Exportaciones, punta de lanza de la recuperación
2014, el año de la tímida remontada de la economía española

2014, el año de la tímida remontada de la economía española

La economía española se apuntó por la mínima un tanto antes de cerrar el año. El PIB creció un 0,1% en el tercer trimestre. La recesión técnica quedó por fin atrás y las turbulencias de la crisis de deuda parece que también han amainado. Pero han sido más de dos años de caída y los mimbres de la recuperación son aún frágiles. Decía Francis Bacon que la esperanza es buen desayuno pero mala cena. La economía española busca olvidarse de la pesada digestión del último año y hacer bueno el proverbio del filósofo empirista en el despertar de 2014.

El motor principal seguirán siendo las exportaciones, que volverán a batir records. El tirón de la demanda exterior está estimulando la inversión de equipo (material industrial) y tanto el sector del automóvil como el turismo empiezan a sacar la cabeza. La gran preocupación es la languidez del consumo interno. Atenazada por el bloqueo del crédito y la tasa de desempleo, que ni en la mejor de las previsiones bajará del 25%, la demanda nacional seguirá cayendo en 2014, aunque a un ritmo más suave.

El techo del PIB es el 1%

El Gobierno pronostica una tasa crecimiento del 0,7%, aunque en voz baja presume que el acelerón puede ser mayor. Los augurios de las casas de análisis abren un ancho abanico de porcentajes. El 0,3% de HSBC o el 0,2% del Fondo Monetario Internacional (FMI) son los más conservadores. Mientras que el BBVA calcula un 0,9% y Morgan Stanley o la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) llegan al 1%. “La cifra de crecimiento del Gobierno es fácilmente alcanzable y de nuevo serán las exportaciones las que liderarán el crecimiento”, señala Estefanía Ponte, directora de análisis de Cortal Consors.

El vigor de las exportaciones

Las ventas al exterior entre enero y septiembre alcanzaron un volumen de 175.143 millones de euros, un 5,7% más que en el mismo periodo de 2012. Las empresas de alimentos, productos químicos y sectores de equipo fueron las más activas. El Gobierno espera que el ritmo continúe a una velocidad del 5,5%, pero hay quien apunta aún más alto. La CEOE o la consultora EY (antigua Ernst & Young) apuestan por subidas por encima del 6%.

El potencial del sector exterior depende en gran medida del tono de las economías de la eurozona, destino del 40% de las exportaciones españolas. Los últimos pronósticos de la Comisión Europea (CE)apuntan a un 1% con resultados desiguales entre el centro y la periferia del continente. El banco británico RBS espera que el reciente acuerdo de gobierno en Alemania favorezca nuevas “medidas de estímulo de la demanda que beneficien a España”

La devaluación interna impuesta a marchas forzadas en la economía española se ha traducido en una mayor competitividad para las empresas a costa de una rebaja de los costes laborales unitarios del casi el 7% en los últimos tres años. El ritmo del ajuste, no obstante, se ha suavizado durante la recta final de 2013. La remuneración por asalariado ha vuelto a crecer en el tercer trimestre (0,1%), pero desde HSBC tienen claro que “este parón ha sido solo temporal. Esperamos que tanto la productividad como la competitividad sigan creciendo en España. Las exportaciones continuarán funcionando a pleno rendimiento”.

Frágil demanda interna

“La exportación sigue siendo clave para afianzar la recuperación, pero tiene un techo que exige preocuparse por la demanda interna”, subraya Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia. Tanto el consumo como la inversión repuntaron ligeramente en el último tramo del año. En su informe de previsiones, Funcas achaca la mejoría del consumo a la fuerte caída acumulada y avisa de que “es improbable que en los próximos trimestres siga creciendo”. La buena noticia es la recuperación de la inversión de bienes de equipo gracias al “aumento de la capacidad productiva en el sector exterior”.

El Gobierno prevé que el apartado de la demanda interna caiga un 0,4%, un porcentaje menor que el 3,2% con el que previsiblemente cerrará 2013. “Seguirá contribuyendo negativamente al crecimiento del PIB. No obstante, esa aportación negativa es mucho más reducida que la de 2013. El consumo público segurá cayendo como consecuencia de la necesidad de reducir el déficit público, lo que dificultará la recuperación”, continúa Maudos. El descenso de la inversión pública que baraja el Gobierno para 2014 ronda el 2%.

