Tribuna

Reducción de estímulos monetarios en EEUU

El Comité del mercado abierto de la Reserva Federal de EEUU ha anunciado que el ritmo mensual de compra de activos se reducirá modestamente de 85.000 a 75.000 millones de dólares, seguido de disminuciones similares con cada nueva reunión. Sin embargo el todavía presidente de la Reserva, Ben Bernanke, ha enfatizado que si la economía se desacelera se puede variar ese ritmo. En este sentido, nuestro escenario económico para 2014 es de crecimiento robusto con progresivo aumento de inflación, de manera que prevemos que el ritmo mensual de compras se reduzca efectivamente en 10.000 millones en cada reunión y que el tercer programa de facilitación cuantitativa termine en octubre próximo, tras sumar 450.000 millones desde enero de 2014. Ello supone en cualquier caso tres cuartas partes del tamaño del programa cuantitativo anterior y casi la mitad del billón de 2013.

Hay que tener en cuenta que se estaba haciendo cada vez más claro que la Reserva Federal quería comenzar pronto la retirada progresiva de compras de activos de su tercera fase de relajación cuantitativa, pero al mismo tiempo deseaba convencer a todos que no equivale a endurecimiento de política monetaria. Dados esos objetivos, su anuncio se puede calificar claramente de éxito. Anteriormente, el pasado septiembre, la Reserva Federal había decidido no iniciar la reducción de compras de activos, lo que entonces facilitó la bajada de tipos de interés a largo plazo y caída del dólar, con paralela subida de las cotizaciones de las acciones.

De hecho, su anuncio de reducción de estímulos monetarios ha sido muy bien recibido en los mercados, probablemente porque el recorte es muy modesto y gradual y porque se ha vinculado a una notable mejora de las perspectivas económicas. En cualquier caso, sigue siendo totalmente dependiente de los datos y no hay ningún camino preestablecido para el final de estímulos cuantitativos o normalización de tipos de interés. La orientación proporcionada por la Reserva Federal probablemente sea muy útil para mantener los tipos de interés a largo plazo, pero no es garantía de que la política monetaria seguirá el camino descrito. Además la Reserva Federal mantiene el umbral para un primer aumento de tipos de interés en una tasa de desempleo del 6,5%. Sin embargo, también considera probable mantener los tipos hasta bien por debajo de dicha tasa, especialmente si la inflación proyectada sigue debajo de su objetivo de 2%, lo que se parece mucho a haber reducido el umbral de desempleo.

Al mismo tiempo sus proyecciones de inflación y crecimiento del PIB se han modificado ligeramente y las de desempleo se han reducido significativamente tras la sorprendente y marcada disminución del paro los últimos meses. Sin embargo, en comparación con septiembre, la proyección de tipos de interés de la Reserva Federal para finales de 2015 se ha reducido de 1% a 0,75% y para finales de 2016 del 2% a 1,75%. Al mismo tiempo, el mercado espera actualmente una primera subida de tipos de interés para alrededor de septiembre de 2015 -a principios del pasado septiembre lo esperaba para casi un año antes-. Este brusco movimiento es indicativo de que la Reserva Federal ha conseguido convencer que la reducción de estímulos monetarios no implica un inminente inicio de subida de tipos de interés.

De manera que, en un escenario para 2014 de ligera aceleración mundial, encabezada por EEUU, seguimos previendo un primer aumento de tipos de interés en EEUU alrededor de mediados de 2015. El desempleo en EEUU sigue elevado respecto a ciclos económicos de posguerra, pero la inflación por debajo de 2%, tras cinco años de impresión de casi 2 billones de dólares. Así que la Reserva Federal va a seguir una aproximación muy suave, con comentarios tranquilizadores y señales de política monetaria acomodaticia. Hará todo lo posible para evitar que su estrategia de salida cause un aumento injustificado de la rentabilidad de los bonos a largo plazo, de manera que el impacto adverso en los mercados financieros será limitado.

 

Bernard Lambert. Economista de Pictet WM

Normas