Instrumentos de inversión
El ahorro familiar en España ha pasado del 10% en 2000 al 18% actual.
El ahorro familiar en España ha pasado del 10% en 2000 al 18% actual.

Sembrar para el futuro

La situación económica de sus hijos es una de las grandes preocupaciones de los inversores españoles ante la crisis actual

Uno de los efectos inmediatos de casi cualquier crisis es que hace llevar la mirada al futuro a aquellos que la sufren. La motivación que produce en las personas para prepararse mejor en una situación similar en el futuro suele ser común a todas ellas. Así, el ahorro de las familias se ha incrementado en los últimos trimestres y se ha fijado el punto de vista en el largo plazo, siendo los hijos y su situación económica una de las grandes preocupaciones de los inversores y ahorradores españoles.

“Las familias han tenido que adaptarse a esta nueva situación, modificando muchas de sus decisiones. Han reducido su consumo provocando que la tasa de ahorro media, que en el año 2000 estaba en torno al 10%, pase a superar el 18%”, señalan desde Caser en su reciente publicación sobre la previsión social familiar.

Los productos bancarios y seguros que tratan de proporcionar cierta tranquilidad a los padres en relación con el futuro económico de sus hijos son múltiples y con muy diversas características. Habrá que tener en cuenta las necesidades concretas del cliente y el tipo de patrimonio que posee para seleccionar los más adecuados en cada caso.

Las cuentas infantiles, cada vez más utilizadas, se encuentran entre las opciones de ahorro más directas. La Megalibreta Estrella de La Caixa, pensada para menores de 14 años, es una de las que se encuentra ahora mismo en el mercado. “La gama de beneficios y ventajas de esta libreta es muy amplia. Los niños titulares de esta libreta de ahorro disfrutan periódicamente de promociones especiales y regalos. En ella, el titular es un menor y los padres figuran como representantes”, afirman en la entidad catalana.

Cada vez más bancos ofrecen cuentas infantiles sin comisiones

La Cuenta Naranja Mini, de ING Direct, tiene una remuneración del 1% TAE y no tiene ningún tipo de gasto ni comisión. “El dinero siempre está disponible y se puede retirar la cantidad que deseen sin penalización. El resto de sus ahorros seguirán creciendo”, destacan en el banco naranja. Triodos Bank tiene a disposición la Cuenta Infantil, también sin gastos de mantenimiento ni comisiones. Posee una remuneración del 1,50% TAE.

Los seguros de ahorro son otra de las opciones más utilizadas a la hora de proteger el futuro de los descendientes. “Mapfre dispone de seguros de ahorro, con aportaciones periódicas a partir de 30 euros, que son idóneos para que los padres puedan ir constituyendo, de forma segura, cómoda y flexible, un capital para cubrir futuras necesidades económicas vinculadas a los hijos: pago de estudios, emprendimiento de un negocio, entrada para una vivienda, compra de un coche, etcétera”, explican desde la aseguradora.

En este caso, se trata de un producto sin riesgo, que ofrece una rentabilidad garantizada al vencimiento, y tiene liquidez a partir de los dos primeros años, por si fuera necesario disponer de todo o parte del dinero antes de tiempo.

El Plan de Ahorro de Barclays, diseñado en colaboración con su socio asegurador CNP, “es un seguro de vida destinado a constituir capital a medio o largo plazo de forma flexible, puesto que permite realizar tanto aportaciones únicas como periódicas o extraordinarias para adaptarse a las necesidades de cada cliente”, cuenta Iñaki Olabarri, responsable de Seguros de Barclays en Iberia.

Los seguros de ahorro para pago de estudios son una opción en auge

“Al tratarse de un seguro de capitalización, la rentabilidad se acumula en el propio seguro de manera que no se aplica ninguna retención fiscal hasta que no se produzcan rescates. De esta manera, se evita la erosión de rentabilidad que se produce en los vencimientos de productos y su consiguiente reinversión”, puntualiza Olabarri. Además, al ser un seguro de vida, incluye un capital adicional de fallecimiento del asegurado que consiste en un 1% del saldo de ahorro en el aniversario de la póliza.

Antes de elegir cualquier producto financiero, una de las principales claves en tener plena conciencia de qué tipo de cliente se es y qué necesidades concretas se tienen. Así, la educación financiera es otro de los grandes legados que los padres pueden dejarle a sus hijos y las entidades bancarias y de seguros han comenzado a colaborar con ellos en el desarrollo de este objetivo.

“En Banco Santander organizamos unos cursos específicos, impartidos por expertos de nuestros equipos (financieros, fiscalistas...) para hijos de clientes sobre las diferentes estructuras patrimoniales, su fiscalidad, sus características, ventajas e inconvenientes de cada una para la transmisión de las herencias y el patrimonio”, destacan desde la entidad financiera.

Cada familia debe establecer sus objetivos y expectativas con respecto a su capacidad socio-económica actual. Una vez definidos los objetivos y las expectativas, la familia debe de plantearse el camino para conseguirlos con seguridad; aquí entra en juego el concepto de previsión social familiar”, aseguran desde Caser.

Herencias ‘versus’ transmisiones en vida

El aumento de las deudas ha provocado que las renuncias a las herencias se hayan disparado. En 2012, 23.228 herederos renunciaron al legado familiar, según el Consejo General del Notariado. La explicación a estas negativas reside en las deudas del fallecido. Así, muchos familiares prefieren perder un piso hipotecado, producto inmobiliario por excelencia desde que estalló la burbuja, antes que hacer frente a su coste. Hay incluso situaciones en las que la renuncia llega ante la imposibilidad de pagar el impuesto de sucesiones.

“El marco legal de sucesiones o donaciones es complicado”, recuerda Luis Bravo, socio de financiero y tributario de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira.

Además, las diferencias existentes en las distintas comunidades autónomas han creado un mapa muy diverso y están en un momento de muchos cambios. “La planificación de las sucesiones es un aspecto clave para muchas familias. Entre las principales cuestiones que se plantea la gente está el cuándo lo hago y bajo qué fórmula se debe hacer. Hay que tener en cuenta que factores como la fiscalidad y la composición del patrimonio (ya sea una empresa u otro tipo de bienes) afectan en cada caso”, cuenta Bravo.

Miquel Terrasa, socio de tributación personal de KPMG Abogados, apunta que “desde nuestro punto de vista, las transmisiones en vida deberían realizarse solo cuando las circunstancias económicas (dificultades económicas, crisis familiares, etcétera) de los descendientes o una toma de decisión puntual (compra de una vivienda, inicio de una actividad económica, etcétera) así lo aconsejen. No obstante, esta idea quiebra ante la extrema complejidad del mapa fiscal de España en esta materia. Existen comunidades, como Cataluña, donde se puede realizar una donación con un coste marginal del 9%, que podemos calificar de razonable y que ayuda a la toma de este tipo de decisiones”.

“Hacer llegar un gran patrimonio a los hijos con antelación también genera una cierta preocupación entre los progenitores. Normalmente la gente prefiere ahorrar y esperar a transmitírselo a los hijos cuando realmente lo necesiten”, destaca Luis Bravo. La tarifa común para sucesiones y donaciones tiene un máximo del 34%, aunque, según los expertos, el tipo de la mayoría de las sucesiones se encuentra entre el 10% y el 15%. Algunas comunidades, como Madrid, cuentan con bonificaciones de hasta el 95%. La clave de la sucesión: información y planificación.

Normas
Entra en El País para participar