La luz subirá un 13% tras cumplirse los peores augurios en la Cesur
José Manuel Soria, ministro de Industria.
José Manuel Soria, ministro de Industria.

El Gobierno rechaza el tarifazo eléctrico y pide una investigación a la CNMC

La CNMC estudia si invalida en 24 horas la subasta

Soria subraya que "no ha habido competencia" en el sistema que fija el precio

El recibo de la luz puede subir hasta un 13% en enero

La Cesur se ha saldado con un alza histórica del 29,5% respecto a septiembre

La esperada subasta de electricidad Cesur que celebró ayer el operador del mercado, Omel, y cuyo resultado se llevará a la tarifa de último recurso (TUR), ha superado todos los malos augurios. Así, la puja cerró con el mayor incremento de precios entre dos trimestres; fue muy superior a lo que anunciaba el mercado y se celebró en tiempo récord, lo que demuestra que se hicieron pocas ofertas.

 Mucho antes del mediodía ya se conocía el descalabro: el precio del llamado producto base cerraba a 61,6 euros MWh, frente a los 47,58 euros MWh de la subasta de septiembre;por su parte, el precio para las horas punta se saldó con 67,58 euros MWh frente a los 57,1 euros MWh de la Cesur anterior. Ponderados ambos precios, resulta un alza del 28,3%. En los últimos días, los mercados de futuro de la electricidad ya anticipaban una fuerte subida, pero no tanta. De hecho, el miércoles, este mercado terminó en 57,55 euros MWh.

Aunque aún falta por conocerse el cálculo final, que debe elaborar y publicar la CNMC, las estimaciones realizadas por empresas y analistas apuntan a que el término energía de la factura de la luz experimentaría una subida del 11% en enero (a la TUR se trasladaría la mitad del citado 28,23% una vez realizados los correspondientes ajustes). Además, a este alza hay que sumar el de los peajes eléctricos que, según el ministro de Industria, José Manuel Soria, será del 2% (con una repercusión del 1% en el recibo, dijo ayer) que, sumado al fuerte incremento de la energía, daría como resultado una subida cercana al 13%, que afectaría mucho más al cliente medio.

Tras el shock del resultado de la subasta, el portavoz del Partido Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, anunció ayer que el Ministerio de Industria había solicitado formalmente a la CNMC la apertura de una investigación para esclarecer “si ha habido manipulación” en la misma. No hay “ninguna justificación” para una subida de este calibre, que es a su juicio “inabordable”, subrayó.

El anuncio fue reiterado poco después en el Congreso por el titular de Industria, donde se convalidaba ayer la nueva Ley del Sector Eléctrico. Según José Manuel Soria, el resultado de la subasta es “inaceptable” y aseguró que en el proceso no había habido competencia. De momento, la CNMC, que supervisó en vivo la subasta a través de la subdirectora de Mercados de Derivados, Esther Espeja, y la antigua subdirectora de Electricidad de la CNE, María José Samaniego, debe validar su resultado en un plazo de 24 horas, hacer los ajustes preceptivos y publicar el resultado. Por tanto, no es el ministerio el encargado de la validación de la Cesur. Este solo puede solicitar una investigación a la CNMC, para demostrar si ha habido algún problema de colusión, falta de transparencia u objetividad, tal como establece la orden ministerial 1659/2009, en su artículo 14.1.

Fuentes del sector consideran que sería muy raro que la CNMC invalidara la subasta en 24 horas por aquellas razones, “salvo presiones”, pues no tendría tiempo para una investigación. Lo que resulta inviable legalmente “es anularla porque al Gobierno no le haya gustado el resultante”, añaden. Tampoco está claro, pues existe un antecedente en este sentido, que, incluso demostrada una posible colusión, se pueda invalidar.

Soria descartó dimitir por esta subida de precios y desveló que el Gobierno ya se había planteado “con anterioridad” modificar el mecanismo de la puja. El ministro centró sus sospechas en el hecho de que el resultado se haya situado tres puntos por encima de los precios de los mercados de futuros, con los que se suele alinear la subasta.

 

La CNMC dirá mañana si invalida o no el proceso

Según la actual normativa, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tiene 24 horas para validar o no la subasta eléctrica, hacer los ajustes correspondientes (incluyendo los pagos por capacidad, costes de servicios auxiliares, etc.) y publicar el precio final del megavatio que debe trasladarse a la tarifa de último recurso (TUR).

El artículo 14 de la orden ministerial 1659/2009, regula las subastas Cesur y las de derivados de Omip (el polo portugués del operador del mercado ibérico de la electricidad).

En el caso de la Cesur, el organismo supervisor puede anular la subasta si confirma que se han producido comportamientos no competitivos. De tener indicios de ello, puede invalidarla, aunque lo normal habría sido que lo hubiese hecho antes de su celebración comunicándolo al Ministerio de Industria que es el que tiene potestad para suspenderla.

Con todo, la decisión no es discrecional, sino que está reglada:si la CNMC anula la subasta, a lo que apuntaban esta noche fuentes próximas al organismo, por considerar que hay indicios de prácticas colusorias, deberá publicar en el plazo de dos semanas probando la acusación.

No hay ningún precedente en este sentido, por lo que se desconoce si, de ser así, en el primer trimestre de 2014 se aplicaría la TUR actual o si se celebraría una nueva subasta.

La validación correspondía, con la antigua CNE, al director de regulación y competencia y al de mercados de derivados.

Normas