Se creará empleo, pero poco

La economía española lleva dos trimestres creando empleo. La escueta ocupación nueva (39.500 personas entre julio y septiembre) junto con la bajada de la población activa (gente que busca trabajo) ha rebajado la cifra de los seis millones de desempleados. “Sí, estamos creando empleo a tiempo parcial y sustituyendo contratos indefinidos por temporales. Pero si conviertes los datos en empleos a tiempo completo, como hace el INE o Eurostat, en el mejor de los escenarios el empleo estará estancado en 2014, como refleja el cuadro macro del Gobierno”, apunta el economista José Carlos Díez.

Las previsiones del Ejecutivo son arañar apenas un punto porcentual y dejar el paro en el 25,9%. El mejor de los pronósticos del panel de Funcas es un 25,2%. “El crecimiento será suficiente para la creación de empleo, pero será aún reducido. No esperamos que supere el 1,5%”, vaticina Estefanía Ponte. Los analistas coinciden en que hasta al menos el tercer trimestre no se creará empleo neto en términos anuales. Las cuentas de la CEOE rondan los 15.000.

A vueltas con el déficit

El objetivo marcado por Bruselas para 2013 es del 6,5%. El FMI o analistas como HSBC creen que España no logrará la meta y lanzan el derrape hasta el 7%. “Dada la ejecución presupuestaria y sin recurrir a las medidas extraordinarias del año pasado, como la eliminación de la paga extra de los funcionarios, lo veo muy complicado”, señala Maudos.

En 2014, sin embargo, casi todos coinciden en que sí se logrará el 5,8% gracias a la mejora de la economía. Una de las grandes dudas, en todo caso, para el año que empieza es cómo funcionarán los ingresos tributarios. Se mantienen, de momento, las subidas de IRPF y el Gobierno se escabulle cada vez que la CE le insiste en elevar el IVA. Habrá que esperar a la reforma fiscal para salir de dudas. Según Maudos, “es necesario incrementar la recaudación. Hacer compatibles una reducción de tipos marginales con aumentos de los tipos medios eliminando deducciones y desgravaciones en el IRPF y en Sociedades”.

La deuda superará el 100% del PIB

La rebaja de la prima de riesgo (el bono español lleva meses acostado en el 4%) generará un ahorro adicional de 8.700 millones de euros, según los cálculos gubernamentales. El Estado se financiará más barato, pero la deuda seguirá creciendo. Superará el 100% del PIB. Desde Funcas subrayan que es un nivel preocupante, “no solo porque el pago de intereses es una carga cada vez más pesada –unos 36.000 millones de euros este año y en 2014 podría aumentar en 1.500–, sino también por el riesgo de refinanciación ante un posible resurgimiento de la crisis de deuda soberana que todavía no puede descartarse”.

Hitos económicos de 2013

La prima de riesgo se deshincha

El escudo protector diseñado por el BCE surtió efecto a los pocos meses de salir a la luz. Mario Draghi avisó en verano de 2012 de que entraría en el mercado de deuda soberana para proteger a los Estados más vulnerables de los ataques del mercado. Como condición, eso sí, los Gobiernos debían pedir el rescate y someterse a condiciones. España, que ya tenía intervenido su sistema financiero desde junio, salió muy beneficiada de la estrategia de Draghi. A finales de enero el papel soberano español a dos años bajó a niveles de 2010 y la prima de riesgo se redujo hasta los 331 puntos básicos, cuando apenas tres meses antes había rozado los 500.

Rescate a Chipre y quita a los depositantes

El gran sobresalto macroeconómico de 2013 lo protagonizó Chipre. El agujero en el sector financiero del pequeño Estado mediterráneo (apenas un millón de habitantes y el 0,2% del PIB europeo) se saldó con la liquidación del banco más grande del país y severas quitas para accionistas, acreedores y, por primera vez, para depositantes no asegurados (aquellos con más de 100.000 de euros guardados en bancos chipriotas). La troika liberó a cambio 10.000 millones de euros con destino a Nicosia. La onda expansiva sacudió a toda la zona euro, España incluida. Sobre todo durante los primeros días de negociaciones, cuando se anunció un principio de acuerdo para tasar a todos los depositantes bancarios. La fórmula fue finalmente rechazada.

