EE UU extiende el plazo para que se adapten las grandes firmas del sector
Sello de la Reserva Federal.
Sello de la Reserva Federal.

La ‘regla Volcker’ pondrá coto a la inversión de riesgo desde julio de 2015

Las autoridades estadounidenses han dado este martes un salto cualitativo en su objetivo de forjar una nueva regulación financiera que reduzca el riesgo de sucumbir en el futuro ante nuevas crisis como la actual. Las agencias federales encargadas de controlar al sector aprobaron por unanimidad la llamada regla Volcker, que principalmente limita la capacidad de las grandes firmas de inversión para realizar operaciones de riesgo con fondos de sus clientes en beneficio propio. La urgencia, en todo caso, no es la enseña de esta normativa, que ha tardado dos años en ser tramitada y deja casi otro tanto al sector para adaptarse a ella. Ante las fuertes presiones de la gran banca de inversión, preocupada por el brusco impacto que pueda tener la regulación en sus cuentas, las autoridades han extendido hasta julio de 2015 el plazo que tienen para adaptarse.

La norma debe su nombre a quien presidiera la Reserva Federal entre 1979 a 1987, el economista Paul Volcker, que ha defendido su desarrollo. Se trata de una pieza fundamental de la Ley Dodd–Frank, el ambicioso paquete legislativo de reforma financiera y de protección al consumidor que el Parlamento de EE UU ha puesto en marcha como respuesta a la crisis de 2008, y cuyo desarrollo aún no ha concluido.

La regla Volcker está específicamente ideada para evitar casos como el de la ballena de Londres, un conjunto de polémicas operaciones realizadas en 2012 por JP Morgan Chase que ocasionó un agujero de 6.200 millones de dólares (más 4.500 millones de euros) y que la entidad ha admitido que no controló debidamente.

El propio JP Morgan, Goldman Sachs o Morgan Stanley son algunos de los gigantes del mundo de la inversión que se verán afectados por esta nueva regulación. Además de reclamar un plazo mayor para adaptarse, lo que han conseguido, estas firmas vienen criticando que la legislación –ceñida a EE_UU– les dejará en una situación de debilidad competitiva frente a compañías foráneas. Las autoridades de EE UU han anunciado que reclamarán normas similares a la UE y el resto de grandes potencias.

Reminiscencias a la Ley 'Glass-Steagall' de 1933

Durante la tramitación del paquete legislativo Dodd–Frank, con el que EE_UU pretende prevenir nuevas crisis financieras, y más recientemente ante la aprobación de la regla Volcker, que limita las inversión especulativa, se ha utilizado en no pocas ocasiones el referente de la ley Glass–Steagall. La norma, aprobada en 1933, fue una de las principales respuestas de la administración Roosvelt al caos desatado tras el crash de 1929 y establecía la obligación de separar la banca de depósitos de la banca de inversión. Una limitación que comenzó a ser fuertemente atacada a partir de la década de los setenta y que acabó con la revocación definitiva de la ley en 1999. Aunque hay sectores que reclaman recuperarla, de momento ni la regla Volcker ni el paquete Dodd–Frank han ido tan lejos.

Normas