La atención sanitaria en su país es más cara

Los alemanes se jubilan en España para ahorrar en gastos médicos

La imagen de la canciller alemana, Angela Merkel.
La imagen de la canciller alemana, Angela Merkel. EFE

 Retirarse en países como Tailandia o España al finalizar la vida laboral es una alternativa cada vez más tenida en cuenta por los jubilados alemanes, que, al margen de buscar el sol, se enfrentan a la imposibilidad de afrontar los altos gastos derivados de la atención médica en Alemania.

Se calcula que actualmente unos 220.000 jubilados alemanes viven en el extranjero, explicó a EFE Alexander Keller, de la página Web “Wohnen im Alter”, un buscador especializado en residencias para pensionistas germanos.

Los países preferidos por los jubilados alemanes continúan siendo los destinos tradicionales de vacaciones como España, Francia o Italia, así como lugares con un alto nivel de vida como Suiza y Estados Unidos, explicó Keller.

Entre las naciones de la Unión Europea, España lidera la clasificación y es el destino elegido por 50.000 jubilados alemanes que viven en el país de manera permanente.

Pero lugares más lejanos como Tailandia han crecido notablemente en los últimos años en las preferencias de los alemanes en edad de jubilación o de los familiares que buscan una institución que se haga cargo de sus progenitores.

En los últimos años se han construido en Tailandia geriátricos y residencias destinadas especialmente al cuidado de alemanes y al tratamiento de enfermedades mentales como la demencia senil o el alzhéimer.

El principal motivo del éxito de los países del sudeste asiático, según los expertos, es el menor coste de los cuidados sanitarios, lo que permite garantizar una atención más personalizada que en los asilos alemanes.

De acuerdo con el último “Informe de datos”, publicado el pasado noviembre por la Central Federal para la Formación Política, la población alemana mayor de 65 años se duplicó en los últimos cincuenta años y pasó del 11,6% en 1960, al 20,6% (17 millones de personas) en 2006.

Según “Wohnen im Alter”, el gasto que una persona debe afrontar para ser atendido a tiempo completo en una residencia germana oscila de media entre 1.800 y 4.000 euros

El seguro alemán suele cubrir entre 450 y 1.918 euros de los gastos, dependiendo del grado de dependencia, con los que estas personas deben aportar la diferencia de su propio bolsillo.

Algo complicado cuando, por ejemplo, según cifras de la Oficina Federal de Estadística de 2008, el 28% de la mujeres mayores de 60 años que viven solas percibían unos ingresos netos por debajo de 900 euros al mes.

El 74% de los hombres y el 69% de la mujeres cobraban entre 900 y 2.600 euros mensuales, mientras que sólo el 6% de los varones y el 2% de las mujeres tenían unos ingresos superiores a 2.600 euros.

Tanto por precio como por proximidad geográfica, Polonia se ha convertido también así en otro de los destinos predilectos de los alemanes para retirarse.

Según explicó a Efe Sylwia Wikowska, responsable de una organización polaca especializada en ofrecer servicios geriátricos a extranjeros, especialmente alemanes, los gastos geriátricos varían en este país desde 950 hasta 1.700 euros por mes, muy inferior al de su país de origen.

Wikowska, cuya institución cuenta con ocho residencias en el oeste de Polonia que cumplen con los estándares germanos, reconoció que “los ancianos alemanes prefieren sobre todo España, especialmente Mallorca, y también ahora Tailandia. El clima es la ventaja de estos países”.

Sin embargo, aseguró, muchos valoran la cercanía de Polonia “porque pueden seguir viendo a sus familias regularmente y visitar su país con frecuencia” y, además, tienen acceso a prestaciones de calidad y personal germano-parlante.

Normas