Entrevista a Fernando López, responsable de banca privada de Citi en España y Latam
Fernando López, responsable de banca privada de Citi en España y Latam para Europa
Fernando López, responsable de banca privada de Citi en España y Latam para Europa

"Hay interés por la inversión productiva en España"

Es responsable de banca privada de Citi para España, Italia, Portugal y América Latina, con lo que está asistiendo en primera fila a la llegada de capital de las grandes fortunas latinoamericanas a España, el país en el que se está concentrando la afluencia de estas inversiones hacia Europa. Se trata de grandes capitales, en especial de México y Chile, que aúnan el conglomerado empresarial a la fortuna personal, y que han elegido a España como principal foco para invertir, ante el cambio de escenario en los países emergentes que impone la retirada de estímulos de la Reserva Federal y el entorno de recuperación que se ha establecido en Europa.

 ¿En qué medida concentra España el interés de las grandes fortunas latinoamericanas hacia Europa?

El interés se dirige hacia Reino Unido, Alemania, Francia, España e Italia. Pero de todos estos países, la atención, materializada en inversiones reales, se concentra en un 60% en España y el otro 40% en los países restantes. Estas fortunas empezaron primero con Estados Unidos, y después de asignar parte de sus activos allí, continuaron con España, aprovechando además los vínculos culturales e incluso familiares. Empezaron con la inversión inmobiliaria en nuestro país y ahora se están moviendo en el ámbito de la mediana empresa.

¿Qué opinan del mercado inmobiliario español, qué activos buscan?

Buscan un cupón mucho mayor que el de la renta fija, donde ya soltaron lastre. Y tienen interés en zonas prime de Madrid, en primer lugar y Barcelona, aunque queda ya muy poco producto de este tipo. Los inversores más sofisticados ya supieron entrar en el momento adecuado, en diciembre de 2012. Las oportunidades en lo que sería la triple A del mercado –las principales zonas comerciales de Madrid, con un buen inquilino y contrato y buena ubicación– ya son escasas. Y no están en la dinámica de tomar riesgo inmobilario ahora, no se están metiendo en residencial. El siguiente foco de interés ahora es el ámbito de la mediana empresa española.

¿Qué sectores empresariales les interesan y con qué vocación inversora llegan?

Les gustan las empresas de transporte, infraestructuras, consumo... que no dependan exclusivamente de España y si tienen presencia en América Latina, mucho mejor porque lo que pretenden es sacar partido de ese posicionamiento con la actividad que estas grandes fortunas ya tienen en la región. De hecho, quieren que el conocimiento de las compañías españolas les sirva en América Latina y hacerlas crecer. Estos inversores internacionales están actuando casi como un private equity concediendo financiación, pero no como inversión financiera sino productiva. Es una apuesta más estructural, para tomar ventaja competitiva en una compañía.

¿Cuál es el perfil de este inversor y a qué rentabilidad aspira?

Se trata de fortunas cuyo activo principal es la empresa. Los inversores más activos, por este orden, son México, Chile, Colombia, Brasil, Perú y Argentina. Y están acostumbrados a rentabilidades altas en sus países, de dos dígitos, y eso es lo que buscan en España.

¿Volverá a repetirse en breve un movimiento como el visto en Banco Sabadell con la entrada de dos grandes fortunas latinas en su capital?

Siguen con mucha atención el sector financiero, pero para la banca aún es un poco pronto, consideran que aún queda mucho trabajo por hacer, necesitan certidumbres, como los resultados del test de estrés. Sí miran de cerca y seriamente el sector de energía, infraestructura y tecnología. De momento, el acercamiento a las compañías cotizadas es muy tímido, pero nosotros creemos que empezará a tomar fuerza en los próximos 18 a 24 meses. Ahora creen que pueden encontrar más oportunidades en no cotizadas que tienen mucha más demanda de liquidez y apenas acceso al mercado de capitales. Pueden entrar en ellas de forma más barata.

¿Y las fortunas españolas, tienen interés en la inversión productiva?

No, no tanto. Su exposición empresarial en España ya es suficiente y buscan tener un patrimonio diversificado.

Más incentivos fiscales, en línea con las Socimi

“El gobierno dio un impulso fiscal importante a las Socimi y ahora muchas grandes fortunas se plantean formar aquí su propia cartera de inmuebles a través de Socimi”, señala Fernando López, que insiste en la importancia del incentivo fiscal para afianzar la inversión internacional en España. “No aprecian en absoluto inseguridad jurídica en España, pero sí lanzamos el mensaje a la administración de dar un paso más allá en incentivos fiscales”, añade López, que cita como ejemplos “favorecer la repatriación de dividendos a sus países de origen, tratar de una manera bonificada las plusvalías que se puedan obtener de una inversión... Al entrar en un país tienes en cuenta el coste de entrada y de salida, de manera que a la hora de desinvertir no resulte más atractivo ir a otra jurisdicción”. La fiscalidad de las Socimi _–estas figuras están exentas del impuesto de sociedades por las rentas del alquiler de los inmuebles; sus accionistas tributan solo por los dividendos que distribuya la Socimi– o la concesión del permiso de residencia para inversiones en inmuebles a partir de 500.000 euros “son bienvenidas”. Aun así, en el caso de las fortunas latinoamericanas la concesión del permiso de residencia no ha sido detonante para la inversión inmobiliaria, reconoce López, a menudo por los lazos familiares que ya se tienen con España.

Normas