La inversión, en cambio, cae a su nivel más bajo desde 1991

El gasto autonómico en intereses toca máximos y alcanzará los 8.777 millones

El gasto público total aumentará en diez comunidades respecto a lo presupuestado el año anterior

Todo indica que las autonomías incumplirán el objetivo de déficit de 2013

El gasto autonómico en intereses toca máximos y alcanzará los 8.777 millones

Para entender el deterioro sin precedentes de las cuentas autonómicas basta fijarse en el capítulo 3 de los presupuestos regionales, reservado al pago de los intereses de la deuda. En 2007, antes de la crisis, las comunidades destinaban 2.300 millones a costear su deuda. En 2014, esta partida supondrá 8.777 millones, la cifra más elevada de la historia. Así se desprende del informe publicado por Hacienda sobre los Presupuestos autonómicos y que no incluye a Navarra, cuyas cuentas para este ejercicio fueron rechazadas por el parlamento autonómico.

En términos agregados, todas las partidas presupuestarias registran un descenso, salvo el capítulo de gastos financieros que aumenta un 8% respecto al presupuesto de 2013. La crisis económica provocó una caída sin precedentes de los ingresos autonómicos –muy ligados al ciclo inmobiliario–, lo que generó un elevado déficit que las comunidades solo han logrado cubrir a través de créditos. Los últimos datos del Banco de España indican que la deuda autonómica ascendía a 196.957 millones en el tercer trimestre (19,3% del PIB). Además de la financiación del déficit público, el plan de pago a proveedores –el programa que puso en marcha Hacienda para liquidar la deuda comercial– también ha incrementado el nivel de pasivo autonómico y, en consecuencia, la partida destinada a pagar intereses.

En sentido contrario, las medidas de austeridad impulsadas para reducir el déficit público se han centrado especialmente en el capítulo destinado a la inversión pública. Esta partida presupuestaria cae este año un 11,9% hasta los 5.765 millones. Hay que remontarse al año 1991 para encontrar un nivel más bajo de inversión pública en las comunidades autónomas. En 2008, cuando las autonomías todavía no habían calibrado la magnitud de la crisis que se iniciaba, las comunidades destinaban 16.272 millones a inversión. Es decir, este capítulo presupuestario se ha recortado un 64,5% en seis años.

No hay precedentes de un recorte de tal magnitud. El conjunto de las comunidades –sin contabilizar Navarra– gastará este año 135.967 millones, un 1,77% menos que en 2013. Sin embargo, este descenso está influenciado por el hecho de que Cataluña y País Vasco no aprobaron el año anterior los Presupuestos y prorrogaron los vigentes en 2012. Ello provoca que el ajuste en términos agregados sea mayor al real. De hecho, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja y Comunidad Valenciana han incrementado su presupuesto de gasto en 2014 respecto al año anterior.

Por el lado de los ingresos, las comunidades autónomas prevén recaudar 124.378 millones, un 0,81% menos que lo presupuestado en 2013. En este caso, destaca el incremento de los ingresos derivados del impuesto sobre sucesiones y del impuesto sobre el patrimonio. Las autonomías confían en que el tributo que grava las herencias y las donaciones aporte este año 2.614 millones, un 15,46% más. Por Patrimonio, esperan ingresar 1.021 millones, un 53,62% más.

El cumplimiento del déficit, en entredicho

Nadie niega que las comunidades están realizando un importante esfuerzo en la reducción de su déficit público, sin embargo, todo indica que nuevamente incumplirán en 2013 su objetivo de estabilidad. Las comunidades se comprometieron a rebajar sus números rojos del 1,84% del PIB al 1,3%. Los últimos datos de Hacienda muestran que en octubre el desfase autonómico ya alcanzaba el 1,12%. La experiencia de los últimos año no deja margen al optimismo en la medida en que buena parte del déficit regional suele aflorar en los meses postreros del año. Así, resulta improbable que cuando se conozcan los datos de cierre, el déficit autonómico se sitúe por debajo del 1,3%. Todo indica que la cifra será superior al umbral fijado por Hacienda.

Para 2013, el Ejecutivo de Mariano Rajoy impuso objetivos de déficit individualizados y cinco comunidades autónomas ya sobrepasaron en octubre su límite. Son Cataluña, Aragón, Madrid, Murcia y Navarra. El caso navarro es peculiar ya que la comunidad foral mantiene un calendario distinto de imputación de gastos e ingresos, lo que provoca que sus números no sean comparables.

Cataluña, por su parte, registró hasta octubre un déficit del 1,6%, por encima del 1,58% impuesto por Hacienda. La Generalitat de Artur Mas ya ha comunicado que no cumplirá su objetivo de estabilidad.

Madrid, una de las comunidades más saneadas, también rebasó ya en octubre su umbral de déficit, fijado en el 1,07%. Sus números rojos alcanzaron el 1,11% de su PIB. Sin embargo, la consejería de Hacienda rechaza los números presentados por el departamento de Cristóbal Montoro y reduce su déficit en octubre hasta el 0,9%.

Normas
Entra en El País para participar