados de 2013 se ha ido incorporando a las carteras de los expertos, y a la constructora Sacyr. Popular se convirtió ayer en el líder indiscutible del parqué con una revalorización del 7%. Pero esta no fue la única entidad que se anotó importantes ascensos. Le siguieron de cerca Bankinter (+4,26%), Sabadell (3,96%) y Bankia (+3,75%).

IBEX 35 8.760,20 1,49%

Junto a los bancos, Sacyr se erigió como el otro foco de atención. La constructora, que en apenas tres sesiones se ha dejado un 10%, se encuentra en plena crisis por la suspensión de las obras de ampliación del canal de Panamá después de aflorar unos sobrecostes de 1.625 millones de euros. La tormenta abierta en este comienzo de año ha llevado a la ministra de Fomento, Ana Pastor, a viajar al país latinoamericano para buscar una solución que ponga fin al dilema políticoempresarial. De momento, solo ha habido declaraciones, pero estas han sido suficientes para acelerar las compras. En la última media hora de sesión la compañía se ha anota un 6% hasta los 3,38 euros por acción. Pastor ha asegurado un principio de acuerdo consistente hasta el momento en la apertura del diálogo.

Valores aparte, la semana viene marcada la comparecencia de Mario Draghi y publicación de las actas de la última reunión sobre tipos de la Reserva Federal donde se decidió reducir en 10.000 millones de dólares mensuales la compra de activos.De acuerdo a ello, este mes de enero la Fed adquirirá 75.000 millones frente a los 85.000 que venía comprando. Los inversores seguirá con atención el grado de apoyo a la medida por parte de los miembros del banco central estadounidense.

De regreso a España el mercado de deuda sigue gozando de la tranquilidad de los últimos días. La prima de riesgo española se mantiene en mínimos de 2011 por debajo de los 200 puntos básicos, con el bono a 10 años en el 3,9%.

El euro, por su parte, se cambia a 1,3643 dólares.

Los expertos esperan una nueva LTRO

En una semana cargada de referencias macroeconómicas, los bancos centrales vuelven a convertirse en los protagonistas indiscutibles de los mercados. Después de que el miércoles la Fed haga públicas las actas de la última reunión en la que decidió comenzar a retirar la respiración asistida a la economía estadounidense, el jueves tomará el relevo el BCE.

Mario Draghi comparecerá ante los medios para comunicar las decisiones adoptadas en el seno del organismo europeo así como para evaluar el devenir de la economía de la zona euro y valorar el comportamiento de los mercados.

Mientras en EEUU, la Fed ha comenzado con la retirada de los estímulos, en Europa, las medidas que pueda adoptar el BCE para reactivar el crédito y afianzar la recuperación siguen centrando las apuestas de los inversores.

Una nueva rebaja de tipos como la efectuada el pasado mes de noviembre, es descartado por los expertos consultados por Bloomberg. En su lugar cobran fuerza los rumores que apuntan a una nueva inyección de liquidez. Eso sí, después de las experiencias pasadas puede que en esta ocasión el BCE establezca unas condiciones para acceder a la subasta. Estos requisitos pasarían por que la financiación llegue a la economía real y no sea aprovechada por parte de las entidades para el carry trade y adquirir deuda pública.

Desde Link Securities no desechan esta idea y auguran que si finalmente se recurre a esta fórmula las “bolsas lo celebrarían con nuevas alzas”.

Otras medidas no convencionales como situar la tasa de depósito en negativo empiezan a perder fuelle.El economista jefe de Mirabaud, Gero Jung, cree que esta medida no solucionaría el problema del crédito.

Normas
Entra en El País para participar