Rafael de Mena, director financiero de Popular
Rafael de Mena, director financiero de Popular.
Rafael de Mena, director financiero de Popular.

“Hay demanda solvente pero no podemos dar crédito por todos los demás”

Ha vivido en primera fila, en contacto directo con los inversores, el cambio de percepción del mercado hacia Banco Popular en el último año y que culminó la semana pasada con una ampliación de capital por 450 millones con la que se da entrada a un nuevo socio estratégico, la familia mexicana Del Valle. Rafael Mena, director financiero de la entidad, se encargará a partir de ahora de difundir entre los inversores la apuesta del banco por un crecimiento con un perfil más internacional. Y, en especial, insistirá en que el banco está ahora bien pertrechado en términos de capital y liquidez para afrontar los desafíos que se presentan en 2014 y para dar financiación a pymes.

P. La operación acordada con el grupo mexicano BX+ parece más defensiva que ofensiva. Blinda a Popular de capital, mientras que los frutos de la apuesta mexicana tendrán que esperar.

R. El capital siempre viene muy bien pero no lo necesitábamos. En todos nuestros road show lo dejábamos claro, teníamos el nivel de capital que queríamos. Estábamos cómodos en términos de nivel absoluto y relativo, que también importa mucho. Si tienes un buen nivel de capital pero los demás están posicionados por encima, el mercado te va a presionar. Pero no era el caso. Hemos hecho esta ampliación porque nos la han pedido.

P. Pero habrá surgido a partir del ofrecimiento de Popular...

R. Los primeros contactos los hicieron los inversores mexicanos por la apuesta que hicieron en la ampliación de capital del año pasado, en la que ya se hicieron con el 0,5% del capital del banco. Y a principios de año Popular creó el Consejo Asesor Internacional, que iba a estudiar las oportunidades en distintos países. Eso facilitó el desarrollo de la operación. Creo que hemos dado con el socio ideal. El banco es pequeño y tiene mucho recorrido y la familia Del Valle está muy bien establecida en México, es muy reconocida en el país. Además, tiene relaciones con otros países latinoamericanos y ese es otro elemento que nos interesa.

P. Hay firmas anglosajonas que aún apuntan a la debilidad de Popular. ¿El banco se siente ya completamente cómodo en términos de capital?

R. La reforma de los créditos fiscales nos restará algo menos de un punto en core tier 1 pero estamos absolutamente cómodos. Ya lo estábamos antes de la ampliación y ahora todavía más. La ampliación nos aporta capital en un momento muy adecuado, vamos a pasar un nuevo test de estrés sobre la base de estados financieros de 31 de diciembre y ya tendremos incorporado ese capital, que nos da una mejor posición en niveles absolutos y relativos.

P. ¿En qué momento empezaron a detectar el regreso del interés del inversor internacional hacia España?

R. Creo que el punto de inflexión para el conjunto de la banca española vino con nuestra ampliación de capital. Tuvimos una sobredemanda de 2.000 millones de euros y esa operación y esa entrada de dinero que algunos ponían en duda fue el punto de inflexión realmente. También lo vimos con la emisión de ‘cocos’ en octubre, que es un instrumento muy complejo pero cada vez está siendo más entendido. Para 2014 vamos a ver un volumen de emisiones de ‘cocos’ gigantesco, todos los bancos van a querer elevar los niveles totales de capital. Había cambiado la percepción sobre España y eso continúa. Hay mucho apetito por entrar en España, los inversores creen que la recuperación va a dar oportunidades importantes y el caso de los mexicanos es clarísimo. Ellos ya tuvieron una crisis muy fuerte y han visto que luego vienen las oportunidades. A nosotros todavía nos cuesta verlo. Determinadas estadísticas indican que la recuperación va a ser lenta, ellos sin embargo confían en que hay bastante valor en esa recuperación.

P. ¿Cuál ha sido la postura del Banco de España ante el regreso al dividendo? ¿Ha habido reticencias?

R. Teníamos suficiente nivel de core capital para pagar ese dividendo, no tendría sentido que se restringiese en Popular y no en otras entidades. El dividendo habría sido el mismo sin la ampliación de capital.

P. Si el capital no es un problema, ¿cuál es la posición del banco respecto a la concesión de crédito?

R. En la sensación de que no se esté dando crédito juega mucho el hecho de que muchas empresas se están desapalancando. Hasta septiembre hemos crecido el 6% en pymes, incluyendo autónomos, y creceremos por encima del 10% en el conjunto del año, en que somos líderes en líneas ICO. Sí estamos viendo demanda solvente pero no podemos dar crédito por todos los demás. Teniendo capital y liquidez, no tenemos problema para prestar. Y si no prestamos más es porque algo de escasez de demanda sí hay, aunque eso va a cambiar en 2014.

La apuesta será no depender del ‘carry trade’

Popular confía en empezar a enderezar la cuenta de resultados de 2014 gracias a la recuperación paulatina del crédito y de la situación económica, a lo que se añadirá un menor coste en los depósitos, “que están en una senda de normalidad que no teníamos en 2012, que se ha reconstruido en 2013 y cuyo mayor impacto se verá en 2014 y los años siguientes”, apunta Rafael de Mena.

Aun así, reconoce que el próximo año “no va a ser un año fácil porque no ha habido crecimiento en 2013 que permita una cuenta de resultados despejada”. Y también porque la banca tendrá que aprender a vivir sin el carry trade, es decir, reduciendo de forma paulatina el recurso a la compra de deuda gracias a la liquidez sin límite del BCE para a continuación vender esa cartera en mercado y apuntarse las plusvalías. “Seguramente haremos algo menos en operaciones financieras, porque este año ha sido muy bueno en la rotación de carteras, algo muy importante en nuestro caso. Ahí tendremos menor impacto, pero con el margen de intereses habremos construido un margen de explotación bastante potente. Si a eso le añadimos que las provisiones van a caer, por el esfuerzo ya realizado en 2012 y 2013, podremos entrar ya en una fase de normalidad”, asegura Mena.

El director financiero de Popular señala que “la apuesta es demostrar que no somos dependientes de ese carry trade”. Si bien reconoce que todavía hay margen para nuevas ganancias por operaciones financieras en el próximo año. “Puede haber oportunidades de aportación al margen por operaciones financieras, irá decreciendo aunque seguramente será un buen año”, añade. La fórmula, ya bajo la presión del BCE, se acabará eso sí en 2015. “La buena noticia entonces es que lo habremos sustituido por puro negocio bancario. Es sabido que no funciona construir una cuenta de resultados con ingresos extraordinarios”, concluye.

Normas