Se saldan deudas comerciales de municipios
El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta.
El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta.

Más de 22.000 proveedores cobrarán a partir de hoy 1.762 millones

El plan de liquidez que se puso en marcha en 2012 ha saldado una deuda de casi 42.000 millones

Más de 22.300 proveedores de entidades locales han comenzado hoy a cobrar facturas atrasadas gracias al primer tramo de la tercera fase del plan de pago puesto en marcha por el Ministerio de Hacienda. En total, estas compañías cobrarán 282.773 facturas que ascienden a 1.761 millones de euros.

A través de un comunicado, el Ministerio de Hacienda indica que serán los proveedores de entidades locales madrileñas los que más cobrarán (591 millones), seguidos de andaluces (453 millones) y baleares (145 millones). Ya a mediados de noviembre, se abonaron las deudas pendientes de las comunidades autónomas, que ascendieron a 5.368 millones.

Hacienda recuerda que ahora ya solo falta cerrar el segundo tramo de la tercera fase del plan de pago a proveedores, que solo afectará a empresas con deudas todavía pendientes de las comunidades autónomas. En principio, esas facturas, que ascienden a 8.000 millones de euros, se abonarán en febrero. Así se pondrá punto y final al plan de pago a proveedores, un mecanismo extraordinario de liquidez que puso en marcha Hacienda en 2012 para acabar con la morosidad de la Administración Pública.

Entre las distintas fases y prórrogas del plan de proveedores, Hacienda ha facilitado financiación para abonar más de ocho millones de facturas de aproximadamente 230.000 compañías. En total, la deuda saldada se acerca a los 42.000 millones de euros. Este importe ahora se ha convertido en deuda pública de entidades locales y comunidades autónomas avalada por el Estado. En cualquier caso, el Ejecutivo estableció dos años de carencia y tipos de interés inferiores a los de mercado. De hecho, autonomías como Cataluña, Castilla-La Mancha o Comunidad Valenciana no tenían acceso a los mercados para abonar por sí solas su deuda comercial.

Normas