Alcanza el 3,96%, por encima del límite del 3,8%
La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás.
La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás. EFE

El déficit del Estado supera en noviembre el objetivo de todo el año

Todo indica que la Administración central incumplirá el límite de estabilidad

El déficit público total se situó en en el tercer trimestre en el 4,4% del PIB

El Ministerio de Hacienda acaba de publicar una batería de estadísticas sobre la evolución del déficit público. Los datos más actualizados corresponden al Estado central, que registró hasta noviembre un desfase de 40.606 millones, cifra que equivale al 3,96% del PIB. Se trata de un porcentaje muy elevado si se tiene en cuenta que el objetivo para todo el año está fijado en el 3,8%. Es cierto que este dato no incorpora el posible superávit de los organismos de la Administración central. En cualquier caso, las cifras sugieren que la Administración central no cumplirá este año su objetivo de déficit. La nota emitida por Hacienda reconoce que el gasto del Estado en los primeros once meses del año se ha incrementado un 6,8% debido al aumento de la partida destinada a pagar intereses y a las mayores transferencias a la Seguridad Social.

Mientras que los ingresos del Estado crecieron hasta noviembre un 6,1% hasta alcanzar los 111.099 millones. Así, los gastos han avanzado a un ritmo superior a la recaudación y ello explica que los números rojos hayan aumentado. El más que probable incumplimiento del objetivo de déficit del Estado podría ser compensado por los buenos datos de otras administraciones, especialmente los ayuntamientos.
Las cuentas del Estado presentarían una imagen mucho peor sin los incrementos fiscales aprobados por el Estado hasta la fecha. El informe de la Agencia Tributaria indica que medidas fiscales como el incremento del IVA, la reducción de deducciones fiscales en Sociedades, la puesta en marcha de un gravamen sobre loterías o las subidas tributarias al tabaco y al alcohol tuvieron un impacto recaudatorio de 11.664 millones hasta noviembre. Sin esos recursos, cumplir el objetivo de déficit resultaría simplemente imposible.

En cualquier caso, es muy complicado que el desvío registrado por el Estado hasta noviembre se corrija en diciembre y más si se tiene en cuenta que este año no se registrará el ahorro que supuso en 2012 la supresión de la paga extra de Navidad a los funcionarios. El Ministerio de Hacienda mantiene que España cumplirá el objetivo de cerrar el ejercicio con un déficit público del conjunto de Administraciones del 6,5%. En este sentido, el Ejecutivo publicó ayer también la evolución de las cuentas de Administración central, comunidades autónomas, ayuntamientos y Seguridad Social hasta el tercer trimestre. El déficit público total ascendió en septiembre al 4,4% y Hacienda destaca que ello ofrece un margen de 20.000 millones hasta llegar al 6,5% exigido por Bruselas. Si bien ello es cierto, la realidad es que el desfase hasta el tercer trimestre es superior al registrado en el ejercicio anterior, cuando el déficit cerró en el 6,84%. Estos precedentes generan muchas dudas acerca de la posibilidad de cumplir este año el objetivo del 6,5%.

Por otra parte, el conjunto de la Seguridad Social –que incluye el sistema de pensiones, el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) y el Fogasa– presentó un desfase del 0,21% del PIB. Para el Ministerio de Hacienda, ello “permite considerar que se alcanzará con holgura el objetivo de déficit del 1,4% del PIB”.
De los ayuntamientos, los últimos datos corresponden al tercer trimestre y reflejan que, hasta septiembre, los municipios registraron un superávit de 4.133 millones, un muy buen dato que, sin embargo, es inferior al cosechado en el mismo período del año anterior (4.583 millones). La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás asegura que los ayuntamientos cerrarán el año con un superávit en torno al 0,4%. Hay que tener en cuenta que el objetivo de estabilidad para los ayuntamientos era acabar el ejercicio en equilibrio. Así, esta desviación positiva resultará clave para compensar los incumplimientos de otras administraciones.

Cinco comunidades rebasan ya el umbral

Los números de las comunidades autónomas no dejan espacio al optimismo y sugieren que las autonomías también incumplirán su objetivo de cerrar el año con un déficit agregado del 1,3%. Hasta noviembre, el desfase regional ya alcanzó el 1,12% y la experiencia indica que en los meses postreros del año se acumulan buena parte de los números rojos. En cualquier caso, la nota emitida ayer por Hacienda asegura que los datos registrados hasta ahora son coherentes con el objetivo de estabilidad.
Cinco comunidades (Aragón, Cataluña, Madrid, Murcia y Navarra) ya rebasaron en octubre el límite individual que impuso a Hacienda a cada comunidad. Cataluña, por ejemplo, tiene el reto de cerrar el año con un desfase máximo del 1,58% y sus números rojos alcanzaron en los primeros diez meses del año los 3.065 millones (-1,6% del PIB).

El caso de Navarra es peculiar ya que actualmente presenta un desfase del 2,12%, lejos del objetivo del 1,2%. Sin embargo, este dato se encuentra distorsionado por la imputación particular de ingresos y gastos de la comunidad foral. Madrid, por su parte, registró hasta octubre un déficit del 1,11%, porcentaje que supera el límite del 1,07% impuesto por Hacienda. Sin embargo, el Ejecutivo autonómico madrileño rechaza los datos ofrecidos por el departamento de Cristóbal Montoro y asegura que, en realidad, sus números rojos no sobrepasan el 0,9% del PIB. La Consejería de Hacienda argumenta que los datos ofrecidos por el Estado contabilizan gastos que todavía no se han ejecutado y no tienen en cuenta ingresos por la venta de patrimonio. De hecho, la Comunidad de Madrid insiste en que cumplirá el objetivo de estabilidad.

Por otra parte, hay regiones que actualmente sí que cumplen y que, sin embargo, todo indica que acabarán el año rebasando el objetivo de estabilidad. En este grupo se encuentra la Comunidad Valenciana, que ya recibió un aviso de Hacienda por la mala evolución de sus cuentas públicas.


Normas