El desempleo superalos seis millones

La economía española superó oficialmente los seis millones de parados (6.202.700) en el primer trimestre del año. La encuesta de población activa (EPA), el termómetro más fiable para medir el desempleo, marcó un ritmo de destrucción de empleo algo menor que en el mismo periodo de 2012, pero el número de personas que quieren trabajar y no pueden alcanzó la tasa histórica del 27,1%.

Europa da un respiro con el déficit

Bruselas dio a España más tiempo de lo previsto para cumplir con el calendario de ajuste de déficit. La Comisión Europea levantó en mayo la mano y permitió que el déficit en España cierre este ejercicio en el 6,5% frente al 6,3% que había pedido el Gobierno. También prorrogó dos años la meta de déficit final. España deberá bajar al 3% en 2016 para cumplir con lo acordado con Bruselas. A cambio, la CE insistió en elevar la edad de jubilación, subir el IVA y medidas contra la economía sumergida y el desempleo juvenil. La nueva vuelta de tuerca al sistema público de pensiones entra en vigor en enero. Las pensiones ya no se revalorizarán según el IPC. Se utilizará una fórmula matemática en función de la solvencia del sistema, que deja la puerta abierta a posibles pérdidas de poder adquisitivo.

Aterrizan los nuevos amos del ladrillo

El final del verano despertó el apetito por el mercado inmobiliario español entre los grandes inversores internacionales. Compañías anglosajonas de capital riesgo atraídas por un sector con precios de derribo, tanto en activos como en carteras de créditos, con descuentos que en algunos casos llegan al 98% del nominal. Firmas como HIG, Cerberus, Centerbridge, Blackstone, TPG, Lone Star o Apollo participaron en las primeras grandes operaciones de Sareb, la venta de algunas de las plataformas de gestión de inmuebles de la banca o de paquetes de vivienda pública de algunas comunidades autónomas.

La economía española sale de la recesión

La economía nacional creció un 0,1% entre julio y septiembre. El producto interior bruto entraba en positivo tras más de dos años de contracción. El Banco de España subrayaba “un cierto alivio en las tensiones financieras y una mejora de la confianza”. La demanda interna volvía a caer tanto como el trimestre anterior (0,3%), mientras que la demanda exterior neta habría elevado su aportación al producto, con una contribución de 0,4 puntos porcentuales. El consumo de los hogares revivía ligeramente, pero las “todavía desfavorables perspectivas del mercado laboral y el elevado endeudamiento de las familias no permiten prever una recuperación sensible del consumo a corto plazo”, resaltó la institución. Respecto al paro, de julio a septiembre se creó empleo en España. Un total de 39.500 personas. Tan solo una gota de agua en un océano de 5,9 millones de parados.

Carpetazo al rescatea la banca

En noviembre el Gobierno y Bruselas daban por cerrado con éxito el programa de intervención de la troika sobre el sector financiero español que comenzó en junio de 2012. Eso sí, seguirá la vigilancia a España, al menos hasta que reembolse el 75% de los 41.300 millones de euros que adeuda el Estado al fondo de rescate.

Bajada por sorpresade los tipos de interés

El Banco Central Europeo dio un volantazo inesperado en su penúltima reunión del año. Contra el pronóstico de la mayoría de los analistas, el consejo de gobierno de la entidad decidió en noviembre una bajada de un cuartillo para dejar los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25%. Mario Draghi subrayó el elevado desempleo y la escasez de crédito en la eurozona. El BCE alertó también del problema de la caída de precios, fruto de una recuperación económica aún muy frágil y que no cuenta con el apoyo de la demanda interna. Draghi recordó que tiene todavía artillería disponible. No cerró la puerta a otra bajada de tipos, hasta acercarlos a cero, ni a dejar en negativo la tasa de interés de la facilidad de depósito, donde la banca aparca su liquidez sobrante.

Normas
Entra en EL PAÍS